Una simple visita al catálogo de la marca -además de la estética y la información incluída en el sitio oficial- alcanza para notar que Fnatic Gear está enteramente dedicada a ofrecer lo mejor para los eSports, y no le hace falta incorporar decenas de modelos de diferentes periféricos para tener una opción para cada capricho, sino que optaron por abarcar poco para apretar mucho, buscando la excelencia en cada una de sus propuestas.

El mouse óptico Clutch quizá no se destaque de la multitud por su diseño, y quizá tampoco por sus prestaciones, pero si lo hace en cuanto a la filosofía de desarrollo, que se la puede reconocer en cada uno de los rincones de sus características, y hasta puede llegar a sorprender en su profundidad.

La caja de este mouse es minimalista pero robusta, de un tamaño compacto, compuesta de dos partes que se entrelazan para contener a la esponja calada que sostiene al Clutch. Todo el fondo blanco y los pocos detalles necesarios para presentarlo hacen que se destaque en el centro el diseño del periférico, impreso en mate y con alta definición.

ESPECIFICACIONES DEL MOUSE FNATIC CLUTCH G1:

Dimensiones Ancho: 68.0mm / Largo: 130.0mm  / Alto: 43.0mm
Peso 116g
MCU/Procesador Holtek HT68FB560
Switches Principales Omron D2FC-F-7N
Sensor PMW 3310
Memoria 256kB
Resolución Ajustable hasta 5000 CPI
Cuadros por segundo 6500
Velocidad de Tracking 130 IPS
Aceleración Máxima 30g
Tasa de Sondeo Ajustable hasta 1000Hz
Conexión Cable encordado USB 2.0 de 2m enchapado en oro
Contenido del Paquete
Mouse Óptico Fnatic CLUTCH G1, Guía rápida de usuario

Al abandonar su contenedor, este ratón se destaca por sus líneas sobrias y los detalles estéticos como el nombre del modelo impreson en la tipografía estilizada de la marca, y el correspondiente logo. Acompañan a las líneas unos sutiles puntos de retroiluminación tanto en la rueda de scroll -en RGB-, que se puede personalizar a través de varios perfiles, y unos indicadores de niveles de DPI ubicados en la línea de corte del sector izquierdo en LED blanco.

El diseño ergonómico es simple pero efectivo. Está construido en plástico con una suave textura engomada que le da buen grip a cualquier posición de manos. Detrás de la rueda de scroll se encuentran los botones que permiten controlar los diferentes perfiles, que aunque no siguen la línea ergonómica del diseño general, sus bordes suaves los conjugan con el resto de los detalles y a la vez le dan cierta personalidad.

El cableado alcanza el correspondiente largo de 2 metros y la cobertura mallada que permite un fácil deslizamiento entre otros cables u objetos que se presenten sobre el escritorio, finalizando también con el obligatorio terminal USB enchapado en oro. Por dentro, el Clutch también marca la lista de elementos obligatorios para presentarse como real contendiente en el sobrepoblado mercado de los ratones de competencia: switches Omron White para los botones principales; switches Huano Green para los botones 3, 4 y 5, y el siempre generoso sensor PixArt PMW3310, que ofrece 5000DPI a 6500FPS y 1000Hz de polling rate; un procesador Holtek HT68FB560 para ayudar a compensar los detalles del sensor, y finalmente una memoria de 256KB para almacenar las configuraciones del software.

Como siempre recordamos, quizá una cantidad de DPI que no supere los 10,000 no sea lo suficiente para usuarios que utilicen escritorios y hasta juegos en resolución 4K, pero es más que adecuado para 1080p y hasta 2K, lejos de las limitaciones de ofertas de menores capacidades como los sensores de 3200DPI.

El mencionado software presenta opciones claras e intuitivas, pero no se destaca por ninguna funcionalidad excepcional. En este caso, son tres perfiles y tres niveles de DPI configurables para tener a mano, siendo un paso atrás en comparación de la mayoría de los competidores que ofrecen entre cinco o seis de cada uno. El apartado de retroiluminación es práctico, reactivo y permite experimentar sin demasiados contratiempos, dejando poco lugar a dudas. Y finalmente existe la posibilidad de grabar y configurar macros de manera rápida y simple, que también serán almacenados en la memoria dedicada.

Sin lugar a dudas, toda la experiencia del Clutch G1 pasa en el juego, en las sensaciones de la mano, y definitivamente ha sido calculada al más minimo detalle. La forma, las texturas y el tamaño de este mouse son prácticamente infalibles, sumados a un peso general de 90 gramos que si bien está lejos de los 140 gramos tradicionales en el ámbito de las competencias, al experimentarlos durante largas sesiones de juego se sienten como el balance justo para este tipo de diseños. El ratón viaja por el mousepad de manera ágil pero sin escaparse de la mano, y eso es algo que no se puede decir de cualquier ejemplar.

La ausencia de prestaciones destacables o funcionalidades específicas, y hasta la posibilidad de ajustar el peso mediante pesas intercambiables -como ya sucede hasta en las más modestas propuestas- quizá sean motivo de espanto para los más exigentes del rubro, pero el Clutch se trata de otra cosa. Conceptualmente, este mouse es más similar a una refinada guitarra acustica -versatil y agradable- que a una despiadada guitarra eléctrica llena de opciones y visualmente despampanante. Es un objeto de culto que no pretende alcanzar un público general, sino que es más fiel a la filosofía de la marca, lo cual lo convierte en algo realmente destacable.

El mouse Clutch G1 se puede adquirir por €44.99 en la tienda de Fnatic Gear.

Este review fue realizado con un sample comercial proporcionado por Fnatic.

Mouse Fnatic Gear 'Clutch G1' - Review
Diseño90%
Contrucción90%
Packaging85%
Software80%
Precio80%
Lo bueno:
  • Gran representación de una filosofía de marca
  • Diseño de buen gusto
  • Excelente packaging minimalista
Lo malo:
  • Un tanto tímido de prestaciones
  • No ofrece personalización de peso
82%Nota Final
Puntuación de los lectores: (9 Votes)
86%

Sobre El Autor

Edición y redacción. Diseño.

Temperley. Buenos Aires. Argentina