Según diapositivas filtradas por el sitio Xfastest, Intel se estaría preparando para contrarrestar el lanzamiento de los Ryzen 3000 con su décima generación de microprocesadores llamada Comet Lake-S, que soportará hasta 10 núcleos y 20 hilos y estará dividida en tres niveles de consumo (35W, 65W y 125W).

Como suele hacer Intel cada dos años, los nuevos procesadores estarán acompañados de nuevos chipsets de la Serie 400 de motherboards (que permitirán integrar Wifi 6, USB 3.1 y Thunderbolt 3) que permitirá hasta 48 líneas PCI-e Gen 3, además del cambio de zócalo que será ahora LGA1200.

A pesar del cambio de socket, la décima generación de CPUs de Intel seguirá utilizando el proceso de fabricación de 14nm, ya que los los procesadores Comet Lake están basados en la arquitectura Skylake de 14nm. Los primeros procesadores de Intel en utilizar 10nm, serán los Ice Lake, y se lanzarán a fines del 2020 o principios del 2021.