Desde que el estudio Milestone hizo su gran migración de franquicias hacia Unreal Engine, comenzó también una metamorfosis fundamental en las experiencias de sus títulos, reconociendo finalmente que, si bien la mayoría son juegos de carreras de motos, la audiencia y las sensaciones a las que apuntan deberían ser muy diferentes.

Como hoy nos encontramos frente a un MotoGP, nunca está demás recordar que el estudio tiene dos franquicias dedicadas a las motocicletas de pistas: RIDE, que es conceptualmente más similar a un Forza Horizon por su variedad de experiencias, y la licenciada de MotoGP, que se enfoca directamente en las competencias oficiales de MotoGP, Moto 2, Moto 3, y en esta ocasión, también de Moto E, limitándose exclusivamente a replicar solo lo que estos torneos pueden ofrecer.

Y si bien el estudio baja cada año un escalón más hacia el sótano de la repetición, esta nueva versión propone un agite estructural que va a tomar por sopresa a más de alguno de los seguidores que no pierden la fe en recibir experiencias cada vez más complejas y realistas. Y para bien o para mal, es exactamente eso lo que van a obtener al iniciar MotoGP19.

Mientras que RIDE 3 y MotoGP18 parecieron ser diferentes vertientes de contenido sostenidas por una misma estructura de gameplay, MotoGP19 advierte desde el principio que este está más cercano a ser un Assetto Corsa que un Forza Motorsport (manteniendo la analogía con los juegos de carrera), lo que significa que no hay lugar a fuertes intervenciones de sistemas de asistencias para brindar más accesibilidad, sino que lo poco que asiste es tan solo un ajuste fino para quienes no están del todo cómodos con la experiencia.

Esta nueva entrega exige al máximo aún en las dificultades más bajas, sobre todo en el balance de la moto y el frenado a tiempo antes de las curvas. Las físicas se sienten precisas y totalmente diferentes a lo que nos tenía acostumbrados la serie, lo cual es muy gratificante para todos los que esperamos simulaciones de alto nivel para nuestras competencias de velocidad.

Eso hace que la curva de aprendizaje sea bastante más extensa, requiriendo de mucha paciencia para no abandonarlo en las repetidas caidas que vamos a sufrir ni bien intentamos dominar la primer pista en la que aceleremos.

Para los más aventureros y experimentados, MotoGP cuenta con cajas de cambio manuales, separación de frenos delanteros y traseros, sistema de inclinación de piloto para alterar el centro de gravedad en los frenados y las curvas, y la posibilidad de deshabilitar control de tracción, control de estabilidad, sistema antibloqueo y un sistema artificial de asistencia de control fuera de pista, lo que resulta en un infierno de simulación certera que muy pocas personas en el mundo podrán controlar, pero da la oportunidad de ajustar la experiencia para cada uno.

Como bien se dijo al principio, que existan todas esas ayudas para activar no significa que MotoGP19 sea un juego accesible, ya que tampoco intervienen demasiado cuando el error es garrafal, manteniendo la exigencia de aprender a frenar en los momentos que corresponde o tomar las curvas de una manera óptima, obligando también a no saltearse las sesiones de práctica, calificación y precalentamiento si se quiere obtener los mejores resultados cuando se agita la bandera a cuadros.

Debido a la licencia oficial de MotoGP, los modelos de motos ofrecidos en esta ocasión están limitados a representar a sus contrapartes de la vida real, y por lo tanto, no hay un sistema de personalización profundo para ajustarlas en potencia y prestaciones. Tan solo contamos con el nivel de ajustes que cualquier juego de carreras licenciado ofrece, para acomodar el comportamiento de cada bólido a las necesidades del corredor.

La mayor variante que hay en este aspecto está en el modo carrera, donde al avanzar en los diferentes torneos podremos ir consiguiendo puntos para invertir en desarrollo de tecnología, de forma similar -aunque bastante más reducida- al apartado incluído en los últimos F1 de Codemasters. La progresión es lenta, sobre todo al considerar que no se va a llegar al podio tan fácilmente en el comienzo, pero sostiene una necesidad de seguir jugando para ampliar las posibilidades técnicas del equipo.

Otro de los apartados interesantes de MotoGP19 (también heredado de otras propuestas que suelen incluirlo) es la modalidad de eventos históricos que nos ubica en espacio y tiempo de alguna situación espectacular y memorable de la historia de esta disciplina, con nombres y modelos reales de las epocas. Contamos con momentos que van desde la era dorada de las competencias de 500cc, hasta la era actual, y llegando hasta la categoría de Moto E, que no cuenta con demasiado trasfondo histórico pero nos lleva a experimentar ciertos desafíos sobre estas máquinas de dos ruedas que generan un sonido agudo y penetrante como ninguna otra.

MotoGP19 cuenta con un apartado audiovisual que corresponde a los tiempos que corren, y si bien no hay demasiadas características destacables -dado que ya estamos en el sexto año de la nueva generación impuesta por los modelos de consolas- la experiencia es realmente brillante. Unreal Engine vuelve a representar modelos y texturas de forma excepcional, acompañados de efectos atmosféricos y de lente de cámara que resultan en un realismo similar a lo que pudimos ver en Monster Energy Supercross – The Official Videogame 2, donde una combinación entre aberración cromática, desenfoque de movimiento por objetos y bloom lograban una estética muy cercana a la visual de una transmisión de televisión, que solo se descompone cuando nos encontramos con alguna textura de baja resolución en algunos momentos particulares.

Por el lado sonoro, no es de sorprender que el estudio tenga muestras de todos los tipos y modelos de motos que hayan cruzado alguna vez el asfalto de este mundo, y una vez más demuestran que están a la altura del status que han logrado conseguir como el equipo especializado en este género.

Es una pena que, a pesar de haber intentado darle una vida util amplia a este título, gracias a los mencionados modos de juego y un modo online correcto y poco audaz, no hay mucho más para hacer en un juego que está estrictamente limitado a representar una categoría al pie de la letra, algo que venimos remarcando desde que pudimos experimentar lo que hacen con la serie RIDE. Esta situación siempre va en detrimento de la construcción, y esta vez no es la excepción. MotoGP19 es un juego con un gameplay sublime, una estética impactante, pero que nos deja sin mucho para hacer una vez que le pegamos una vuelta a un torneo y el resto de las modalidades.

Ahora que son conscientes del cambio revolucionario que han hecho al género, quizá es momento de empezar a plantear que variedades pueden ofrecer en estas propuestas, para no solo terminar cumpliendo con lo que dicta un contrato, sino también recompensar al usuario recurrente que año a año espera una nueva entrega con esperanza de algo más.

Este preview fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Milestone.

MotoGP 19 - Review
Gameplay90%
Gráficos85%
Musica y Sonidos80%
Multiplayer70%
Lo bueno:
  • Completa renovación de gameplay
  • Visuales muy atractivas
  • Todo el realismo de las categorías
Lo malo:
  • Falta de contenido extra
  • El gameplay puede volverse frustrante
81%Nota Final
Puntaje De Lectores: (2 Votos)
83%