Poco a poco los usuarios de PC somos testigos de cómo juegos que anteriormente eran exclusivos de alguna consola en particular, comienzan a llegar a PC, ya sea en forma de port o, como es en este caso, una versión remasterizada de Ni no Kuni Wrath of the White Witch, un juego que fue lanzado originalmente en el 2013 para PlayStation 3 y tuvo una muy buena recepción por parte de la prensa y de los usuarios, no solo por tener un gameplay distinto a lo que estábamos acostumbrados en esa época, sino también porque sus animaciones estaban hechas por el mundialmente conocido Estudio Ghibli.

Luego de seis años de espera y tras haber jugado la segunda entrada en el universo de Ni No Kuni (Ni no Kuni II: Revenant Kingdom) que no tiene una relación directa su predecesor, los usuarios de PC tenemos finalmente la posibilidad de jugar este título en forma nativa en nuestra plataforma predilecta. Decimos en forma nativa ya que también se puede disfrutar con el emulador de PlayStation 3 sin problemas, aunque por supuesto no es lo mismo ya que no funciona a 60 FPS ni con gráficos mejorados.

La aventura de Ni no Kuni: Wrath of the White Witch comienza con Oliver, un chico común que vive junto a su madre en la ciudad de Motorville. Una noche luego de que Oliver se escapa, su madre decide salir a buscarlo y se ve involucrada en una situación que la llevara a su muerte. Luego de este trágico suceso en la vida de nuestro protagonista, este se verá sumido dentro de una profunda depresión que lo llevará a encerrarse en su habitación por varios días, pero el destino tenía otros planes. Luego de derramar lágrimas sobre un muñeco -que su difunta madre le había regalado- este cobra vida y le cuenta a Oliver que todavía puede salvar a su madre al viajar a otro mundo donde Shaddar, un malvado mago, capturó al alma gemela de su madre. Así emprenderemos este nuevo desafío de viajar a la tierra de Ni No Kuni para enfrentarnos a este nuevo mundo y las tragedias que lo acechan.

Oliver llega a Ni No Kuni como un mago novato que tendrá que llenar su grimorio con las páginas faltantes, las cuales podremos ir encontrando a medida que vayamos avanzando en la historia, como también al cumplir misiones secundarias. Muchos de los hechizos que encontraremos los podremos utilizar en combate, pero también habrá algunos que los tendremos que utilizar para avanzar en el juego o para cumplir misiones secundarias. Entre estos contamos con el de abrir cofres azules o el de crear puentes para poder descubrir nuevas zonas. Pero lo que resalta en mayor medida es el grimorio en el que podremos encontrar no solo información sobre los hechizos, sino también algunas mini historias, la variedad de Familiares (detallados a continuación) y a qué raza pertenecen.

Luego de concluir la introducción, el juego nos presentará nuestro primer Familiar, criaturas que podremos capturar -al estilo Pokemon- para luego usar en los combates, cada uno con diferentes habilidades, fortalezas y debilidades. Será crucial armar un grupo equilibrado de estos adorables bichitos para poder enfrentarnos a los jefes más complicados del juego. Una vez que hayamos avanzado en la aventura podremos llegar a evolucionar a nuestros Familiares, permitiéndonos evolucionarlos especializarlos para mejoras sus parámetros, e incluso podrán aprender habilidades nuevas.

Otra de las mecánicas que se ven a lo largo del juego es el del “Robo de Corazones” o mejor dicho, de sentimientos. La magia de Shaddar le permite despojar a la gente de Ni No Kuni de determinados sentimientos como el amor, la confianza y la bondad entre otros, y nuestra tarea será la de curar a estas personas devolviéndoles lo que perdieron. La única manera de hacer esto, es recorriendo el mundo y pidiéndole a los individuos que nos presten un poco de estos sentimientos. Esta mecánica se ve mayormente en la historia principal y en una extensa cantidad de misiones secundarias, las cuales son en su gran mayoría muy fáciles de completar, excepto algunos casos especiales como las de capturar Familiares específicos.

Al completar misiones recibiremos experiencia, oro y objetos, aunque lo más importante son los puntos con los que podremos llenar un talonario que nos da la posibilidad de desbloquear pasivos sumamente importantes como la habilidad de poder movernos más rápido por el mundo, o aumentar la capacidad de capturar Familiares.

En cada enfrentamiento podremos invocar tres Familiares por personaje, pero solo podremos utilizar uno a la vez, y cada uno de estos tiene una cantidad específica de resistencia. Cuando esta se termina, tendremos que cambiar de Familiar. Esta mecánica nos obliga a enfocarnos en varios Familiares no solo por su resistencia, sino también porque encontraremos varios enemigos con distintas debilidades que tendremos que explotar para poder avanzar.

El combate, al igual que en Ni No Kuni II, nos permitirá podremos movernos a lo largo de toda la zona de combate, todo en tiempo real. Al atacar a un enemigo, tendremos que darle ordenes al personaje que estemos usando, y cada una de estas órdenes duran una cantidad de tiempo específica. Si bien estas órdenes se pueden cancelar en cualquier momento, si las cancelamos tienen un cooldown significativo para no explotar estas mecánicas. Mientras estemos enfrentando un enemigo, nuestros aliados podrán ayudarnos de varias maneras ya sea, atacando el mismo objetivo, o curarnos, pero para que esto pase de una manera eficiente, tendremos que usar ordenes especificas en ellos como “atacar a todos los enemigos” o “guardar los puntos mágicos”. El problema de este sistema es que, en muchas ocasiones, los otros personajes no utilizan la acción que necesitamos en ese momento (como curar o protegerse ante un ataque) y, lo peor de todo, es que los controles tanto con teclado y mouse como con gamepad, son bastante engorrosos y muchas veces hay que hacer una combinación de botones para hacer una acción tan simple como cubrirse.

En varias ocasiones tras vencer a un enemigo lo podremos capturar y usar como Familiar, pero esto tiene varios problemas, siendo el más importante la probabilidad que tenemos de capturar al enemigo ya que es bastante baja, y muchas veces tendremos que farmear para poder conseguir un Familiar determinado. El otro problema son los controles al llevar a cabo esta tarea ya que, para poder llevar la acción de capturar, tendremos que utilizar un personaje especifico que tiene esta habilidad y muchas veces termine de eliminar al enemigo antes de darme cuenta que lo podía captura o tardé mucho en cambiar al personaje que podía llevar a cabo la captura.

Al llegar por primera vez a Ni no Kuni podremos admirar este nuevo mundo en todo su esplendor. Al mirar el mapa podremos encontrar bosques, tundras y desiertos, entre otras zonas. Lo más llamativo es que cada una de estas distintivas áreas poseen una o varias mazmorras, y son todas completamente distintas y en ningún momento se repiten -algo que rara vez se ve en títulos actuales. A medida que avancemos en la historia podremos recorrer los mares, y ya llegando a las últimas instancias del juego, podremos surcar los cielos y explorar el mundo rápidamente.

Tanto la banda sonora como las voces de los personajes son de lo mejor que tiene el juego, cada track de audio va desde melodías felices que usan flautas y panderetas hasta tonos oscuros con tambores. Sin embargo, el juego peca de la misma forma que su segunda entrega, los nombres de los personajes no concuerdan con las voces salvo la de Oliver, y esto se ve reflejado en el audio y la traducción de todos los idiomas. Hubo momentos que no sabía si reír o llorar al ver los nombres de los enemigos ya que se encuentran en un rango entre aceptable, gracioso o bizarro. Para ser más específico en un momento de mis más de treinta horas de juego me encontré con un Familiar que se llamaba “Fritanga”. Quizás quisieron darle un toque de naturalidad a los nombres, pero algunos, en pocas palabras, son un tanto ridículos.

Como mencione al principio de este análisis, la animación está hecha por el estudio Ghibli y la verdad es que esta tan bien hecha que es como si estuviéramos jugando una serie o película anime. No solo eso esta versión remasterizada posibilita a los usuarios de PC la habilidad de poder jugar a 60 FPS en 4K esto hace que el juego sea más hermoso y llevadero que la versión del 2013, que corre en 720p a 30 FPS -al igual que la nueva versión de Nintendo Switch que no es la remasterizada, sino la regular de PlayStation 3.

Luego de haber jugado Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered de principio a fin, puedo comprender porque este juego fue tan bien recibido en cuanto a historia y todo su apartado audiovisual. Todo esto es sobresaliente y esta tan bien hecho que hace que sea una experiencia única. Mi mayor problema fue el gameplay que no me gustó tanto como el de la segunda entrega, ya sea por el tema de capturar Familiares o por los controles. No obstante, es una experiencia única recomendada a cualquier Fan de los RPG de la vieja escuela y los amantes de la animación al estilo japonés o del estudio Ghibli.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Bandai Namco.

Ni no Kuni: Wrath of the White Witch Remastered - Review
Historia80%
Gameplay80%
Gráficos90%
Música y Sonidos90%
Lo bueno:
  • La historia y sus personajes memorables
  • Las sensacionales animaciones y los gráficos
  • Excelente banda sonora
Lo malo:
  • Controles poco intuititos e incómodos
  • La traducción del juego en general
91%Nota Final
Puntaje De Lectores: (1 Voto)
97%