No es la primera vez que a los de Microsoft los pescan usando Windows 7 y hardware de Nvidia, cuando en realidad las Xbox One -al igual que las PS4– cuentan con un APU de AMD.

En la Gamescom de este año, Microsoft trató de camuflar varias PCs para mostrar uno, o más títulos de Xbox One. El sitio CentrumHer ha compartido varias imágenes mostrando el Escritorio de Windows 7 en una PC que estaba corriendo Ori and the Blind Forest, y el juego crasheo cuando un nene estaba jugando.

En vez de afirmar que el juego estaba corriendo en PC, Microsoft se adelantó y reemplazó la consola para poder pasar desapercibidos.

Por el momento Ori and the Blind Forest es el único juego que se pudo comprobar que estaba corriendo en PC, pero lo más probable es que también haya sucedido con otros juegos de sus cabinas.