Historia50%
Gameplay60%
Gráficos80%
Música y Sonidos81%
Lo bueno:
  • Música atrapante
  • Estética puntillosamente cuidada
Lo malo:
  • Repetitivo para haber sido tan largo
  • Falta de progresión dramática
59%Nota Final
Puntaje De Lectores: (0 Votos)
0%

Un juego de terror exitoso y satisfactorio hace más que dar jumpscares e imágenes perturbadoras para el jugador, se adentra en su mente para ponerlo alerta y desorientarlo, crea suspenso en momentos que parece haber calma y serenidad para dejarlos realmente asustados. Si esta bien hecho, este juego debería ser mas que una presentación de diapositivas raras e inquietas, sin dudas fue el caso de Layers of Fear, pero no pudo repetir la triunfante experiencia de la primera entrega y se quedó a mitad de camino desde su inicio, hasta el final.

Layers of Fear 2 es la segunda entrega de esta saga que inició en 2016 de la mano de Bloober team, un equipo indie polaco con una idea maravillosa y una ejecución digna de un triple A. Pero lamentablemente, la expectativa y haber tenido un predecesor tan bueno le jugó en contra, lo que lo hace ser una mera sombra. En un mundo donde juegos como Outlast mezcla ambientación macabra, jumpscares genuinos, un buen progreso histórico y de tensión, y gameplay con mecánicas que ponen al jugador en una posición que tiene todas las de perder, Layers of Fear 2 falla en darle un sentido al jugador para hacer… algo. Diambular, agarrar ítems y leer fragmentos de la historia no es como uno se imagina un juego de terror bien logrado.

Los jugadores controlan a un actor de Hollywood que acude a la llamada de un enigmático director para protagonizar una película a bordo de un transatlántico. Poco especifico y cuesta empatizar con el personaje como se hizo con el pintor de Layers of Fear. Siendo un actor, pocas veces te encuentras en situaciones que se asemejan a la vida de un actor.

El director de la película narra de manera confusa y bizarra que claramente está diseñado para causar preocupación o desentendimiento, pero sin unas bases solidas en la historia o sentido de propósito, es una ardua tarea la de entender que esta pasando, mas allá de la temática cliché de traumas de la niñez. Son la suma de todos los objetos obtenibles a lo largo del juego lo que da un poco mas de noción y profundidad a la historia, pero con abusos de maniquíes con pseudo-sustos, cerca del final, ya cuesta prestarle atención para atar los cabos.

Layers of Fear 2 no da miedo. Están las típicas luces que parpadean, alucinaciones y algunos segmentos locos que son bellos solo en punto de vista estético, pero no ayudan a generar un sentimiento de terror, o una progresión dramática que valga la pena. El recurso del ascensor para navegar entre escenas es tan usado que sirven mucho para desconectarse del juego, y en uno cuyo género es el terror, esto es imperdonable. Algo nuevo es la adición de un monstruo que acecha el barco en ciertas escenas, pero en vez de sumergirte en miedo, usualmente te mata de un golpe sin que siquiera te des cuenta.

Un ejemplo de esto fue en una parte donde caminaba por un pasillo con una puerta que podía ser abierta, y hacer eso te lleva a una muerte segura a manos del monstruo, pero como no hubo una construcción de tensión ni dio la posibilidad de un escape, solo fue un susto banal que dio mas frustración que miedo. En otros momentos, son persecuciones que, por lo menos, brindan un shock de adrenalina y una sensación opuesta a placentera, lo cual agradezco.

Un recurso recurrente, y la mecánica principal del juego, es la del “loop”, ya que cuando te quiere en un lugar especifico, se encarga de cerrar todos los posibles desvíos para hacer un embudo y dirigirte en el camino correcto. E inmediatamente, dar vuelta cambia el lugar de donde venias para habilitar nuevos caminos. No hay nada de malo per se con esta mecánica, de hecho, Layers of Fear lo hizo, pero es tan fácil su lectura y tan abusada que llega a ser predecible, y duplicando la duración de su precuela, se imaginan lo denso que puede volverse.

Pero los puzles son el punto fuerte de Layers of Fear 2 por mucho, uno de estos consiste en usar un proyector para pasar cuadro por cuadro hasta revelar una puerta u objetos, es simple, pero es lo suficientemente único como para recordarlo en un juego donde falta emoción y carisma. Otros puzles están creados para detener levemente el progreso con objetivos ambiguos, pero la mayoría tratan de encontrar y recordar números, o alinear piezas para crear nuevos caminos. Todo lo que quita la monotonía de abrir puertas y mantener pulsado la flecha de adelante es bienvenido.

Las cabinas poco iluminadas y habitaciones oscuras están bien logradas, al igual que las misteriosas partes donde recamaras están bañadas en luz, pero no hay mucho mas que eso para generar angustia o desesperación. Se basa casi en su totalidad en movimientos de maniquíes para asustar, cambiándolos de lugar o posición, y hasta poniéndolos detrás de uno, pero el efecto esta usado tantas veces y con tan pocas ganas que, para el final del juego, ya ni les presta atención.

Las ilusiones ópticas y fantasmales que crea son bellas, aunque carecen de sentido, sin embargo, ayuda a atar y cautivar un poco mas al jugador y que no sea solo un conjunto de habitaciones y pasillos. Como la iluminación, el polvo, las sombras y la madera se unen es brillante, y hasta ayuda a dar un poco mas de miedo imaginar cosas que no están en las penumbras.

La música ambiental y los sonidos irritantes tratan de sumergir mas en el terror que trata de crear, pero las narrativas poéticas incomprensibles desperdigan al cerebro a querer entender algo que no esta ahí: coherencia. Aun así, sonoramente hablando, al igual que el primero no estuvo errado, y la calidad de su departamento de sonido se hizo oír.

En conclusión, la palabra que mejor lo describe no es malo, ni bueno, sino “Mediocre. A pesar de que trate de decir lo contrario, Layers of Fear 2 no es ni profundo, ni genera terror, y con tantas piezas incoherentes desperdigadas por ahí, cuesta darle una buena cara, pero tal vez eso se quiso lograr con la fascinación de los maniquíes sin rostros.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Gun Media/Bloober Team.