Cuando probamos el primer NBA Playgrounds, a principios de 2017, nos encontramos con las bases de una fórmula esperadísima en nuestra plataforma, llenando en su totalidad el lugar de los ancestrales NBA Jam con una muy bien desarrollada estructura actualizada y algunas ideas aggiornadas apuntadas a la rejugabilidad y el complecionismo moderno.

En el largo plazo, la dificultad de tirar al aro sin marcadores fue motivo de quejas de gran parte de un público poco acostumbrado a adaptarse a una curva de aprendizaje empinada, y el propio estudio decidió incluir la posibilidad de activar una barra indicadora para hacer la accesibilidad un poco más amplia.

Dada esta mala prensa, en un mundo en que la primera impresión es la única que cuenta, el estudio se decidió a relanzar la franquicia con una segunda entrega, pero se necesitaba más que un buen nombre y buenas intenciones para seguir avanzando, por lo que tuvieron la suerte de incorporarse al manto administrativo y económico de 2K Games, en donde no solo tuvieron que renombrar a la serie como NBA 2K, sino que además le toca hacer el papel de spin-off de las grandes ligas. Esto da estatus, y sin lugar a dudas, esta segunda entrega de Saber Interactive lleva un respaldo que de otra manera no tendría.

El resultado es justamente lo que implica la unión entre un estudio independiente a los fondos y el know-how de un publisher triple A. NBA 2K Playgrounds 2 lleva consigo toda la mística del primer juego pero incorporando la sabiduria de 2K en cuanto a modalidades de juego, presentación, y mecánicas de progresión (aún incluyendo microtransacciones, pero de no tan mala manera).

Ni bien entramos al menú inicial se puede ver que la manera en que se ofrecen las alternativas de rejugabilidad y desbloqueo han cambiado un poco. Para este vuelven los sobres con personalidades actuales y clásicas de la NBA, pero la dosificación es mucho más ajustada, y además se le suman vestimentas y accesorios cosméticos para personalizar a cada jugador.

La diferencia mayor con el primero está en el ritmo en que vamos a ir incorporando jugadores a nuestro album de figuritas. NBA 2K Playgrounds 2 exige un poco más que puñado de partidos jugados para poder comprar los mejores sobres, no solo con la intención de generarle una comezón al impaciente para desembolsar dólares reales a cambio de créditos de desbloqueo, sino de alguna forma incentivando también una gran rejugabilidad.

Por suerte, esta rejugabilidad es muy bien recompensada por parte de la estructura de gameplay y las modalidades que ofrece el título para ir variando la experiencia. En la cancha, los controles y la precisión de los tiros se sienten mucho más aceitados que en su antecesor. Durante las pantallas de carga suelen aparecer explicativos bien claros de cómo generar expectativas de acuerdo a las estadísticas de cada jugador, especificando que si alguno tiene muy bajo puntaje en triples, lo más probable es que jamás emboque alguno, esquivando por completo la responsabilidad de haberse generado alguna falsa expectativa con la estrella de turno.

Al igual que en el anterior, al generar ciertas situaciones de juego, cada equipo va obteniendo diferentes tipos de power-ups que sirven para balancear los enfrentamientos, y realmente parecen haber encontrado la vuelta para que nunca se termine en resultados injustos. Quitar la pelota, interceptar un tiro y hasta embocar buenas volcadas, van llenando una barra de habilidad que finalmente resulta en una mejora temporal, como la de correr ilimitadamente, sumar triples con volcadas, o congelar el aro para que el contrario no pueda embocar de primera.

Todo este mix de mecánicas que orbitan en lo que en definitiva es un vertiginoso partido de basquet, también hacen que el juego pegue virajes estratégicos constantes. Por un lado, el atacante comenzará a pensar en la forma de generar las situaciones requeridas para llenar su barra de habilidad, mientras que el contrario puede anticiparlo y tratar de evitarlas. Lo mismo sucede al estar activas estas variantes, que también modifican el juego de diversas formas, cambiando la experiencia sin perder el justo balance del partido.

Pero quizá lo más profundo de toda esta segunda entrega se encuentre por fuera del propio juego, y más por el lado de las nuevas modalidades, más allá del enorme plantel de jugadores para desbloquear.

NBA 2K Playgrounds 2 ahora cuenta con partidas rápidas, el tradicional formato de temporadas divididas en las regiones del Este y el Oeste, y el divertidísimo campeonato de triples que suelen hacer las estrellas en algunos eventos importantes. Cada modalidad también se encuentra disponible para jugarlo de forma online, tanto en cooperativo como competitivo. Todos estos apartados sirven para recolectar los créditos que finalmente podremos utilizar para abrir los sobres de los jugadores, en diferentes escalas y con diferentes resultados, pero como era de esperarse, no sirven para abrir los sobres dorados de los cosméticos.

El juego se puede disfrutar de cualquier manera sin gastar un solo dolar extra, pero es tentadora la idea de personalizar a estos excelentes modelos de personaje que son exacerbados por el brillante estilo artístico que Saber Interactive desarrolló para esta franquicia, como también es tentadora la posibilidad de desembolsar dinero real para desbloquear a todos los jugadores de una y no sufrir las largas horas de espera para obtener a Michael Jordan o LeBron James.

En cuanto a lo técnico, el estilo artistico determinado por la primera entrega se ha visto mejorado por completo, con escenarios mucho más detallados y animados, y modelos de personaje que no dejan ver una sola arista de polígono en cualquiera de las condiciones de cámara que se dan en el partido. Todo brilla y es suave, con mucha intención de arrimarse al renderizado de una serie animada moderna, sumado a la gracia de tener modelos caricaturizado de estrellas perfectamente reconocibles de una de las categorías del deporte más reconocidas del mundo.

Gracias a todo esto, los partidos se convierten en una fiesta audiovisual despampanante, elevando la vara de cualquier otro título de deportes alternativos que apunte a desarrollar algo de este estilo. La música, los efectos, los comentaristas, todo funciona como una perfecta estructura de partes iguales que se complementan y generan una experiencia única para los amantes del basquet.

En definitiva, NBA 2K Playgrounds 2 deja la sensación de haber llegado al techo de una idea como cuando a los FIFA, NBA o F1 les sale una entrega de alto nivel y no sabemos cómo van a hacer el año próximo para superarla. Es un juego completo, con muchísima rejugabilidad, y con la gran ventaja de poder jugar en competitivo o cooperativo en prácticamente todas sus modalidades. Como siempre, lo más reprochable es la mano del publisher para incorporar fuertes microtransacciones y frenar un poco la progresión “gratuita” dentro del juego, pero es interesante considerar que si 2K no hubiera entrado en juego, quizá nunca hubieramos llegado a ver este excelente reemplazante de la mítica NBA Jam en todo su esplendor.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por 2K/Saber Interactive.

NBA 2K Playgrounds 2 - Review
Gameplay90%
Gráficos90%
Música y Sonidos80%
Multiplayer70%
Lo bueno:
  • Excelente renovación de la fórmula
  • Apartado audiovisual deslumbrante
  • Modalidades de juego variadas
Lo malo:
  • Los modos online no agregan nada
  • La implementación de microtransacciones cambia la progresión
89%Nota Final
Puntaje De Lectores: (1 Voto)
92%