Desarrollado por los Canadienses Chocolate Liberation Front y publicado por Surprise Attack, Oscura: Lost Light es un Indie que resalta por su estética y arte en general, con una historia prometedora y un gameplay basado en poderes mágicos brindados por la poca luz que queda en el universo.

La historia es sencilla, somos un aprendiz para ser guardas del faro del universo. En un pequeño accidente, rompemos la Aurora Stone y llenamos de oscuridad el mundo, con todos los peligros que esto trae acarreado. Monstruos y pesadillas que solo cobraban vida por la noche ahora son libres de recorrer la galaxia entera libremente. Afortunadamente, algo de la luz se fusiona con nuestro ser y ahora somos capaces de obtener poderes. Los mismos serán necesarios para recuperar los fragmentos de la piedra que hemos roto, y devolvérselos a nuestro maestro para restaurar la luz en el universo.

Los poderes que vamos obteniendo a lo largo del juego son cuatro. Tenemos la capacidad de romper paredes débiles con la luz roja, tenemos la posibilidad de materializar terreno en algunos lugares con la luz verde, podremos ralentizar tanto objetos como seres vivos a nuestro alrededor con la luz azul y finalmente podremos invertir la gravedad con la luz amarilla.

A simple vista los poderes no son nada especiales ni particularmente originales, y este es uno de los puntos más débiles de Oscura: Lost Light. No vamos a encontrar nada nuevo, no vamos a hacer nada que no hayamos hecho en otros juegos de plataformas 2d hasta el hartazgo, las pocas mecánicas adicionales como abrir puertas de colores con palancas es algo que hemos visto desde hace años y la poca cantidad de enemigos tienen patrones extremadamente simples que se vuelven rápidamente repetitivos.

Los niveles están divididos por capítulos que no suelen durar más de 5 – 8 minutos. Contamos con algunos adicionales como superarlo en tiempo record, no morir o recolectar todos los fragmentos de luz que existen en el nivel. Es importante notar que los niveles son simples y cortos, y los fragmentos de luz están esparcidos por el camino. Esto significa que para omitirlos es necesario un esfuerzo de nuestra parte, y en el caso de que perdamos los fragmentos no respawnean, por lo que no es complicado en lo absolutos. Esto también implica poca rejugabilidad.

Cada cierta cantidad de capítulos, desbloqueamos la siguiente isla. Las islas son los lugares donde buscamos los fragmentos perdidos que encontramos al final de cada nivel. Lamentablemente los fragmentos están simplemente sueltos en el mapa, por lo que no vamos a encontrar enemigos particulares ni jefes.

Muy por el contrario, la estética visual y la banda sonora son sorprendentes. En un juego donde el uso de luces está ampliamente restringido como en juegos estilo Limbo, el uso de detalles tiene que estar cuidado al máximo y esto es algo que este título hace muy bien, pero que tampoco abusa. El mapa donde visualizamos las islas y los capítulos cuentan con colores y una estética fenomenal, y la banda sonora es tranquila y relajante a lo largo de todo el playthru.

Oscura: Lost Light probablemente no vaya a hacer mucho ruido, el gameplay sencillo no muestra originalidad y los niveles son tan cortos que tampoco presentan mucho desafío, pero es sin duda un juego a tener en cuenta por su esfuerzo en el apartado artístico. Es un juego para disfrutar algunas horas, así como también en su momento supimos disfrutar algunos Indies de los cuales ya no se habla: Limbo y VVVVVV, entre otros.

Oscura: Lost Light - Review
Historia70%
Gameplay50%
Graficos80%
Musica y Sonidos75%
Lo bueno:
  • El arte en términos generales
  • Banda sonora es relajante
  • La combinación de poderes por momentos es interesante
Lo malo:
  • Mecánicas de juego muy repetitivas
  • Los enemigos son escasos y simples
  • No tiene rejugabilidad ni multiplayer o cooperativo.
65%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Dejar una respuesta