Desde que las tecnologías modernas permiten entrelazar complejos sistemas de simulación de físicas, suspensión, articulación, colisión, deformación, o lo que se nos ocurra que pueda pasar en el mundo real, el género de las carreras de todo tipo de vehículos ha luchado por conseguir una nueva experiencia de arcade inclusiva sin caer en la mediocridad.

Hoy en día, gracias a los motores gráficos inagotables y procesadores de múltiples núcleos que se pueden encargar de centenares de cosas a la vez, los simuladores realistas son demasiado complejos para poder controlarlos con un simple gamepad, y los arcades se convierten en algo realmente tonto o aburrido. Pero quizá corresponde a desarrolladores con experiencia en todo el expectro de accesibilidad conseguir ese Santo Grial que a gran parte del público le interesa jugar.

Como vemos todos los años, el equipo italiano Milestone se ha dedicado enteramente a perfeccionar sus distintas propuestas de competencias de velocidad, empezando por la apasionante categoría de MotoGP, experimentando con el rally, y finalmente incorporando el motocross que hoy nos convoca.

Monster Energy Supercross – The Official Videogame 2 (vaya nombre) será la segunda entrega de esta sub-serie sponsoreada por la bebida energizante, pero es algo así como la octava vez que Milestone se mete con el género del cross y lo hace demostrando que, más allá de poder facturar una entrega anual de cada serie, para mantener con vida al estudio, también lo hacen aprendiendo de sus errores, puliendo sus aristas, y experimentando para incorporar a nuevo público a simulaciones que realmente son imposibles de resistir.

MESTOV2 (para no volver a escribirlo completo) se distancia de las propuestas ultra detallistas de los MotoGP para convertirse prácticamente en el Excite Bike de siglo XXI, sin caer en el facilismo de construir un juego de lomos y cunetas que se controla con dos botones.

Este juego se concentra específicamente en las competencias indoor, algo muy espectacular y aclamado por el público norteamericano, y realmente logra representar esa esencia con creces. Al tratarse de un titulo de claras intenciones inclusivas, y basándose en el estricto y limitado reglamento del Supercross, no existe ningun tipo de variedad de máquinas o sistemas de estadísticas y personalización que generen una diferencia entre corredores. Podemos elegir marcas que nos sponsoréen, infinitas cantidades de items estéticos, y motos del modelo que se nos ocurra, sin mover una pizca el balance de las carreras, apuntando el desafío directamente a las manos del jugador, lo cual no está nada mal.

Se trata de un arcade puro que no menosprecia la simulación de físicas y la deformación de terreno en favor de condimentar la dificultad de dominar la categoría, sumándolas a una correcta inteligencia artificial que en más de una ocasión sorprenderá por su naturalidad.

Como la gran mayoría de juegos de carreras, cuenta con modos libres para jugar de forma local o en línea, pero también un modo “carrera” en el que deberemos encarnar a una joven promesa anónima a través de los diferentes torneos. El avance es de forma absolutamente lineal, y como única variante de progresión tenemos niveles de fama adquiridos mediante saltos bien realizados en la competencia, o mediante otros apartados que condimentan un poco más la experiencia, en cierta forma, como los más recientes F1 de Codemasters.

Para adquirir más experiencia y así desbloquear nuevos elementos estéticos, nuevas motos, y mejor resultados en los saltos, no solo basta con recompensar al público en los circuitos, sino que también tenemos una fase preliminar a cada carrera en donde podemos decidir qué realizar en dos o tres días diferentes, para los cuales podemos elegir entre obtener créditos mediante una sesión de fotos promocional, adquirir más fama haciendo un “meet & greet” con el público, ruedas de prensa o desafíos con otros competidores, y conseguir mejoras en las habilidades al efectuar diferentes prácticas como las de saltos, giros y control sobre lomos y cunetas.

Todo esto logra que el modo carrera sea un viaje de “pick up and play” (como todo arcade debe ser) en donde una fecha de carreras no toma más de 10 minutos en completar, desde los entrenamientos hasta el final. Gracias a lo simplificado del gameplay y los requisitos para poder ganar, este juego también es una excelente propuesta para incorporar a amigos que no lo tengan en partidas casuales locales, ya que no requiere de demasiada experiencia para aprender rápidamente a controlar el vehículo y entender de qué forma se hacen los saltos o se toman las curvas. En definitiva, es un juego de solo dos botones pero que requiere de algo de sentido común y un poco de control del manubrio para no terminar despistado.

Así como es de inclusivo, también es despampanante visual y auditivamente. Definitivamente, Milestone ha abandonado la idea de utilizar su propio motor gráfico para sumergirse de lleno en las bondades de Unreal Engine, y realmente no hay mejor ejemplo del paso que han dado que este MESTOV2 que se ve, sin lugar a dudas, como el juego de deportes más realista hasta la fecha.

Gracias a los menospreciados efectos de aberración cromática y desenfoque de profundidad, MESTOV2 logra una visual que se asemeja tanto a una transmisión de televisión, que bien podríamos engañar a cualquier desprevenido al pasarle una repetición. Como ya lo hemos advertido al hablar del gameplay, el suelo se deforma naturalmente y las físicas de las motos responden como lo esperamos, por lo que no solo la imágen es la que engaña, sino el comportamiento de las cosas. La ropa se mueve con el viento, la gente reacciona, los competidores parecen estar siempre atentos a lo que los rodean.

Hay un fuerte trabajo para conseguir sumergirnos en una experiencia espectacular, como su contraparte de la vida real suele ofrecer, y también lo hacen mediante el fuerte sonido de la música rockera, la multitud ardiente y el particular sonido de estas motos de pura tracción que no paran de exigirse hasta el último momento donde los fuegos artificiales cierran un espectáculo inigualable y excelentemente representado por esta propuesta.

Es dificil encontrarle fallas a un juego que hace exactamente lo que se propone y con semejante virtud. MESTOV2 es un arcade ajustadísimo, de controles certeros y visuales imposibles de explicar, y gracias a la posibilidad de tomarlo y dejarlo a gusto, y en pequeñas sesiones, es un verdadero candidato a tenerlo instalado de forma permanente. Solo queda esperar con qué se puede llegar a salir Milestone para mejorar todo esto. Nunca un juego sponsoreado por un producto de la vida real estuvo tan bien logrado.

Este preview fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Milestone.

Monster Energy Supercross | The Official Videogame 2 - Review
Gameplay85%
Gráficos100%
Musica y Sonidos90%
Multiplayer80%
Lo bueno:
  • Inigualable experiencia arcade
  • Graficos impresionantes
  • Casual en el buen sentido
Lo malo:
  • La falta de complejidad en la campaña limita la sensación de progresión
89%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
91%