De acuerdo al recientemente actualizado “Microsoft Services Agreement” -el contrato que aceptamos al utilizar Xbox Live, Xbox y Windows Games-, Microsoft puede deshabilitar todos los juegos pirateados de la PC.

“Podemos comprobar automáticamente la versión de su software, ya que es necesario para proporcionar los Servicios. También es posible que descarguemos automáticamente en su equipo, sin cargo alguno para usted, actualizaciones del software o modificaciones de los ajustes de configuración para mantener al día, mejorar y continuar desarrollando los Servicios, entre ellas las que le impiden acceder a los Servicios, reproducir juegos falsificados o utilizar dispositivos periféricos con hardware no autorizado. También se le puede requerir que actualice el software para continuar utilizando los Servicios. “

La clausula sugiere que Microsoft podría deshabilitar cualquier juego suyo pirateado. La EULA (Acuerdo de usuario final) también menciona “utilizar dispositivos periféricos con hardware no autorizado”, que si bien podría tratarse de dispositivos instalados en consolas para saltear chequeos de Live, también podría poner en peligro el uso de periféricos hogareños o de líneas económicas, que utilicen drivers sin certificación.

Vale aclarar que este acuerdo de servicios no abarca la totalidad del ecosistema de nuestras computadoras, sino que está limitado a los juegos publicados por Microsoft, dejando a salvo a Steam, Origin, o cualquier otro juego instalado por fuera de los servicios.

Parece ser que el nuevo compromiso de Microsoft con respecto a nuestra plataforma vuelve a comprometer la apertura de la misma. Anteriormente fue el aberrante Games for Windows Live, y ahora parece que se han ocupado de no hacerlo demasiado evidente, haciéndonos aceptar un contrato de servicio unilateral, que nos hace abrirles la puerta para que chequeen lo que tenemos instalado en nuestros sistemas.