Con la incorporación de la marca Elgato a la familia Corsair, finalmente pudimos acceder al mundo de streaming semi-profesional y todos los periféricos que la empresa tiene a disponibilidad de quienes pretendan llevar sus transmisiones a un nuevo nivel. Cuando analizamos la espectacular Stream Deck fuimos testigos directos de su filosofía, y hoy nos toca experimentar otra de las tantas soluciones que ofrece la marca para que los próximos Ninja, chocoTaco, Dr. Disrespect o shroud del mundo puedan ofrecer material de calidad a su cada vez más creciente público.

Elgato Green Screen, como su nombre lo indica, es una pantalla verde transportable que propone efectividad de chroma inmediata, de forma práctica y altísima durabilidad, lista para ser filtrada tanto por cualquier software de transmisión como de edición de video en post producción.

Ni bien nos llegó la enorme caja de la Green Screen, nos sorprendimos mucho por su tamaño, pero también por su gran packaging. El producto está resguardado por una caja cubierta en los bordes a su vez, por cartones de alta densidad y varios precintos.

Una vez abierta la caja, nos encontramos con la gran capsula metálica cubierta por cuatro tergopoles que aseguran que el producto no recibe ningún tipo de daño.

Dimensiones pantalla: L x A (extendido) – 148 x 180 cm / 58.27 x 70.87 pulgadas
Dimensiones: L x A x A (colapsado) – 148 x 10,5 cm x 11,5 cm / 64.76 x 4.13 x 4.53 pulgadas
Peso: 9.3 kg / 20.5 libras
Material: 100 % poliéster (Dacron, de DuPont)

El diseño es extremadamente inteligente: se trata de un quasi cilindro metálico que, mediante la apertura de una tapa estilo media caña, permite extender rápidamente la tela de poliéster verde de un solo tirón, utilizando mecanismos de tijera para el esqueleto que sostiene la parte superior por sobre la base, alcanzando una altura total de 1,80 metros. Literalmente se tarda segundos en tener una pantalla verde de fondo para cualquier tipo de transmisión, y gracias a la altísima calidad de la tela que presenta, no se requiere de iluminación profesional para poder filtrar sin demasiados retoques de software, y gracias a su capacidad de evitar las arrugas, es aún más fácil de explotar en las transmisiones.

En nuestras pruebas solo bastó con la iluminación natural de una habitación (un par de lámparas LED de techo) para obtener un color parejo y libre de sombras o brillos difíciles de esquivar. Definitivamente se trata de material de rango profesional, algo a lo que nos tiene acostumbrados Elgato, que no suele desarrollar productos a medias tintas para bajar costos innecesariamente.

El encapsulado metálico es una de las partes clave de este concepto, en pos de una portabilidad sin probabilidades de daños irreparables. Todo el paquete enrollado no resulta en más de 10 cm de diámetro, aunque su largor de 1,65 metros, y su peso de casi 10 kgs., complican un poco la portabilidad a sangre. En realidad, la mejor experiencia la brinda al ser parte de un estudio de streaming pre-armado, como una habitación, o literalmente un ambiente en donde se haga exclusivamente transmisiones. Su corta extensión relativa permite alojarlo en un rincón y olvidarse de su presencia cuando no se lo esté utilizando, lo cual es un gran aliciente a la hora de pensar en incorporarlo.

Dependiendo de nuestras necesidades a la hora de grabar video o streamear y, gracias a los materiales de excelente calidad y su diseño de soportes, que se despliegan con suma suavidad, la Green Screen se puede ajustar en -al menos- tres diferentes alturas, de modo que no necesariamente hay que estirarla por completo (como se ve en las fotos) para utilizarla. No obstante, los niveles de fijación tienen un mínimo sobre todo para la extensión inicial aunque, a decir verdad, esta no tiene mucho sentido dado que la superficie de la pantalla no cubre la altura del usuario cuando este está sentado.

Quizá lo más reprochable de esta idea está en su precio, que alcanza casi los 10,000 pesos en Argentina, pero como siempre solemos aclarar, hay razones de peso para que su costo sea elevado. Como lo dijimos, Elgato no suele hacer productos de poca calidad, y este caso no es la excepción. Todo en la construcción del Green Screen está reforzado para que dure hasta que se nos acaben las ganas de hacer transmisiones. La practicidad es otra de las grandes ventajas que, debido a las mecánicas que incorpora para agilizar el trabajo de armarlo, claramente eleva su costo por todo lo que hace falta para implementarlas.

Un kit de pantalla de chroma tradicional, con su tradicional soporte y con todo el tiempo de armado que lleva cada vez que lo queremos utilizar (sin contar los niveles más altos de calidad que existen) cuesta alrededor de la mitad de su precio, pero realmente no es un sistema práctico para quien trabaje desde su casa, en un espacio reducido, y con los tiempos contados entre el trabajo y las tareas hogareñas.

Puede considerarse un artículo de lujo, o una gran solución, pero como siempre, todo depende del presupuesto de cada uno y de qué tan en serio se vaya a dedicar a esta práctica que cada vez tiene mayores audiencias y donde hay cada vez mayor competitividad. Y siendo sinceros, el poco espacio que ocupa, lo rápido que se arma, y lo poco que requiere de ambientación y ajustes de software, realmente no tiene precio.

Este review fue realizado con un sample proporcionado por Corsair.

Elgato Green Screen - Review
Diseño100%
Construcción100%
Prestaciones100%
Precio70%
Lo bueno:
  • Experiencia chroma inmediata
  • Ocupa muy poco espacio y se puede transportar
  • No requiere de ajustes ni ambientación excepcionales
Lo malo:
  • El precio es algo elevado
95%Nota Final
Puntaje De Lectores: (2 Votos)
74%