Popularizado por Arnold Schwarzenegger en 1982, Conan el Bárbaro es un personaje cuyos orígenes se remontan a la década de 70, a la mente creativa de Robert Howard y a la tan famosa casa de las ideas que es hoy Marvel Comics. El popular personaje, como es de esperarse, también contó con múltiples adaptaciones a los videojuegos. Siendo tal vez Conan Exiles el juego de más alto perfil ambientado en el mundo de guerra y hechicería de Conan.

Pero si hay algo que no esperábamos era un juego de estrategia ambientado en este universo. Y si bien al comienzo la idea puede parecer algo extraña, lo cierto es que el potencial para un buen RTS está presente dentro de la era de Hiboria. Nuestras expectativas crecieron aún más al enterarnos que los veteranos creadores de juegos de estrategia en Petroglyph Games llevarían adelante el proyecto.

Con el juego ya en nuestras manos, sin embargo, esas expectativas se vieron templadas. Conan Unconquered, al igual que otras ofertas recientes de la gente de Petroglyph, es un juego que expone a flor de piel su presupuesto limitado. Este hecho se hace rápidamente evidente luego de pasar la (francamente alucinante) cinemática de introducción. El menú principal del juego nos recibe con una presentación sencilla, a la que se le continúan unos gráficos mediocres para los tiempos que corren, y unos valores de producción general bastante magros.

Por lo demás, aquellos que no venían siguiendo el lanzamiento de este juego desde cerca, seguramente se sorprenderán al descubrir que Conan Unconquered no es un RTS típico o de “la vieja escuela”, sino que en realidad es el primer “They are Billions”-Clone que ve la luz del día. El gran éxito del estudio español Numantian Games ya está haciendo escuela, y su estilo de juego adictivo, mezcla de Tower Defense y RTS clásico, se ve reproducido casi al detalle en Conan Unconquered.

La naturaleza de “copycat” de Conan Unconquered no es algo malo en sí. El sistema de juego de They Are Billions es singularmente adictivo y puede explotarse aún mucho más en manos de nuevos desarrolladores y en nuevas ambientaciones. Lamentablemente, Conan Unconquered hace muy poco por despegarse de su obvia inspiración. Cada partida del juego se asienta sobre un ciclo de construcción, desarrollo, exploración y defensa, que viene apuntalado por un sistema de hordas periódicas que atacaran nuestras posiciones desde distintos puntos cardinales.

Nuestro objetivo principal en cada escenario de Conan Unconquered será el de sobrevivir a un número predeterminado de hordas, y para lograrlo contaremos con múltiples herramientas. La construcción de la base es un elemento primordial, siendo de capital importancia la locación de murallas defensivas, torres de guardia y contramedidas defensivas. Claro que también deberemos preocuparnos de la recolección de recursos y de entrenar a nuestras tropas. Algo que Conan Unconquered delega en un sistema de nodos de extracción y campos de entrenamientos prácticamente idéntico al presente en They Are Billions.

Si queremos estar preparados para la batalla será necesario explorar, y aquí Conan Unconquered realiza un buen trabajo al poblar sus mapas de lugares de interés, nidos de enemigos (que incluyen escorpiones y arañas gigantes) y tesoros ocultos en la forma de recursos para nuestra base. En esta faceta de exploración brillan las unidades especiales del juego, tales como el propio Conan y otros héroes de las leyendas de Hiboria, capaces de liderar la carga contra numerosas fuerzas opositoras.

Pero la crema y nata del juego viene dada, claramente, por los asedios y las hordas de ataque. Cada un determinado periodo de tiempo, los enemigos lanzaran un ataque masivo contra nuestras posiciones desde diferentes direcciones, y tendremos que poner todos nuestros recursos en la defensa. Estos ataques combinan distintas unidades enemigas, que van desde los meros soldados de a pie, hasta hordas de jinetes, arañas gigantes, bestias voladoras y atrocidades piromaníacas capaces de provocar incendios en nuestras fortificaciones. Cada tipo de enemigo tiene un punto débil, y contar con una defensa variada será de capital importancia a la hora de enfrentar a las hordas rivales. Por ejemplo, las unidades voladoras solo pueden ser alcanzadas por defensas con ataques a distancias, y si no tenemos los números suficientes estaremos indefensos ante esta amenaza.

El ciclo de juego de Conan Unconquered es bueno, y retiene mucho de la adicción propia de este estilo de juego que ya supimos disfrutar en They Are Billions. Conan Unconquered cuenta con una campaña narrativa que relata algunas historias de los orígenes del personaje en la Marvel Comics de los 70, pero esto solo será de relevancia para los más grandes aficionados a este personaje. Otra baza positiva para el juego es la presencia de un modo multijugador cooperativo, algo muy bienvenido para este tipo de experiencias.

Lamentablemente, la mayoría de los problemas para Conan Unconquered llegan de la mano de su aspecto audiovisual. El apartado gráfico es decididamente mediocre, con modelados 3D y texturas lavadas que no solo parecen sacados de la década pasada, sino que a veces dificultan seguir los acontecimientos en pantalla. La naturaleza caótica de los ataques de hordas en este estilo de juegos hace que sea muy importante tener una visual clara y concisa de lo que está pasando, y Conan Unconquered falla en este apartado.

Tal vez, dentro del obvio presupuesto limitado, habría sido mejor apostar a un estilo gráfico más sencillo, similar a lo utilizado por Numantian en They Are Billions, o por la propia Petroglyph en 8-Bit Armies. El apartado sonoro tampoco destaca, pero no es necesariamente malo. Aunque las frases pronunciadas por los distintos personajes se repiten con demasiada frecuencia… si Conan, ya sabemos que es lo mejor en la vida… aplastar a tus enemigos, escuchar los lamentos de las mujeres, etc. etc.

En definitiva, estamos ante un juego competente que copia su estilo de uno de los RTS más originales y divertidos de los últimos años. Es una pena que el presupuesto manejado por Petroglyph para esta entrega no haya sido mayor, ya que el juego sufre claramente por la falta de mayores recursos. Desde aquí no terminamos de comprender porque a Petroglyph no se le encomiendan juegos de mayor perfil, siendo que la última vez que realizaron un producto de características AAA (Grey Goo), realizaron un excelente trabajo.

Este preview fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Focus Home Interactive/Petroglyph Games.

Conan Unconquered – Review
Gameplay80%
Gráficos50%
Musica y Sonidos60%
Multiplayer80%
Lo bueno:
  • Buen uso de la licencia de Conan.
  • Ciclo de juego adictivo, idéntico a They are Billions.
Lo malo:
  • Magros valores de producción.
  • El estilo gráfico escogido no es el adecuado para este tipo de RTS.
65%Nota Final
Puntaje De Lectores: (0 Votos)
0%