Kakarot es la última iteración de una larga serie de juegos de Dragon Ball Z que, a lo largo de los años, ha ido cambiando y mutando hacia distintos tipos de juego ya sea con Dragon Ball FighterZ que se centra en un combate competitivo al mejor estilo Guity Gear, Super Dragon Ball Heroes: World Misison con su sistema de combate basado en cartas, o ambos Xenoverse, cuyo sistema de combate 3D nunca terminó de convencer, pero que sorprendentemente continua recibiendo contenido.

Pero además de compartir la temática de Dragon Ball Z (de la cual muchos fans ya están cansados), hay una característica común entre todos estos que es el hecho de poder pelar contra otros adversarios, y acá es donde Kakarot se distancia de eso, siendo únicamente una experiencia de acción single-player. Este cambio fue algo que tomó por sorpresa a más de uno, pero tiene sentido ya que el juego se propone contar la narrativa de varios arcos de Dragon Ball Z, teniendo que dejar de lado -inevitablemente- componentes multiplayer, incluyendo PVP.

La historia Dragon Ball Z Kakarot comienza al igual que el anime con la invasión de Raditz y los Sayayin y culmina con la derrota de Majin Boo, nada que no se haya visto hasta el momento. Donde brilla la historia es en los detalles y las peleas icónicas, lo que quiero decir con esto que hay detalles o peleas que nunca se pudieron hacer en entregas anteriores como pelear con los androides 19 y 20 o las distintas formas que obtiene Buu al absorber a Gotenks y Gohan. Mientras tanto las peleas icónicas se sienten como pelear con un jefe que tiene múltiples ataques y habilidades especiales.

Las misiones secundarias son otro cantar, mas aburridas no podían llegar ser, anda a buscar esto, pelea contra aquello, todas misiones bastante aburridas. Lo único rescatable es que en algunos casos dan más detalles a las historias de los personajes que no se pueden ver en el anime y lo mejor de todo es que podemos jugar la misión donde Goku y Picoro aprenden a conducir un excelente guiño a los fans de la serie.

Un buen juego de Dragon Ball siempre tiene que venir acompañado de un combate que sea entretenido y a la vez que tenga diversidad a la hora de enfrentarnos a nuestros enemigos. Parece que parece que CyberConnect2 no entendió esto e hizo un combate demasiado simple. En la gran mayoría de las peleas vamos a estar haciendo un par de combos y cuando empujemos a nuestro enemigo vamos a usar un especial porque prácticamente no se puede hacer otra cosa. Hacer un combo y finalizar con un especial de cuerpo a cuerpo es casi imposible porque los combos no se enlazan de una manera adecuada y para colmo no podemos hacer agarres de ningún tipo, para resumir lo único que podemos hacer es un ataque especial ya sea físico o de energía, un combo de ataques y arrojar esferas de energía. Una pena que el combate sea tan simple si lo comparamos con el Xenoverse y ni hablemos del Z Fighters, pero este ya está en una liga completamente aparte.

Por primera vez en un juego de Dragon Ball podremos recorrer todo el mundo que rodea la serie, podremos ir a las ciudades, a la Torre Karin a la casa del Maestro Roshi estos son solamente algunos de los lugares icónicos que podremos explorar, hay que destacar es que no es un mundo completamente abierto, sino que son zonas completamente abiertas.

Cuando no estemos haciendo una misión principal o una secundaria podremos obtener experiencia y puntos para mejorar nuestras habilidades y hacer que nuestra travesía sea más placentera, sin embargo, las actividades para obtener estas dos cosas pueden ser bastante monótonas.

Primero para obtener experiencia y subir de nivel podremos pelear contra enemigos aleatorios que andan dando vueltas por el mundo generalmente son robots de la Patrulla Roja, Saibaiman o las tropas de Freezer en Namek. Estos enemigos los podremos derrotar relativamente rápido, pero la cantidad de experiencia que obtendremos es bastante poca comparada con hacer una misión de la historia.

Ahora para mejorar nuestras habilidades y poder hacer más daño con ellas tendremos que agarrar unos orbes que podremos encontrar cuando exploramos el mundo. Quiero dejar en claro que recoger estos orbes es una de las peores mecánicas que tiene el juego ya que no te deja disfrutar el apartado artístico de los escenarios porque están llenos de estos orbes y por si fuera poco lo mencionado anteriormente, cada vez que salimos y volvemos a entrar al juego estas esferas vuelven a aparecer realmente una lástima.

Otra cosa que podremos hacer es preparar platos de comida que nos proporcionaran mejoras a nuestros atributos, algunas de estas mejoras son permanentes mientras que otras son por tiempo. Para poder preparar estos platos necesitaremos las recetas y los ingredientes los cuales podremos encontrar en misiones secundarias, explorando el mundo o con el mini juego de pesca.

Gráficamente se puede observar una mejora gráfica con respecto a entregas anteriores gracias a la utilización del Unreal Engine 4. Tanto los personajes como los escenarios se ven llenos de vida y son agradables a la vista. Las habilidades especiales y los poderes tampoco se quedan atrás con nuevos efectos de partículas que hacen que las peleas sean llamativas y vistosas.

El rendimiento como era de esperarse es perfecto, anda muy bien incluso con PC  de gama baja, como se nota las mejoras que le van haciendo al motor gráfico, lo único negativo que puedo mencionar es la falta de más opciones gráficas y que para poder jugar en 4k con el DSR hay que hacer algunos malabares porque el juego no reconoce apropiadamente los 4k.

Los controles son muy importantes para cualquier juego de pelea, si bien jugando con un gamepad es más cómodo que jugar con un teclado en este caso se acentúa mas porque los controles con el teclado son bastantes incómodos y poco intuitivos estaría bueno que en algún momento los desarrolladores japoneses hagan algo al respecto de este problema.

La música y las voces son exactamente las mismas que las del anime lo que las hace perfectas. Lo malo es que las voces latinoamericanas no están disponibles, esto es algo desalentador sabiendo que la mayoría de los hispanohablantes creció escuchando a Goku y sus amigos en español.

Aunque parezca contradictorio con todo lo que dije anteriormente pienso que Dragon Ball  Z: Kakarot es el mejor juego de Dragon Ball Z hasta la fecha es el único juego que sigue al pie de la letra con lujo de detalles la saga de los guerreros z. El problema es que los sistemas que sostienen al juego son pobres y no ayudan de ninguna manera a relucir lo que pudo haber sido el juego, esperemos que para el próximo Dragon Ball aprendan de estos errores y tengamos una experiencia definitiva.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Bandai Namco.

Dragon Ball Z: Kakarot - Review
Historia95%
Gameplay60%
Gráficos80%
Música y Sonidos90%
Lo bueno:
  • La Historia contada con lujo de detalles
  • El sonido y las voces son los mismos que los del anime
Lo malo:
  • Sistemas y mecánicas poco profundas y aburridas
  • Pésimos controles con teclado
  • La falta de voces latinoamericanas
70%Nota Final
Puntaje De Lectores: (6 Votos)
58%