La sombra del pasado se alza poderosa sobre esta nueva entrega de Jagge Alliance. Desde un punto de vista temático, los emblemáticos operativos de la variopinta alianza de mercenarios han visto mejores días. Algunos han caído en las adicciones (como el pobre Ivan y su alcoholismo). Mientras que otros, como Grunty, sufren condiciones médicas que limitan su capacidad en combate.

Lamentablemente, lo mismo puede decirse del propio Jagged Alliance: Rage!, un capítulo más en la larga lista de intentos fallidos por recapturar el relámpago en una botella que representó el ya legendario Jagged Alliance 2 en 1999. Rage!, desarrollado por Cliffhanger Productions y publicado por Handy Games es un juego que recupera algunos de los elementos constitutivos de los viejos clásicos, pero que se siente como una experiencia mucho más “casual” y sobre rieles con respecto a aquellos juegos.

La premisa de Rage! es sencilla. Somos contratados para rescatar a un par de VIPs de una isla caribeña controlada por guerrillas extremistas. Lo cual rápidamente da lugar a la captura de nuestros hombres (solo dos, en principio, no hay dinero para contratar a todo el escuadrón). De aquí en más, el juego nos pone en carrera para luchar por el control de la isla, desenmascarar una terrible conspiración y salir del lugar con la vida y la paga.

Como mencionamos, al principio de Rage! solamente vamos a poder elegir a dos operativos. Cada uno de los soldados de Jagged Alliance tiene un set de ventajas y desventajas, así como distintos departamentos de especialidad. Es un sistema más sencillo en comparación a los viejos sistemas símil-RPG de los juegos clásicos de la saga, pero al menos nos permite experimentar con distintas combinaciones. Por ejemplo, Shadow o Raven son ideales para los jugadores que disfruten más del sigilo, mientras que tanques andantes como Ivan o Grunty son mejores a la hora de resolver todo a los tiros. Por otro lado, cada uno de estos personajes también cuenta con desventajas. Ivan está en mala condición, y se dañará las rodillas si cae de alturas moderadas (además necesita de su dosis diaria de alcohol para funcionar). Mientras que Raven ha visto demasiada muerte y perderá moral si presencia la muerte de civiles. Se trata de variaciones sutiles, pero que agregan una bienvenida dosis de personalidad al título y sus personajes.

A un nivel macro, el juego deja de lado los elementos de gestión de los viejos Jagged Alliance en pos de un simple sistema de mapa con nodos de interés. La mayoría de estos nodos son apenas lugares en los que descansar y gestionar la preparación de nuestros hombres, mientras que los nodos de más importancia dan lugar a misiones. El mapa de región también es el escenario de la lucha entre las facciones en pugna en la isla. Por un lado, un grupo de guerrilleros caricaturescos y malvados que podrían o no estar controlados por intereses extranjeros, y por otro lado un ejército de resistencia no menos caricaturesco que el régimen al que combate. Las patrullas enemigas pueden interceptar y emboscar a nuestros hombres, lo cual dificulta la tarea de recorrer la isla y agrega una buena dosis de tedio a los acontecimientos.

Cada vez que entremos en combate, Jagged Alliance Rage! nos transporta a una vista isométrica en la cual cada unidad se turna para utilizar sus puntos de acción. Jagged Alliance deja de lado la mecánica de “dos acciones” propia de juegos de este estilo más modernos, como XCOM o Mutant: Year Zero, y en cambio prefiere asirse a las viejas armas. El sistema de puntos de acción es menos elegante que la mecánica de “dos acciones”, pero también cuenta con sus ventajas. Por ejemplo, se nos brinda la opción de cambiar puntos de acción por precisión en el disparo, lo cual reduce la tiranía del RNG a la hora del combate.

Lamentablemente, Jagged Alliance presenta un problema serio a la hora de los combates, y viene por el lado del énfasis que el juego hace en el sigilo. En la mayoría de las misiones vamos a comenzar en una abultada desventaja numérica con respecto al enemigo. Y la mejor forma de avanzar es hacer uso del sigilo y tratar de acabar con patrullas aisladas o soldados distraídos. El problema viene dado por el hecho de que todos los eventos del juego se dirimen dentro del sistema de turnos, y a veces podemos pasarnos largos minutos dentro de una misión solo para acabar con dos o tres grupos de enemigos periféricos sin levantar la alarma. Luego de experimentar la excelente mezcla de sigilo en tiempo real y combates por turnos de Mutant Year Zero hace unos meses, Jagged Alliance: Rage! se siente mecánicamente insuficiente y anticuado.

Otro problema de Jagged Alliance: Rage! viene de la mano del innecesariamente complicado manejo de inventario. Nuestros hombres van a necesitar recolectar agua, munición y medicinas para mantenerse con vida, pero el espacio de inventario de nuestra tropa es ridículamente pequeño. La incomodidad se ve potenciada al combinarla con el sistema de combate por turnos, al punto de que termina por volverse extremadamente tedioso explorar la zona en busca de objetos útiles luego del combate (se nos permite abrir casilleros y cuerpos “remotamente” cuando termina la pelea, pero eso no termina de solucionar el problema).

Las dificultades técnicas a la hora del diseño de juego en Rage! se dan la mano con dificultades técnicas en los departamentos visual y sonoro. Gráficamente, Rage! es un juego absolutamente discreto. Esto no sería del todo un problema si el producto mantuviera el grado de personalidad gráfica de Jagged Alliance 2, pero ese tampoco es el caso. Los enemigos son absolutamente indistinguibles entre ellos, y el diseño de personajes es mayormente aburrido y monotemático. El trabajo de voces es igualmente mediocre, con actores que leen aburridos sus líneas e intentos de humor que no llegan ni a acercarse a la diana. La banda musical es aceptable, pero es demasiado intrusiva y no deja de sonar en ningún momento.

En resumen, si estaban esperando el regreso con gloria de un clásico de la estrategia, les tenemos malas noticias: van a tener que seguir esperando. Jagged Alliance: Rage! es, como mucho, un juego servicial, que puede dar lugar a algunas horas de entretenimiento. Pero no está ni cerca de ser un digno sucesor de la venerable saga noventera.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por HandyGames/Cliffhanger Productions.

Jagged Alliance: Rage! - Review
Historia50%
Gameplay50%
Gráficos45%
Música y Sonidos50%
Lo bueno:
  • El sistema de puntos de acción tiene su encanto
  • Las características de cada personaje agregan personalidad y rejugabilidad al título.
Lo peor
  • Sistemas de juego arcaicos y poco desarrollados
  • Pésimo manejo de inventario.
  • Audiovisualmente pobre.
50%Nota Final
Puntaje De Lectores: (1 Voto)
33%