Como verdaderos inquietos incansables, los jugadores de PC hemos navegado los mares de la emulación en busca de experiencias que nuestra plataforma de preferencia no nos daba, o algunas inalcanzables, por la escasez o alto precio de las consolas Neo Geo o los arcades que nunca hubieran llegado a nuestros hogares de otra manera.

Es clásico de quien haya vivido durante las épocas del dial-up de 56kbps, haberse embarcado en probar todo el catálogo de la consola de SNK, la bestia de 16-bit, que albergaba maravillas como los King of Fighters, Art of Fighting, Super Sidekicks o Metal Slug, y durante ese recorrido, haberse arrimado al inagotable Baseball Stars 2.

El obligatorio juego de baseball de aquella consola/placa arcade apostaba a los gráficos brillantes, de sprites gigantes y exagerado dramatismo, para renovar la experiencia que no atrae a demasiados fuera de sus territorios nativos, ofreciendo agregados más atractivos que la media de la simulación, como para compensar necesidades.

Volviendo al siglo XXI, Super Mega Baseball Extra Innings (vaya nombre) recuerda -en su espíritu y estilo gráfico- a aquellas épocas, con personajes caricaturezcos, llenos de expresiones, golpes vertiginosos y bates del tamaño de una heladera.

Pero su verdadero atractivo -por suerte- no se limita a una imitación de estilos, sino que, gracias a los versátiles controles analógicos, llenos de botones, aparecidos durante el inicio de la década pasada, y obviamente, el mouse junto al teclado, el espectro de posibilidades se ha visto profundizado, construyendo un gameplay exquisito que nos permite imprimirle personalidad a nuestro estilo de juego.

Esto también significa que no es un juego al que podremos encarar tan fácilmente, generalmente cayendo en una profunda frustración, ya que los pop-ups de tutorial nos estarán apareciendo hasta pasados los dos primeros partidos de la temporada, porque hay muchos detalles que aprender de sus particulares mecánicas.

Como cualquier juego de deportes que se haga respetar, Super Mega Baseball Extra Innings espera que, al menos, sepamos de qué se trata el baseball, así que no nos pondrá a cuentas de ninguna de las reglas del deporte del bate y la pelota. Acá deberemos comprender la función de las bases, los roles de los jardineros, las distintas habilidades de los lanzadores y bateadores, y las diferencias que hacen a un lanzamiento bueno o malo.

Lamentablemente, el tono simpático del diseño general del juego es, prácticamente, un lobo en disfraz de cordero, ya que desde el primer momento, los equipos controlados por la inteligencia artificial son prácticamente infalibles, y nos obligarán -luego de enormes horas de frustración- a dominar tanto los controles como las estrategias que hacen a este deporte tan profundo. Ni siquiera el nivel más bajo de “Ego” (el valor que define a la dificultad) nos permitirá fallar demasiadas veces, exigiendo lo mejor de nosotros, casi desde el principio.

Con la práctica y el análisis de los comportamientos de los jugadores, llegaremos a un punto justo en donde nada es demasiado fácil, pero no tampoco será tan fácil que nos pasen por arriba. Es cuestión de acostumbrarse a los controles y aprender, pero debido al mensaje ambiguo de su estética, no es fácil de recomendar para jóvenes entusiastas con ganas de un juego casual. Este tiene toda la profundidad y exigencia que podría tener cualquier juego de deportes de Electronic Arts.

Sumado a los aspectos técnicos del deporte, el juego cuenta con un sistema “emocional” para los jugadores, a los que les afectará fallar, las frustraciones, y el cansancio, pero también brillarán de alegría con aciertos y festejarán. Los más exitosos entrarán con orgullo al campo de juego, también influyendo en las emociones del contrincante.

Para los verdaderos fanáticos hardcore de este legendario deporte, este título también presenta a todos los jugadores, de todos los equipos, con su correspondiente carta coleccionable, típicas del folclore de estas competencias, en donde se imprimen sus nombres, rostros y características deportivas, junto a su actual nivel de “Mojo”, el elemento que nos indica el estado emocional de cada uno.

Todo el profundo conjunto de características que hacen a este juego es soportado por un correcto apartado audiovisual, con los sonidos justos y necesarios para acompañar a esta divertida experiencia, y unos simpáticos gráficos que sirven de atractivo de venta con respecto a similares propuestas. Si bien los estadios y los personajes están representados de la mejor manera, y el motor gráfico cumple con su misión, donde se encuentra un bache molesto es en el modelado de los rostros y algunas de las animaciones.

Por el lado de las caras, se nota una importante inconsistencia, ya que en algunos podemos maravillarnos por un nivel que roza lo “Pixar”, mientras que en otros, el efecto se cae en la mediocridad, seguramente a causa de un sistema de generación procedural que en cierto momento se debe agotar.

Con las animaciones, la situación no es tan grave, ya que la mayor parte del tiempo cumple con lo que esperamos, salvo en las carreras entre base y base, que los rígidos torsos, tan sólo acompañados por unas poco móviles piernas, hacen lo poco que pueden.

Quizá, el mayor defecto de este ajustado título se encuentra en la ausencia de modos de juego online o variantes de otro tipo. En las opciones nos encontramos tan sólo con la posibilidad de jugar un amistoso o la liga entera, limitandonos a jugar en solitario o partidos locales, de sillón. Acompaña un modo cooperativo que nos permite alternar con un compañero entre el bate y la carrera de uno de los que este en base, pero nada más. No hay otras maneras de disfrutar de este gameplay siquiera en una práctica donde nos lancen para que practiquemos los golpes. A lo sumo, podemos prestar atención a las leaderboards, aunque es prácticamente inútil.

Super Mega Baseball Extra Innings justifica exactamente los 20 dólares que cuesta adquirirlo. Es el valor de una gran experiencia que cumple con creces en diversión pero no se complica con demasiados elementos de relleno. Es ideal para quienes se junten con amigos y busquen deportes alternativos para abandonar un rato los de fútbol, básquet o carreras. Suma puntos extras al no haber demasiadas opciones para practicar este particular deporte, así que no está nada mal tenerlo en la lista.

Super Mega Baseball: Extra Innings - Review
Gameplay85%
Graficos80%
Sonidos70%
Multiplayer60%
Lo bueno:
  • Divertido y complejo
  • Estética simpática, con mucha acción
  • Gran simulación de baseball para nuestra plataforma
Lo malo:
  • Algunas inconsistencias gráficas
  • Muchas veces, a la IA le salen todas y frustra
  • Ausencia de variedad de modos de juego
77%Nota Final
Puntuación de los lectores: (6 Votes)
75%