La versión de la Antigua Grecia de Assassin’s Creed Odyssey es una tierra llena de dioses y monstruos, donde el mito y la realidad se unen, y esa intersección es más que una superstición. Criaturas que provienen directo de las leyendas se ocultan en la oscuridad, y los jugadores de alto nivel pueden poner a prueba sus habilidades en contra de unos de los horrores mitológicos más infames de la historia Griega, la Medusa.

Medusa es aquel enemigo que te puede convertir en piedra. Siendo mucho más poderosa que los mercenarios que te cazaran una vez que tengas una recompensa por tu cabeza, Medusa te mantendrá adivinando mientras se mueve en su guarida a una velocidad superhumana, mientras te ciega con rayos y llama a guerreros de piedra mientras se encuentra protegida por un campo de fuerza. También, es muy buena al momento de apuñalarte por lo que puede sacarte una gran parte de la vida.

La misión para encontrar a Medusa comienza con un Alexios o una Kassandra nivel 50 mientras visitan Eresos, un pequeño pueblo en la isla de Lesbos, donde un mob enojado quiere empujar a una mujer de un acantilado. Los ciudadanos están convencidos que la mujer, cuyo nombre es Bryce, sacrificó a su amante, Ligeia por algo llamado «Writhing Dread». Bryce es claramente inocente, pero los mobs enojados no son conocidos por su habilidad de ver la razón, por lo que rápidamente estamos trabados en un conflicto de vida o muerte con el ciudadano líder que levanta la horquilla y algunos soldados armados.

Assassin’s Creed Odyssey se lanzará el 5 de octubre en PC, Xbox One y PlayStation 4.