A fines de marzo, ASRock anunció su entrada al mercado de las placas de video con su serie Phantom Gaming, basada en los GPUs Polaris de AMD. Desafortunadamente, para aquellos que residan en Europa, la compañía no tendrá permitido venderlas dado que AMD, no acordó con ellos para venderlas según informó un manager de ventas de ASRock.

Esto fue descubierto luego de que ASRock se acercara a Tom’s Hardware para conocer como adquirieron su sample para el análisis publicado en la versión alemana del sitio. Si el producto no puede ser vendido en Europa, la compañía no debería tener interés en promoverla tampoco.

Al parecer, lo que sucede es un ejemplo de una prohibición regional de venta, que suelen ser comunes. Por ejemplo, GPUs de otros fabricantes tampoco pueden ser encontradas en Europa por dichos bloqueos, puestos para evitar una saturación de partners de placas en la región. Por supuesto, alguien en Europa podría elegir importar placas de videos de ASRock, pero deberían pagar los impuestos adicionales y costos de envío asociados a la acción.

Es importante poner en contexto que ASRock es un fabricante nuevo en el mercado de las placas de video, y no se descarta que la próxima serie de GPUs de AMD pueda introducirse en el mercado europeo.

No obstante, más allá de que dichos acuerdos suelen ser práctica común entre partners, la noticia resulta un tanto irónica teniendo en cuenta que AMD es la compañía que supuestamente promueve la libertad de elección a la hora de adquirir placas de video (mostrándose muy firme contra el GPP de Nvidia), mientras que Nvidia hoy dio por finalizado su controvertido GeForce Partner Program.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.