Pocas veces en la industria de los videojuegos somos testigos de grandes revelaciones, mucho más aún cuando se trata de estudios prácticamente desconocido como lo es Asobo Studio, un developer francés que previamente había trabajado en adaptaciones de películas de Disney como Ratatouille, Toy Story 3, Up y WALL•E, además de haber colaborado en títulos como The Crew y ReCore, y desarrollar otros ports varios de PS3, X360 y PC.

En el 2017, sin embargo, Asobo, en asociación con Focus Home Interactive, se preparaba para sorprender al mundo con su nuevo y ambicioso proyecto, A Plague Tale: Innocence, un juego de sigilo, puzzles y una dosis justa de acción, protagonizado por Amicia y Hugo de Rune, dos inocentes hermanos que deberán escapar de las garras de la Inquisición en medio del conflicto de la Guerra de los Cien Años, y la Peste Negra que azotó a Europa durante el primer tercio del siglo XIV.

Sumergidos en una época de supersticiones, caza de brujas y hechizos oscuros, la Inquisición busca capturar a Hugo por razones -en principio- desconocidas. Luego de trágicos que suceden a los pocos minutos de juego, Amicia deberá huir con Hugo no sólo para mantenerse con vida, sino también para encontrar una posible cura para el adorable pequeñín, cuya enfermedad llamada Macula, avanza a un ritmo alarmante conforme atravesamos una Francia totalmente devastada por el hambre, la guerra y los voraces roedores.

Pero la relación entre estos hermanos no siempre fue precisamente una de fraternidad. De hecho, Amicia apenas tenía permitido ver a su hermanito, y es muy llamativo cuando nuestra protagonista busca a Hugo al comienzo del juego y esta le dice «Soy Amicia, tu hermana», dejando en claro que apenas se conocían, ya que sus encuentros eran poco frecuentes y un tanto restringidos. Lo mismo sucedía con su madre, Beatriz, a quién apenas podía visitar, y es algo que Amicia también suele lamentar cuando el infante recuerda sus momentos con ella. No obstante, la tragedia, la tristeza y la desesperación, como también algunos momentos de alivio, desahogo y paz, poco a poco unirá a los herederos De Rune, formándose una relación tan sentimental como enternecedora como pocas veces se había visto antes en un videojuego.

A Plague Tale: Innocence no fue hecho para ser sumamente desafiante ni mucho menos resultar frustrante, pero tampoco nos encontraremos con una película interactiva como lo son la mayoría de los títulos de Telltale. Si bien ciertas partes de sigilo y/o ingenio, o inclusive algunas de acción, requieren de habilidad, paciencia y de estar atentos tanto al entorno como también a los soldados de la Inquisición o las ratas, el plan de Asobo era crear una inmersiva experiencia audiovisual sin precedentes (para lo cual es recomendable elegir la opción de jugar sin HUD), complementada por un gameplay sencillo y accesible para cualquier tipo de jugador, y en este sentido han dado en el blanco con este concepto.

Se podría decir que A Plague Tale es, de alguna manera, similar a títulos como Brothers: A Tale of Two Sons o los aclamados títulos 2D del estudio Playdead (Limbo, Inside) aunque, por supuesto, en una perspectiva en tercera persona, con mucho sigilo, y con el agregado de combate mediante una honda (o tirachinas). Está rudimentaria pero letal arma será la única herramienta que tendrá Amicia De Rune para combatir a los roedores y a los fanáticos de la Inquisición, ya sea para derribar a los soldados con un piedrazo a la cabeza, o ahuyentar a los enjambres de roedores con fuego (encendiendo brazas, pajares, antorchas, etc.), o inclusive matarlos con combinaciones de elementos que iremos aprendiendo gracias a Lucas, un aprendiz de alquimista que, además de enseñar a Amicia diferentes trucos, intentará finalizar la cura para Hugo en la que su maestro Laurentius estaba trabajando en conjunto con Beatriz -quien es también una experta en el arte de la alquimia.

Podremos actualizar la honda para preparar más rápido los proyectiles, apuntar más rápido, o inclusive poder arrojar dos seguidos antes de recargar. Además, por medio de las recetas alquímicas de Lucas, podremos lanzar proyectiles con ácido (Devorantis) para que los soldados con casco se lo quiten (de modo que podamos eliminarlos fácilmente luego), aunque la última actualización de la honda también nos permitirá quitárselos de un disparo común. Otras mezclas nos permitirán redirigir -temporalmente- las ratas de un lugar a otro (Odoris), como también apagar el fuego de cualquier fuente (Exstinguis), algo que puede servirnos para encerrar luego las ratas en un área determinada, o apagar una antorcha estática -o aquellas llevadas por un soldado- para que las ratas hagan su trabajo.

Otras mejoras para Amicia incluyen la posibilidad de reforzar sus botas para hacer menos ruido, ampliar sus bolsillos para llevar más municiones y elementos para crearlas, o cargar más de los ingredientes para las actualizaciones, las cuales requieren de herramientas (representadas como un ítem más) y deben realizarse en un taller -algo de los que podremos prescindir con la actualización indicada.

Cabe mencionar que algunas mezclas como Somnum que duerme a los soldados, o Luminosa, que elimina instantáneamente a un enjambre de ratas, tiene un costo más alto de materiales que otras mezclas más comunes, y de hecho requiere de componentes que nos pueden servir para las mejoras de Amicia y si honda. Si bien hay situaciones con varios guardias o decenas que ratas que pueden resolverse con sigilo o acción, a veces hay que evaluar cuánto estamos sacrificando por ahorrarnos unos minutos de tiempo.

La porción de sigilo está más atada a la distracción de guardias, ya sea arrojando piedras a objetos metálicos o tirando valijas al piso para que investiguen la fuente del sonido, y poder pasar sin ser detectados. Ciertas situaciones requieren que Hugo pase por debajo de recovecos para que nos pueda abrir alguna puerta o ventana, o inclusive alcanzarnos alguna rama, mientras a que otros aliados los podremos enviar a activar mecanismos a modo de puzzle, como también otras funciones específicas tales como abrir tesoros en el caso de Melie la ladrona, o derribar y quebrarles el cuello a guardias armados cuando se trata del fornido herrero, Rodrick.

A través de sus diecisiete capítulos, algunos de ellos a modo de entreacto, A Plague Tale nos durará aproximadamente unas diez horas de juego, y quizás más si pretendemos recoger todos los ítems coleccionables divididos en tres ramas. Tenemos el Herbario de Hugo que, al encontrar una de las flores, el pequeñín le pondrá la flor en el pelo a Amicia como si fuera un broche decorativo. Las otras dos secciones corresponden a regalos y curiosidades que añadirán información complementaria sobre la época, la Inquisición y otros temas varios.

Encontrarlos no será fácil, ya que siempre nos tendremos que desviar del objetivo principal, lo cual a veces implica ponernos en peligro. Si bien a veces hay varias formas o caminos hacia un objetivo único, el juego nos hacer saber que, siempre que haya algún rincón o área sin explorar, seremos recompensados por examinarlos, ya sea son materiales poco comunes o algunos de los coleccionables mencionados. Se podría decir que este es el único valor de rejugabililidad que tiene el juego, pero es uno que en muchas situaciones supone un riesgo adicional, como si se tratara es una ligera quest secundaria.

Como podrán ver en los videos de gameplay y los screenshots de este review (ambos en 4K con detalles al máximo), como también en las otras 400 imágenes encontradas en nuestra galería de Epic Shots (capturadas en su gran mayoría con Nvidia ANSEL), podrán observar que A Plague Tale: Innocente es, en pocas palabras, arte en movimiento en su máxima expresión. Desde bosques frondosos, cuevas frías y campos de batalla llenos de cadáveres, hasta aldeas abandonadas, iglesias suntuosas y castillos en ruinas, cada rincón de esta Francia de principios del siglo XIV está cuidado con un nivel de detalle que, en pocas palabras, es difícil de creer, más aún viniendo de un developer que hace su estreno en el mundo del gaming AAA.

No solo cada escena parece tan real como un cuadro recién pintado, sino que cada animación y efecto (como los de fuego y agua, entre otros) están a la altura -e inclusive superan- a los de los grandes developers actuales. Quizás para algunos todo esto sería menos impresionante si Asobo hubiera licenciado un motor gráfico como Unreal Engine 4 o CRYENGINE, pero no. El engine utilizado en A Plague Tale es propietario. Si, propietario. Además, el equipo creativo de Asobo ha visitado aldeas de Francia cuyos diseños, calles y estructuras encuentran sus raíces en la era medieval, y han tomado referencias de famosos pintores para reflejar una iluminación realista en el juego, y esto último se manifiesta con creces.

Como era de esperarse, un espectáculo de esta magnitud tiene su costo. Si bien la descomunal RTX 2080 Ti puede mantener los 60 FPS en 4K con el preset gráfico más alto (como podrán ver en nuestros dos videos), con la GTX 1080 Ti, A Plague: Tale oscila entre 40-50 FPS en muchas de las zonas más exigentes, tal como suele suceder con otros títulos demandantes como Assassin’s Creed Odyssey y Hellblade. Para 1080p, una GTX 1060, 1660 o RX 580, será suficientes para alcanzar los 50-60 FPS con el preset Ultra. Recuerden que estamos hablando de un engine propietario, de modo que no se podría pedir más teniendo en cuenta lo admirable que es A Plague Tale de punta a punta.

Para complementar la excepcional porción gráfica, Asobo no tuvo mejor idea que encargar a Olivier Deriviere, reconocido por sensacionales bandas sonoras como las de Obscure (2003), Alone in the Dark (2008), Remember Me, Get Even y los recientes Vampyr y 11-11 Memories Retold, entre otros, para componer la de A Plague Tale. El resultado, como era de esperarse, es sencillamente sublime. Entre cellos y violines (saturados o no dependiendo de las situaciones más tensionantes) y las sutiles cuerdas de guitarra clásica para los momentos más sensibles y conmovedores (como el de la track Father), estamos ante una verdadera obra maestra de este compositor francés cuyas raíces musicales se ven definitivamente plasmadas en A Plague Tale.

Es realmente sorprendente cómo cada situación y cada sonido se combina a la perfección para alertarnos si hemos sido detectados o no por los enemigos de turno, que son básicamente las ratas y los soldados de la Inquisición en su gran mayoría. Todo está logrado con un nivel de inmersión y dramatismo que se intensifica a medida que la dificultad para pasar desapercibidos se incrementa y que, gracias a claridad de los sonidos, más de una vez entraremos en pánico al darnos cuenta que ya no tenemos escapatoria.

Asimismo, la actuación de voces de todo el elenco de personajes es impecable. Tanto la voz de la joven y aguerrida Amicia con sus quince años o el pequeño Hugo de tan cinco, crean una dicotomía muy marcada entre la crueldad de los principales representantes de la Inquisición y la morbosidad de las ratas, contrastado con la inocencia y la ternura de los diálogos llenos de afecto -o temor- de los hermanos De Rune. Nuestros aliados, ya sea el amable y cándido Lucas, el aprendiz de alquimista, Melie, la determinada ladrona, o Rodrick, el testarudo herrero, también aportan lo suyo con diferentes tonos de voces y personalidades muy marcadas. Vitalis, el Gran Maestro de la Inquisición, y su principal lacayo, Lord Nicholas, son los dos principales antagonistas que infunden terror con su sola presencia, algo que se intensifica aún más con sus temibles voces.

Sin mucho más para agregar, A Plague Tale: Innocence es, sin lugar a dudas, una de las más gratas sorpresas de este 2019, y no porque proviene de un estudio indie que ha logrado imponerse sobre muchos developers AAA en cuanto a materia audiovisual, sino porque es un juego perfecto de principio a fin en lo que se propone.

Quizás no sea un juego sumamente difícil o con un buen nivel de rejugabilidad, pero no por eso deja de ser excelente en cuanto a su trama y el buen ritmo con esta se desarrolla, complementándose con una jugabilidad simple y entretenida que permitirá a cualquier tipo de gamer disfrutar de esta joya de Asobo Studio.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Focus Home Interactive/Asobo Studio.

A Plague Tale: Innocence - Review
Historia90%
Gameplay90%
Gráficos100%
Música y Sonidos100%
Lo bueno:
  • Una conmovedora historia que nos atrapará de pricipio a fin.
  • Apartado artístico insuperable.
  • Sensacional banda sonora y trabajo de voces.
Lo malo:
  • Absolutamente nada.
95%Nota Final
Puntaje De Lectores: (7 Votos)
87%