Que la armadura podía ser perforada fácilmente no es más que uno de los mitos más comunes acerca del combate medieval. En la nueva actualización “Armas vs. Armadura” para Kingdom Come: Deliverance, Warhorse Studios nos demuestra la resistencia de las armaduras contra ciertos tipos de armas, bajo la premisa “elige el arma adecuada contra la armadura adecuada”.

Cada arma es buena contra ciertas armaduras. En Kingdom Come: Deliverance esto se ve reflejado a través de tres diferentes estadísticas:

  • Daño contundente: peligrosa hacia armaduras fuertes.
  • Daño de corte: peligrosa hacia armaduras más ligeras.
  • Puñalada: peligrosa hacia cotas de malla y similares.

Todas las armas tienen su propio peso, lo que determina su velocidad de maniobra y la cantidad de energía que usaremos en cada movimiento. Si bien el sistema RPG nos ofrecerá la posibilidad de entrenar y mejorar nuestras habilidades de combate y resistencia para convertirnos en mejores guerreros, en el campo de batalla sólo contarán  nuestros conocimientos personales.

Kingdom Come: Deliverance presenta muchas de las armas más comunes del siglo 15. Entre otras, podremos elegir entre espadas cortas, largas, hachas, mazas y más. Warhorse Studios ha anunciado recientemente la adición de dos nuevas clases de armas:

  • Alabardas: para mantener a nuestro oponente a distancia.
  • Dagas: para las ocasiones en las que el sigilo prevalezca por sobre el enfrentamiento directo.

En ciertas ocasiones, tendremos que ser extremadamente silenciosos e invisibles para ejecutar nuestros ataques. La visibilidad y el ruido dependerán de nuestra armadura y la ropa que llevemos. Kingdom Come: Deliverance ofrecerá una variedad de diferentes maneras de completar una misma misión, lo que hará que -dependiendo de cual elijamos- la situación general cambie para mejor o para peor.

El acceso a la beta de Kingdom Come: Deliverance se encuentra disponible para todos aquellos que deseen apoyar el desarrollo del juego a través de este link. Se estima que para el 2017 se lance su versión completa.