Nunca consideré a The Blair Witch Project como un gran film, pero es innegable que su estreno en 1999 marcó un antes y un después en el cine moderno y en la forma de promocionar un producto de ficción. La innovación que representó la idea del “found footage” y una campaña viral que prometía a los espectadores que los hechos de la película eran absolutamente reales ayudaron a acrecentar la notoriedad de la cinta y a generarles a sus creadores una tonelada de billetes en su exitosa gira por el mundo.

Blair Witch, como franquicia, nunca recuperó esa gloria inicial, con secuelas que pasaron sin pena ni gloria y no mucho más. Entre ese “no mucho más” se incluye una vieja trilogía de videojuegos que oscilaron entre lo aceptable y lo mediocre pero sin llamar demasiado la atención.

Al cumplirse el aniversario número 20 de la película, Bloober Team (Layers of Fear, Observer) y Lionsgate vuelven a la carga con un nuevo juego, titulado simplemente como Blair Witch. Se trata de una producción con valores de presentación AAA, que nos invita a volver a sumergirnos en los tenebrosos bosques de Black Hills y a enfrentarnos a los demonios, tanto reales como metafóricos.

En Blair Witch interpretamos el rol de Ellis, un ex militar y ex policía que lucha contra un severo cuadro de stress post traumático y con otros traumas o terrores aún más profundos que nos serán revelados poco a poco. Al comenzar la historia en el año 1996, un niño de nombre Peter Shannon ha desaparecido en los tenebroso bosque, y Ellis se presenta como voluntario para la búsqueda. Pero nuestro protagonista no está solo, sino que viaja acompañado de su fiel perro policía Bullet, quien será no solo nuestra única compañía, sino también nuestra mejor arma y nuestro cable seguro hacía la sanidad a lo largo de todo el juego.

Revelar más sobre la narrativa de Blair Witch sería arruinar demasiado la experiencia. Bastará con decir que el juego cuenta una historia bastante interesante, pero que por momentos se vuelve extremadamente predecible, y con un final que no termina por dejarnos satisfechos. Es posible desbloquear un final diferente y más “completo”, pero para hacerlo es necesario seguir una serie de pasos extremadamente específicos que son virtualmente imposibles de descifrar en una primera sesión de juego.

La jugabilidad de Blair Witch está más cerca de un Wakling Simulator en la vena de Edith Finch o Ethan Carter que de un Survival Horror, si bien el juego tiene varias secuencias con jump scares o simple terror atmosférico. Buena parte de la atmosfera terrorífica esta lograda gracias al fantástico diseño visual y sonoro de los bosques de Black Hills. Los bosques son un personaje en sí mismo, las ramas forman retorcidas figuras que bailan y se transforman al compás del haz de luz de la linterna de Ellis, y nunca estaremos 100% seguros acerca de si lo que estamos viendo es real, una ilusión óptica o algo mucho más aterrador.

Para interactuar con este universo Ellis cuenta con un pequeño puñado de herramientas. La linterna servirá como nuestra fuente de luz y nuestra arma de defensa contra los horrores que se ocultan en las sombras y rehúyen de la luz. Una vieja cámara de mano y un celular a lo “ladrillo” (recuerden, es 1996) completan el arsenal de Ellis. La cámara puede utilizarse para activar su sistema de visión nocturna o para reproducir cintas de video que iremos encontrando a lo largo del juego. Estas cintas avanzan la historia y además nos permitirán descubrir otros elementos inexplicables dentro de los bosques siniestros de Black Hills. El celular, por otro lado, servirá para conectarnos con el mundo exterior, allí donde exista señal, o para conectarnos con… otras cosas, allí donde la señal no llegue.

Pero la mejor herramienta de Ellis es, en realidad, Bullet. Nuestro fiel acompañante nos servirá para explorar los bosques. Bullet puede rastrear pistas siguiendo su potente olfato, encontrar objetos ocultos y detectar amenazas invisibles allí donde los ojos de Ellis no sean suficientes. Bullet también es integral a las pocas secuencias de combate o infiltración que presenta el juego, ya que nuestro compañero siempre nos señalará la dirección de la amenaza o cuando es seguro avanzar. En Bullet aparece la fortaleza más grande del juego, la relación entre Ellis y Bullet es un elemento clave y la guía de nuestro amigo de cuatro patas será esencial en todo momento. Es un testamento de esto el hecho de que, en las secuencias en las que la narrativa nos separa de Bullet, nos sentiremos absolutamente perdidos en los bosques.

Como mencionamos, el juego cuenta con algunas secuencias de combate sencillas (nuestra “arma” será la luz de la linterna), otras donde deberemos intentar pasar desapercibidos entre enemigos invencibles, y algunos puzles ambientales no demasiado complicados. La faceta jugable no es la verdadera fortaleza de Blair Witch, y todos estos elementos dejan bastante que desear.

Con respecto al trabajo audiovisual, aquí el juego si se presenta con más puntos a favor. Como ya mencionamos, el aspecto tenebroso de los bosques de Black Hills es un elemento clave en el juego, y el trabajo gráfico de la gente de Bloober Team ha sido realmente efectivo. La danza de luces y sombras que se genera al alumbrar la noche con la linterna es suficiente para ponernos los pelos de punta frente a las amenazas ocultas en la oscuridad. Esto se ve potenciado por un gran trabajo de efectos de sonido, con cada rama quebrándose o susurro en el viento acompañando de gran manera al terror generado por el apartado visual. El trabajo de voces es también bastante efectivo. El actor de voz que interpreta a Ellis hace un trabajo más que aceptable a la hora de transmitir el trauma y la incipiente locura que afecta al personaje.

En definitiva, Blair Witch es un juego de terror adecuado, que encuentra sus mayores bazas positivas a la hora de plantear una atmosfera de terror palpable y sobrecogedora. La presencia de Bullet también es un punto a favor, ya que el perro se trasforma en un elemento integral de la experiencia de juego. Lamentablemente, tanto los elementos jugables como la resolución de la narrativa central dejan bastante que desear. Blair Witch es, en el fondo, un juego sencillo con buenas ideas, pero que no logra explotar todo su potencial.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Bloober Team.

Blair Witch – Review
Historia60%
Gameplay50%
Gráficos95%
Música y Sonidos95%
Lo bueno:
  • Sobrecogedor aspecto audiovisual.
  • Bullet!
Lo malo:
  • La trama central pierde fuerza hacía el final.
  • Pobres elementos de combate e infiltración.
70%Nota Final
Puntaje De Lectores: (5 Votos)
66%