El mundo del gaming de PC fue sacudido por la llegada de la versión de Catherine para Steam, acompañado de lo que ello significa o conlleva. Atlus abre sus puertas a la posibilidad de crear ports de juegos previamente exclusivos para Playstation o Xbox, tales como su aclamada saga Shin Megami Tensei; y hasta exclusivos de Nintendo como Trauma Center, entre otros. Catherine es un juego de lógica y aventura lanzado en el 2011 para Playstation 3 y Xbox 360 de la mano de Atlus (como previamente se dijo), y el 10 de enero de 2019 fue lanzado para PC con el nombre Catherine: Classic, contando con algunas mejoras como el soporte para resolución 4K, anteponiéndose y expandiendo su “fan-base” para cuando llegue su secuela ya anunciada “Catherine Full Body”.

En los últimos años se le está prestando mucha atención a aquellos juegos que rompen esquemas y se salen de las premisas tan trilladas que dan vueltas en el ámbito desde décadas atrás. Una de las relucientes gemas 8 años atrás fue Catherine, un título inusual de los mismos creadores que la serie Persona. El tema es que no solo fue innovador y poco convencional en su historia, sino también en su gameplay. Explora temas profundos y maduros para el común de los vidojuegos- o como la sociedad los encasilla- y lo complementa con mecánicas de Simulador de Citas y Puzzles para lograr algo único.

El personaje principal es un hombre en los 30 y algo llamado Vincent. Éste trabaja en el área de soporte técnico en una gran compañía y vive en un departamento pequeño y tiene un par de amigos con los que se junta regularmente a tomar unas cervezas. No menos importante, Vincent también tiene una novia llamada Katherine (no es un error, es con K), con quien ha estado por más de siete años. Katherine es una novia que lo regaña seguido, pero está muy enamorada, y constantemente presiona a Vincent para formalizar su relación, casarse y empezar una familia. Sin embargo, esto repele más a Vincent, quien le tiene miedo al compromiso, y sus dudas se incrementan con la llegada inesperada de una misteriosa chica en su vida cuando se encuentra solo en su bar favorito. Esta nueva joven es Catherine (con C), y si bien Katherine es linda bajo ciertos estándares, Catherine es un 10/10 en belleza femenina. Tras toparse con ella con un par de tragos encima, Vincent despierta la mañana siguiente con ella a su lado, y así su vida comienza a decaer mientras trata de hacerse responsable de engañar a su actual pareja. No solo son los malos momentos durante el día lo que atormenta a Vincent, sino también las pesadillas que lo asustan todas las noches, y esto es el núcleo de la jugabilidad de “Catherine”.

La historia y los personajes son geniales, pero donde realmente reluce es en su magnífico gameplay, tomando lugar en el bar favorito de Vincent y en sus pesadillas desagradables. En el bar, Vincent puede tomar alcohol, charlar con sus amigos, ver sus mensajes de texto, y hasta jugar un minijuego arcade diseñado a que mejores tus habilidades en el sistema de puzles del “Catherine”, pero a diferencia de las pesadillas, “Rapunzel” no es por tiempo, sino por cantidad de movimientos. Aunque lo que más importa en estas secuencias es investigar lo máximo posible sobre lo que está sucediendo y cuál es la conexión entre las pesadillas, las muertes inexplicables reportadas en los noticieros y la estrepitosa introducción de Catherine en la vida de Vincent. Conversando, respondiendo mensajes de texto y contestando las preguntas al final de cada nivel abre decisiones que se reflejan en un sistema métrico de “moralidad” que afecta la trama general, lo que también le da un valor agregado a la rejugabilidad.

Vincent no puede evitar que cuando cierra los ojos y duerme, se ve atrapado en pesadillas recurrentes (y en el principal momento para darle el género de “Puzzle” a “Catherine”) rodeado de muchas personas con apariencia de corderos. El objetivo para sobrevivir la noche es mover o empujar bloques y escalar hasta el final del nivel, culminando con un Jefe al final de cada noche. La premisa es sencilla, sí, pero el desarrollo no tanto. Conforme se avanza en la historia, los niveles se van complejizando de tal manera que se añaden diferentes tipos de obstáculos. La más clara es la aparición de otros NPCs que interrumpirán el progreso de Vincent empujándolo o simplemente ocupando bloques necesarios para escalar. Otro obstáculo es el cambio de los tipos de bloques, así como existen los comunes, están los bloques pesados (que tardan más tiempo en moverse), los fijos (que no pueden ser movidos), los bloques trampas (los cuales activan unos pinchos si se permanece más de un instante sobre el), entre otros. Estas secuencias pueden ser increíblemente difíciles, requiriendo mucho pensamiento, pronostico y velocidad, así como muchos intentos, por eso Catherine no es para la gente que solo busca un “Date Simulator” o los tan denominados “Casuals”, hasta en la mínima dificultad, las cosas se pueden volver muy complicadas muy rápido, capaz de frustrar a varios.

Los gráficos podrían ser mejores, y la optimización de PC no es lo que uno se esperaría. El soporte 4K se agradece, pero la mejora de algunas texturas o arreglo de pequeños frame-drops hubiese sido también agradable. Pero, como Catherine es también casi una película interactiva, las situaciones durante el día, los personajes, y los cortes de escena animado y dibujo al estilo Anime están tan bien logrados, que uno puede dejar pasar algunos errores en pos de disfrutar de lo que este juego tiene para ofrecer. La música original es remarcable, dándole mucha importancia a los efectos de sonidos y poniéndole voz a todos los diálogos. De a poco se oye la caída de los bloques viejos conforme escala, y puede que las canciones en los niveles de pesadilla tomen gran importancia en generar ansias y desesperación para no caer al abismo y ver ese “Game Over” junto a una pequeña melodía clásica.

Teniendo la posibilidad de jugarlo en modo cooperativo es un plus que llevara a muchas risas (y aún más gritos entre los jugadores) en el camino hacia la cima. No solo eso, el sistema de puntaje al encadenar movimientos nos presenta una Tabla de Puntuación Global que sacia a quienes quieren compararse con otros jugadores del mundo. Lamentablemente, no se siente diferente jugarlo ahora que haberlo jugado hace 8 años atrás, ya que no hubo (así como con Katamari Damaci Reroll) adiciones especiales.

El hecho de terminar cada noche para aprender más sobre la vida de Vincent, sus amigos, Katherine y Catherine da una especial satisfacción de progreso y lleva a una experiencia de juego recompensadora. En resumen, Catherine es genial, todas sus partes se unen en armonía que evoca problemas adultos sobre las relaciones, con una narrativa llevadera y divertida. No es nada parecido a algo previamente jugado, ha sido un amplio éxito entre los gamers que buscan algo más allá del compás de la industria.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por SEGA.

Catherine Classic - Review
Historia85%
Gameplay85%
Gráficos80%
Música y Sonidos80%
Multiplayer80%
Lo bueno:
  • Gameplay muy original
  • Historia madura
  • Gran combinación de géneros
Lo malo:
  • Nada sustancial diferente a la versión de PS3 y Xbox 360
  • Dificultad muy exigente
84%Nota Final
Puntaje De Lectores: (2 Votos)
51%