Dragon Ball Heroes es un juego del cual escucharás mucho en Japón, pero rara vez en occidente. Es un juego arcade muy popular en el país del sol naciente, que ha estado en las salas por más de 10 años. Pareciera que querían mantener alejado a la saga de Heroes del resto del mundo. El juego Dragon Ball Heroes Ultimate Mission de 3ds nunca fue traducido, al igual que su versión arcade, y hasta el nuevo anime no ha sido doblado a otro idioma. Es una lástima para los fans de la franquicia de Dragon Ball, porque esta misma se centra en los “que sucedería si…” o “que hubiese pasado…”, como, por ejemplo, ¿quién ganaría en una batalla entre Goku SSJ4 y Goku SS Blue?; y regalándole transformaciones o fusiones a personajes que nunca tuvieron en la saga principal.

Por suerte eso cambio, en abril de este año se estrenó, de la mano de Bandai Namco, Super Dragon Ball Heroes: World Mission, dándole a los jugadores el sabor de disfrutar la experiencia del juego arcade en la comodidad de su PC.

Cada vez que se crea una nueva historia con los personajes del mundo de Dragon Ball, la historia cambia un poco. Esta vez se basa en Beat, un niño común que le encanta Dragon Ball y jugar con sus cartas al Dragon Ball Heroes, el mismo juego que jugamos en la realidad. Luego de su primer combate, varias extrañas anomalías suceden, lo que hace que personajes del universo de Dragon Ball aparezcan en el mundo real para crear caos. El gran saiyaman 3, tras verlo pelear tanto en el juego como contra Cooler, lo recluta en un equipo que investiga porque esas anomalías están apareciendo y trata de detenerlas para preservar su mundo. Si bien es una historia tonta y algo exagerada, captura la esencia divertida de Dragon Ball Heroes.

Hay muchas cosas locas que uno nunca esperaría en la saga principal, como un Vegeta SSJ3, una fusión entre Gohan y Mr. Satan, y hasta Gotenks adulto. Si bien no es una historia merecedora de un 10, su fan service la hace entretenida, y logra que cualquier fan de la serie se vea reflejado en el personaje principal, pero contrapuesto está el hecho de que no es un juego para alguien que es nuevo en el mundo de Dragon Ball, ya que pierde gran parte del encanto desconocer sus personajes, limitaciones, interacciones y demás. Poco te explica sucesos de la historia principal y presupone que solo grandes fans de ésta lo jugaran.

Al hablar del gameplay, así como su contraparte arcade de Japon, este es un juego de batalla de cartas, así que en vez de tener control directo sobre los personajes como en otras entregas de juegos de Dragon Ball, tienes un sistema estratégico de cartas donde envías a un grupo de hasta 7 luchadores para enfrentarse contra el enemigo. Es importante remarcar que el sistema de pelea es copiado y pegado de la versión arcade, y no es una modificada como el Coliseo Pierrot en Xenoverse. Varias interacciones que se tienen al lanzar super ataques requieren tocar el panel o mover las cartas de un lugar a otro, cosa que no se puede hacer en la realidad, por lo que nos limitamos a tocar las flechas en las direcciones que la pantalla muestra. Es la experiencia real del juego de arcade que nunca se vio en este lado del mundo. Como se dijo antes, es un juego repleto de fanservice, hay más de 300 personajes y más de 1100 cartas para coleccionar, teniendo en cuenta Dragon Ball, Dragon Ball Z, GT, Super, películas y hasta Xenoverse. Este atractivo te deja crear combinaciones monstruosas o divertidas, como un Goku Ultra Instinto junto a Brolly SSJ4 y Gogeta Xeno vs Yamcha, 5 Saibaiman y un Mr Satan.

Saliendo de esa esquina, hablemos bien de cómo se juega. No solo está el modo Historia, también existe el modo Arcade y las batallas en línea. El modo historia se enfoca en la campaña donde tratas de reparar las anomalías; en el modo arcade puedes ir a diferentes arcos basados en partes de la serie, películas o escenarios nunca vistos (como una vida empresarial de los personajes); y obviamente, las batallas en línea es donde puedes enfrentarte contra amigos o desconocidos a través de internet. Otro modo interesante es el de las misiones, donde uno puede crear misiones propias o jugar misiones creadas por otras personas. El objetivo principal, como todo juego de cartas, es conseguirlas para poder hacer un equipo más fuerte y derrotar a enemigos cada vez más poderosos, pero también puedes crearlas con objetos, pegatinas y fondos que consigues tras cada batalla.

Las cartas se consiguen en la tienda Gacha, donde debes canjear cupones por cartas aleatorias. El lado negativo es que nunca sabes que te puede tocar, pero en el lado positivo, los cupones se consiguen fácilmente ganando batallas. Cada vez que toque una carta repetida, se canjea por trozos de cupones que luego se pueden intercambiar por cupones enteros. Un aplauso para Bandai, quien decidió no poner ninguna micro transacción para conseguir cartas, por lo que la única forma de conseguirlas es jugando mucho y teniendo algo de suerte.

Hay una increíble y extensa variedad de personajes, efectos, fondos, poderes y ataques para crear la carta que a uno más le guste, por lo que si tu personaje favorito no es muy fuerte o los efectos secundarios no cuadran bien en la composición de tu equipo, puedes dirigirte a la sección de Creación y dejar salir el diseñador que hay en vos. Puedes pasar horas en este lugar, viendo las maravillosas combinaciones que puedes meter en una carta.

Yendo a las batallas, consisten en 5 rondas, donde tus personajes se enfrentan a los personajes del enemigo en un campo de batalla dividido en dos áreas: una azul para soporte y una naranja para ataque. Como progresa la batalla es bastante simple una vez que se entiende, tu equipo tiene una barra de vida, y cada carta tiene una barra de energía con cuatro celdas. Cuando cualquiera de los dos ataca, se hace daño a ambas barras del equipo enemigo. Si la barra de vida llega a 0, ese equipo pierde, sin embargo, si la barra de energía de un personaje llega a 0, ese personaje queda aturdido, lo que impedirá que ataque o se defienda, y necesitará pasar un turno en el área de soporte para recuperar así parte de su energía. Lo importante es saber que cartas usar para atacar en cada turno, sin quedar expuesto con cartas con poca energía, así el enemigo no puede aturdirlas.

Además, mientras más energía total gastes en atacar, mayor va a ser la velocidad del equipo y tendrás más posibilidades de ser el primero en entrar a la ofensiva. Por último, en cada ataque ambos jugadores tienen que competir en un micro-juego que consiste en cargar una barra lo máximo posible, si vences y eres atacante, determinará cuánto daño haces, mientras que si te estas defendiendo, determinará cuando daño recibes.

Es un verdadero desperdicio el hecho de que gráficamente esté tan atrasado. Teniendo de testigos motores gráficos que han brindado un realismo 3d a la saga de Toriyama, hasta los dibujos de Arc System Works para el Dragon Ball FighterZ, sinceramente parece un downgrade de 10 años. Casi no se notan expresiones faciales, y los modelos resultan muy poligonales para los estándares de hoy en día. La parte de los poderes y ataques tipo proyectiles logran su cometido de espectáculo, pero deja en evidencia que la parte de modelado podría esta varias veces mejor. Si bien esto no refiere 100% al juego, el arte de las cartas es fabuloso, dan aún más ganas de coleccionarlas a todas.

La música, por lo contrario, resulta muy llevadera, acompañando los momentos de charla, de pelea y de “stand-by” con melodías armónicas o cargadas de energía, al mejor estilo shonen. A su vez, hay un DLC que cuenta con canciones de todas las entregas del anime, así que si uno quiere pelear escuchando Chala-head chala, podrá hacerlo.

La experiencia versus local, así como la online están muy bien. Mucha gente, tal vez por la carencia de un título similar en occidente, está jugándolo, por lo que encontrar rivales no es difícil, y la conexión es relativamente estable.

Super Dragon Ball Heroes: World Mission es un juego entretenido, adictivo y con un sistema de batalla rápido y eficaz. La estética nipona se hace presente en los primeros minutos, cuando poderes se cargan con mucho color, letras gigantes aparecen en pantalla y se alcanza a números como “1000%”. El hecho de que tenga tantas cartas, tantos modos de juego y millones de combinaciones en el modo creativo hacen de este título un éxito, en el que las horas pasarán como segundos. Tal vez lo mejor sería llevar la PC a la habitación del tiempo y quedarse ahí 1 hora.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Bandai Namco.

Super Dragon Ball Heroes: World Mission - Review
Historia65%
Gameplay85%
Gráficos60%
Música y Sonidos75%
Multiplayer80%
Lo bueno:
  • Cantidad de cartas extensa
  • El Modo creativo
  • Estilo de juego adictivo
Lo malo:
  • Gráficos obsoletos
  • Historia bastante básica
80%Nota Final
Puntaje De Lectores: (0 Votos)
0%