Durante la GDC 2019, Nvidia anunció que implementará soporte para ray tracing en tiempo real en algunas de las placas de video GeForce la Serie 10, que van desde la GTX 1060 hasta la GTX 1080 Ti. La arquitectura Volta, utilizada en la Titan V, y las recientes GeForce 1660 y 1660 Ti, también podrán usar ray tracing a partir de abril con un nuevo driver que activará la API DXR en estas tarjetas.

Por supuesto, los usuarios de dichas tarjetas podrán utilizar las bondades del ray tracing pero, con efectos básicos de dicha tecnología, tanto en bajas resoluciones como con una calidad de rayos inferior, ya que no cuentan con los RT Cores dedicados de la arquitectura Turing. Lógicamente, Nvidia recomienda a los poseedores de placas de video con arquitectura Pascal o Volta que utilicen los efectos básicos de ray tracing en tiempo real con una baja cantidad de rayos.

Por qué Nvidia decidió esto es desconcertante, pero quizás lo haga para que los usuarios de tarjetas GeForce puedan probar los beneficios del ray tracing, como si se trata una demo básica para alentarlos a adquirir alguna de las placas con RTX. Mientras que una RTX 2080 Ti puede producir 10 gigarays por segundo, la GTX 1080 ti tan solo puede producir 1.1.