One Piece es uno de los mangas más largos y con mayor recaudación de todos los tiempos. Con más de 850 episodios en su versión de anime, la franquicia se puede encontrar en cada rincón de Japón, y su fama se ha hecho tan grande que es el tercer favorito a nivel mundial. Su mundo tan vasto, con personajes tan distintivos y una historia atrapante, hacen de ésta una obra épica. Y debido a su éxito, no es sorpresa que haya hecho muchas apariciones en el universo de los videojuegos.

Luego de una recepción mediocre, por parte de los fans y críticos, en su entrega Burning Blood, Bandai Namco se lanza con un enfoque diferente para One Piece World Seeker, una aventura con ciertos rasgos de RPG y un pseudo open world, donde el jugador encarna a Monkey D. Luffy, el joven pirata que comió una fruta del diablo y ahora posee la habilidad de estirar su cuerpo. Está posicionado temporalmente dentro de los sucesos del arco argumental de Totto Land, la historia es original, supervisada por el gran Eichiro Oda, mangaka de One Piece.

La acción tiene lugar en Jail Island, donde Luffy no solo tiene que encontrar y salvar a sus nakamas (compañeros y amigos de la tripulación), sino que deberá ayudar a sus habitantes a resolver conflictos para evitar que se desate otra guerra por el control de la isla y sus recursos. Además de contar con todos los Mugiwaras, World Seeker posee varias caras conocidas del universo de One Piece, incluyendo a los marinos Kizaru, Akainu, Kuma, Tashigi y Smoker, Sabo – del ejército revolucionario y hermano de Luffy -, Rob Lucci del CP0, Kuzan, y los hermanos Vinsmoke del Germa 66. Sumados a estos, hay dos personajes diseñados por el mismísimo Oda, Jenna e Isaac, pero si bien él estuvo supervisando el juego, varios de sus elementos chocan con la historia principal de One Piece, desde tonterías como los trajes atemporales de los mugiwaras, hasta el ansiado reencuentro entre Akainu y Luffy, que el juego deja pasar como si nada.

Sin contar esos inconvenientes, la historia es entretenida y divertida, pareciendo un buen relleno del anime. Si bien algunos momentos se hacen algo densos, como las varias misiones a lo largo de la isla que se deben cumplir para proseguir con la trama, tiene varios momentos buenos, y las conversaciones entre Luffy y sus camaradas son muy reminiscentes al anime. Su desarrollo comienza con Luffy capturado en una prisión flotante, siendo llevado frente a Isaac, el principal antagonista de la historia.

El resto de los mugiwaras lo ayuda a escapar y tras una breve pelea frente al marine encargado de Jail Island, Luffy se lanza al vacío para caer en el agua. Por suerte para él, es salvado por Jenna, su principal aliada, quien lo interioriza en las problemáticas de la isla, y en cómo ésta está dividida en dos facciones, los Pro Navy y los Anti Navy. A través de varias misiones se develan diferentes misterios, como la importancia de la isla, las piedras Dyna y la participación de diferentes grupos aliados y antagónicos del manga.

Éste es el primer título en el que One Piece cuenta con un open world. A diferencia de las historias y jugabilidad lineal, un mundo abierto le da la posibilidad tanto a los desarrolladores, como a los jugadores, de explorar más allá de las peleas y de completar las misiones de distintas formas, adaptándolas a su estilo de juego, ya sea golpeando a todo lo que se te cruce, como usando el sigilo como arma primordial. Hay un árbol de habilidades que permite a Luffy aprender nuevas habilidades, mejorar su vida, su ataque, o aumentar la movilidad dentro de la isla. World Seeker contiene varios de los ataques característicos de Luffy, y los implementa de una forma maravillosa.

Se puede intercambiar entre el Haki de Observación y el Haki de Armadura, cada uno con un moveset y estilo distinto. El Haki de Observación usa ataques más rápidos, de un solo objetivo y un poco más débiles, así como una forma de esquivar, mientras que el de Armadura afecta a un rango más grande de enemigos con mayor poder, pero a costa de velocidad y un bloqueo. Además de la barra de vida, Luffy tiene una barra de tensión, la cual se utiliza para descargar ataques más potentes, como el Red Hawk, Elephan Gatling, o el imponente Haki del Rey. Por último, se puede equipar ciertos accesorios que le darán a Luffy una mejora de ataque o defensa.

Tal vez lo que mayor satisfacción da en su gameplay, es la habilidad de Luffy de extender su brazo hasta salientes, árboles o edificios, y propulsarlo con un Gomu Gomu Rocket, lo que hace la exploración de la isla divertida, aunque monótona. La mecánica no es original, ya que se ha visto implementada en la saga Batman Akham con muchos mejores resultados. Muchas veces Luffy choca contra estructuras que podría pasarles por arriba, y la reactivación del Gomu Gomu Rocket es tan lenta que termina cayendo al suelo (o peor aún, al agua).

Por el contrario, el sistema de combate es tedioso, repetitivo y hasta fácil (una vez que se mejoran ciertos skills), y esto no solo es con los encuentros casuales, sino también con los jefes. Haber aumentado su dificultad, o incorporado mecánicas únicas con los diferentes jefes recurrentes, hubiese ayudado a que el interés sea más consistente. Las misiones secundarias son un desperdicio de tiempo, a excepción de las que aumentan el Karma (sistema de afinidad con ciertos grupos o personas) para así desbloquear cutscenes divertidos.

En el apartado gráfico, One Piece World Seeker usa un diseño de personaje de cell-shading en un ambiente típico en 3D, lo que no convergen del todo, pero si hace resaltar al protagonista y añadirle importancia a los NPC. En cuanto a las locaciones, lejos están de asemejarse a la extravaganza y originalidad de lugares como Dressrosa, Totto Land o Gioyin Island, siendo estas muy chatas y poco atractivas para explorar. Los enemigos (y casi todos los NPC genéricos) son otra arista que sufrió en el departamento creativo, usando modelos repetidos y cambiando levemente algunas cualidades para hacerlos parecer distintos. Sin embargo las animaciones de ataques y movimientos están muy bien logrados.

La música es leal al anime en estilo, pero no posee las melodías que todo fan recuerda y atesora en sus tímpanos. Las tonadas épicas y sus tambores ayudan a ambientar al jugador en el universo de One Piece, aunque su ambiente visual no.

Hay mucho para disfrutar en One Piece World Seeker, especialmente para los fans de la serie (o se podría decir exclusivamente). Pero posee las mismas fallas que la gran mayoría de sus predecesores en el género. Desaprovechando el inmenso catálogo de personajes y lugares del universo de One Piece, sin contar la decepción de no poder navegar a otras islas, World Seeker se estanca en ser uno más del montón de los juegos de acción aventura. Aquellos que sobrelleven su monotonía podrán disfrutarlo.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Bandai Namco.

One Piece: World Seeker - Review
Historia75%
Gameplay50%
Gráficos70%
Música y Sonidos65%
Lo bueno:
  • Actores de voces originales del anime
  • Visualmente atractivo
  • Historia nueva y fresca
Lo malo:
  • El gameplay es simple y se vuelve monótono muy rápidamente
  • Sólo se puede utilizar a Luffy y la isla es relativamente pequeña
  • Poca rejugabilidad
60%Nota Final
Puntaje De Lectores: (6 Votos)
60%