Desde que empezamos a tener la oportunidad de analizar los juegos F1 de Codemasters, año a año terminamos exigiendo algún cambio radical en la serie, particularmente desde 2017, donde el estudio británico prácticamente encontró la cima de esta espectacular construcción de simulación para las carreras más veloces del mundo.

Para este año, F1 2019 no será la excepción, ya que prácticamente mantiene todo lo que fue presentado en 2018, y peor aún, no cuenta con la oportunidad de presentar nuevos modelos de F1 de la vida real, ya que no se ha renovado demasiado en la categoría. Es por esto que el cambio tuvo que pasar por otro lado, y si bien la experiencia de F1 sigue siendo el elemento principal de este paquete, este año han incorporado una serie de características que proponen expandir el buen resultado en el circuito de eSports que fueron construyendo durante los últimos años.

Para empezar, el mayor cambio de contenido viene para la experiencia single-player, donde además de tener la simulación del campeonato de la mayor categoría, ahora podemos comenzar a hacernos un nombre en el mundo de la velocidad partiendo por el campeonato de F2, lo cual es uno de los mayores aciertos de la marca. En principio, se trata de un pequeño prólogo que le agrega algo de narrativa a la campaña, presentando escenarios entre nosotros, nuestro compañero de equipo, y un rival natural despiadado. El agregado no es el diferencial que esperábamos para volver a probar la franquicia, pero funciona muy bien para refrescar la experiencia.

Por suerte, la experiencia F2 no se termina en tres medias carreras antes de pasar a F1, sino que también se puede competir en temporadas completas con estos modelos de autos y un reglamento que se distancia lo suficiente de la F1 como para agregarle un condimento más que interesante al juego. El campeonato de la F2 se acerca un poco más al formato de la GT3, con carreras dobles y puntajes extra de acuerdo a posiciones de clasificacion y resultados de carreras preliminares.

Mientras esperamos que algún día llegue la Formula E al paquete (algo que parece que nunca va a pasar) la F2 es un lugar muy interesante en el que saciar la necesidad de un cambio. Quizá sea una categoría de menor velocidad, pero también, la menor influencia de sistemas electrónicos de precisión y carrocerías más pequeñas logran una vibrante experiencia que requiere, quizá, de una destreza totalmente diferente a la de los modernos F1. La tenida es diferente, la suspensiones son menos precisas, y su ligereza obliga a respetar un poco más la salida de la curva.

Reconociendo que el desarrollo de la simulación de Formula 1 y su motor gráfico ya repiten su acto en esta nueva entrega, Codemaster amplió la propuesta single-player por el lado de la rejugabilidad, ofreciendo diferentes modalidades muy completas para saciar la sed de volver al meterse en uno de estos bólidos. Más allá de la campaña estilo carrera y el campeonato completo de F2, en el menú nos encontramos con la modalidad de campeonatos reducidos, sin la presencia del sistema de desarrollo tecnológico o reputación que encontramos en la carrera.

En este apartado también nos encontramos con el sistema de desafíos que propone lo que nos encontramos entre carreras del modo principal, donde recibiremos diferentes misiones a cumplir en medio de una carrera, empezando por un modo de sobrepaso de determinada cantidad de competidores, a tratar de vencer a un rival que se encuentra a una determinada distancia (algo también implementado en el prólogo de F2). En este apartado también nos encontramos con una de las características más marketineadas para este título, que es la posibilidad de jugar 8 diferentes escenarios entre los legendarios Alain Prost y Ayrton Senna, aunque lamentablemente solo sean parte de la Edición Legendaria.

F1 2019 también presenta un par de decenas de modelos de vehículos clásicos -algo que viene siendo tradición dentro de la serie- para poder seguir ampliando la rejugabilidad de este conglomerado en honor a la categoría. Gracias a esto, se puede seguir experimentando diferentes sensaciones de simulación (como si se tratara de Assetto Corsa, por ejemplo) dentro de las diferentes propuestas y circuitos del título.

Como se mencionó al principio, gran parte de la renovación para esta nueva entrega pasar por los eSports, algo con lo que se coqueteó en 2018 pero en lo que no se llegó a profundizar dentro del sistema de juego. Ahora es lo primero que vemos al entrar a F1 2019, con un menú de novedades sobre los torneos oficiales, posibilidad de ver replays de las carreras más importantes, y varios apartados para participar y clasificar en diferentes eventos.

Por un lado tenemos eventos semanales, que serían una especie de modalidad casual para el modo online, donde se propone un circuito, un set de reglas básicas, y se corre algunas sesiones hasta llegar a la carrera en diferentes días. En realidad, esto es una especie de leaderboard dinámico y temporal que se renueva con cada nuevo evento, y es extremadamente práctico para mantener el interés por participar. Una gran solución para quien no tiene tiempo para ponerle día y hora para jugar con otros competidores y prefiere hacerlo de forma diferida.

También contamos con ligas que permiten crear grande salas para reunir a grupos de jugadores para meterse en situaciones similares a las de los eventos semanales, pero cumpliendo con un cronograma y una serie de carreras que determinarán un campeón, desarrollando algo similar a la campaña de un solo jugador, pero apoyándose en la variabilidad de jugar con otros humanos.

Como se puede notar, F1 2019 desborda de contenido y de posibilidades para explorar constantemente, porque -una vez más- Codemasters está reconociendo que han llegado a un nivel de simulación que es difícil de ajustar sin romper algo que está tan bien hecho, aunque ya sería hora de empezar a arriesgar un poco más. Si bien el gameplay es certero y -más o menos- accesible, se nota que han frenado el desarrollo del nivel de simulación para no empezar a excluir gente, aunque entiendan que en cierto modo los terminará perjudicando.

Esto es particularmente notable luego de probar cosas como Project Cars 2 o Assetto Corsa Competizione, que casi dan por hecho que cualquiera que intente jugar a este tipo de simuladores ha hecho el esfuerzo de contar con un volante para poder empezar a dar sus primeros pasos en las carreras, y quizá sea el momento de que Codemasters también se lo plantee.

Lo mismo sucede con el soporte para realidad virtual que Codemasters insiste en no incluir, a pesar de tenerlo implementado en Dirt Rally, que utiliza el mismo motor (aunque su versión 2.0 no lo hay ha incluido aún). Estamos en un momento de la simulación de carreras en donde prácticamente el uso de realidad virtual se ha convertido en algo tan escencial como el uso de un volante, y si bien en el debate se puede mencionar el poco porcentaje de headsets instalados dentro del total de jugadores que compran estos juegos, el número se incrementa día a día, y sigue los mismos pasos que los volantes de altas prestaciones, que hoy en día son casi inevitables.

Otra de las armas que utilizó Codemasters en campaña de marketing fue tratar de convencer a su potencial público que habían mejorado nuevamente el motor gráfico para brindar aun más realismo, y si bien la imagen no ha variado demasiado a simple vista, han vuelto a retocar sus sistemas de simulación atmosférica para brindar una visual un poco más cercana al realismo que la entrega anterior.

Esto no significa que el Evo Engine de repente comienza a mostrar imágenes imposibles de diferenciar de la vida real, pero siguen dando pequeños pasos para tratar de lograrlo. Particularmente en los circuitos nocturnos, o en los momentos del atardecer donde se encuentran las luces de pista encendidas, se empieza a ver un volumen atmosférico alrededor de los emisores de luz que le dan un peso realista al entorno, lo cual no está nada mal

El reflejo de los autos también ha sido retocado para tratar de generar una imágen más fotorealista, y si bien causa un efecto fotográfico al verlos en capturas, es algo que pasa totalmente desapercibido al correr a 300km/h, peor aun cuando lo hacemos desde la cámara del interior de los bólidos, en donde más se hace desear una iluminación que se parezca en algo a la realidad.

En resumidas cuentas, Codemasters lo vuelve a lograr, pero lo logra sin hacer demasiado. Este juego es una completa y compleja herramienta para que los fanáticos del género se acerquen más a otros jugadores y más a las competencias profesionales del mundo electrónico, y tiene todo lo que hace falta para lograrlo, aunque para el casual sea tan solo una repetición de lo que viene ofreciendo el estudio hace años. Una vez más nos quedamos esperando a que la empresa pegue un giro inesperado y cambie el motor gráfico, profundizando también la simulación en el traspaso, y quizá agregando el tan necesario soporte de VR, pero mientras tanto, tenemos un montón de cosas para hacer hasta que llegue el del año que viene.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Codemasters..

F1 2019 - Review
Gameplay90%
Gráficos85%
Música y Sonidos85%
Multiplayer90%
Lo bueno:
  • Repleto de modos para rejugar
  • Incluye toda la categoría de F2
  • Apuntado directamente a los eSports
Lo malo:
  • Se vuelve a repetir la fórmula
  • Las mejoras gráficas son poco interesantes
  • Ausencia de VR
87%Nota Final
Puntaje De Lectores: (3 Votos)
94%