La simulación de deportes en los que se usan las manos ha sido de lo primero que ha presentado la realidad virtual desde sus inicios, con ejemplares de todos los calibres que van desde propuestas de espíritu triple A, hasta construcciones apuradas que apenas reúnen a una decena de polígonos para representar sus elementos gráficos.

Uno de esos ejemplares – llegado en 2016 – fue VR Ping Pong, una representación bastante modesta pero muy popular del vertiginoso deporte de mesa que justamente tenía mucho énfasis en la simulación, pero muy poco en el arte, lo cual terminaba por quedar debiendo algo de atractivo para terminar decidiendo su compra.

2019 recibe al estudio mucho más experimentado y seguramente más acaudalado, y finalmente continuaron la fórmula con VR Ping Pong Pro, una continuación con la que buscaron hacer crecer la franquicia con una gran utilización de Unreal Engine, tanto para sus gráficos como para la simulación de las físicas, e incorporando funcionalidades de personalización profundas, que definitivamente permiten adaptar el juego a cualquier tipo de jugador.

Esta entrega también agrega algunos interesantes mini games de entrenamiento en la modalidad arcade, gracias a los cuales podremos perfeccionar el saque, la precisión de nuestros golpes, y la velocidad de respuesta a los tiros del contrincante. Cada apartado ofrece un nivel de dificultad ajustable y mantiene récords para poder ir llevando la cuenta de cómo vamos mejorando a medida que los vamos exprimiendo.

Hablando del deporte en sí mismo, el estudio definitivamente se propuso dar variabilidad a una experiencia que, en definitiva, siempre será igual: una mesa, dos paletas y una pelotita que va y viene, por lo que llenaron a esta versión Pro de coloridos y particulares escenarios para disfrutar del deporte. El nivel de detalle es realmente admirable, ya que no solo se han conformado con representar el rincón de una calle en medio de los suburbios, un garage, un parque o un bar, sino que los han complementado con constantes eventos contextuales como gente paseando, objetos que se caen o mascotas que pasan rápidamente.

El nivel de inmersión es brillante y realmente acompaña para hacer que la experiencia sea un poco más atractiva. Los sonidos del ambiente son otro gran apartado que el estudio Reddoll ha logrado sumar a esta entrega, por lo que no deja nada que desear para construir una representación completa del deporte.

El título de Pro es respaldado por una excepcional profundidad de configuraciones de experiencia de este deporte, empezando por poder ajustar los ángulos de rotación de la paleta para que se acomode como corresponde en relación al motion controller, y pasando por poder ajustar la altura y la distancia a la que se ubicará nuestra mesa virtual, la potencia de rebote de la goma de la paleta, o si preferimos sostenerla con la mano derecha o izquierda.

Gracias a todo esto, el nivel competitivo se puede tornar realmente alto, algo que también es advertido por los niveles de dificultad de los modos single player, que no perdonan a nadie una vez que pasamos las 3 estrellas. Mientras que el modo online se encarga de las competencias con otros humanos de forma correcta y con un netcode que no ha llegado a dar problemas durante todas las pruebas, para el deportista solitario también hay un modo torneo que progresivamente nos va haciendo enfrentar a competidores de mayor calibre para escurrir lo mejor de nosotros.

Pero, aunque todo esté presentado para que este juego sea prácticamente definitivo – más allá de hacerse notar la ausencia de micro transacciones para obtener más canchas y paletas – VR Ping Pong Pro suele tener momentos en los que reconoce que se trata de una representación digital del deporte y nos sorprende con una física mal ejecutada, o un rebote extraño difícil de anticipar que suele traducirse en una enorme frustración a la hora de defender los puntos que importan. Y es una pena, porque semejante atención al detalle en todos sus aspectos se arruina por completo cuando una simulación no responde como debería, sobre todo al tratarse de un entorno de realidad virtual.

Otro de los detalles a destacar está en la mezcla de sonido de los diferentes escenarios, ya que al tratarse de uno de los deportes donde se requiere mayor concentración, suele ser un inconveniente que un brasilero de fondo esté encendiendo un ruidoso ciclomotor mientras participamos en una contienda callejera. Por suerte, el nivel de sonido se puede ajustar, pero se trata de una de esas situaciones en donde el apartado está tan bien desarrollado que nos pone en una encrucijada de decisiones.

Sin lugar a dudas, VR Ping Pong Pro es uno de los mejores y más modernos ejemplares del sobrepoblado género de los deportes de paleta/raqueta en las plataformas de realidad virtual, y todos sus artilugios técnicos son muestra de un interés del estudio por darle soporte y continuidad para que se convierta en un fundamental de todo fanático de este juego. Lamentablemente, y a pesar de haber sido corregido desde el primer momento para que tenga físicas correctas, todavía necesita de ciertos retoques para que la experiencia no se vea arruinada por elementos inesperados. Definitivamente hay una base sólida sobre donde construir su futuro, pero si no escuchan a la comunidad, podría ser rápidamente olvidado.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Merge Games/ONE-O-ONE Games.

VR Ping Pong Pro - Review
Gameplay85%
Gráficos80%
Música y Sonidos80%
Inmersión90%
Lo bueno:
  • Excelente presentación
  • Profundidad de configuración de experiencia
  • Modos arcade de práctica
Lo malo:
  • La rejugabilidad está determinada por qué tanto te guste este deporte.
  • Cuesta un poco adaptarse al uso de la fuerza en relación al comportamiento de la pelota.
  • Algunos bugs frustrantes.
83%Nota Final
Puntaje De Lectores: (3 Votos)
61%