Con una estética de acuarela pastel, elegante jugabilidad y una paradisíaca banda sonora, GRIS se une en el podio de los mejores juegos indies del año en el último mes del 2018. Desarrollado por Nomada Studio (creada por dos antiguos trabajadores de Ubisoft) y publicado por Devolver Digital, GRIS no para de deleitar los ojos y el alma de quien lo juega, haciendo que uno se queje de su relativamente corto gameplay.

Una plataforma sensorial que recae casi en su totalidad en el aspecto sonoro y visual llaman al jugador a que deje de lado por unas pocas horas los disparos, la experiencia, las peleas y el dinero in-game, y disfrute relajado de una experiencia para los sentidos.

Desde su tráiler, el juego prometía mucho, pero incluso superó las expectativas al tener una jugabilidad tan fluida, poseer niveles y puzles (que no son del todo complejos pero si entretenidos) tan atractivamente diseñados, cuyo mensaje es tan poderoso y fuerte, que ni siquiera necesita una palabra para poder hacer lagrimear los ojos. Sería fácil describir a GRIS como un juego plataforma de 2D parecido al Journey, pero hay mucho más debajo de la superficie que lo diferencia de ese título (aunque uno puede pensar que fue la inspiración)

El objetivo primordial de GRIS es ser bello, ser visualmente hermoso, ser espiritual, y hasta merece la pena ver “Let’s Play” en Youtube para poder apreciar también las reacciones de otra persona al vivir el videojuego. Muchos juegos se manejan sobre números y cifras, sobre ventas, y no es esto lo que pasa aquí.

La historia comienza con una joven mujer cantando una linda melodía a una estatua gigante, pero por una extraña razón, pierde su voz, lo que lleva a que la mano donde se apoyaba se desquebraje y rompa, dejándola caer al abismo mientras pierde lentamente el color en su vida, dejando solo el blanco y el negro. El inicio parece sacado de una película animada de Hollywood de lo bien logrado que está, y dice mucho sin decir particularmente nada. Vagando por un mundo carente de felicidad y color, el personaje se deja caer sobre sus rodillas; pero un deseo de volver a restaurar todo la hace levantarse y correr hacia adelante. La joven atraviesa diferentes lugares para devolverle la vida al mundo otra vez a través del renacimiento de los colores, dándole así el nombre a los episodios.

Se usa el rojo principalmente para una zona desértica, resaltando lo árido y el calor que gobierna en ese nivel, luego el verde mete a la niña en una jungla donde hay simpáticos seres que la miran y uno hasta la ayuda, una vez que se lo alimenta. El azul obviamente se hace presente cuando se sumerge en un nivel acuático, y el resplandor de la luna amarilla termina de culminar un fantástico panorama espacial de ensueño.

Cuenta con puzles ingeniosos, pero a su vez simples, para coleccionar estrellas y así formar un pasaje hacia el cielo desde la pantalla principal. Son relativamente sencillos, pero necesita de parte del jugador que abra la cabeza y piense lateralmente entre las habilidades que se fueron ganando en el camino. Además de las constelaciones necesarias para abrirse camino o ganar “power-ups” (como el doble salto, la posibilidad de convertirse en piedra o nadar), también hay algunas ocultas que requieren un poco más de exploración y aventura para completarlo al 100%.

Pero si no se cuenta eso y se quiere disfrutar lo más rápido posible toda la historia, es posible terminar el juego en 3 horas de gameplay aproximadamente. Los “jefes” que se presentan son tenebrosos, representados por un negro oscuro que absorbe toda luz y color de la vida, la joven debe hacer todo en su alcance para deshacerse temporalmente de la encarnación del vacío con el uso de la inteligencia.

El diseño de los niveles es increíblemente bueno. Es un gran mundo interconectado que transiciona tan suavemente entre áreas. Muchas veces uno siente que está perdido, o que está yendo en la dirección incorrecta, pero esa sensación se desvanece sola al ver que todo lleva a una progresión tan rítmica y armoniosa al encontrarse con nuevas partes y darse cuenta que mágicamente fue hacia el destino correcto. Solo se puede aplaudir, sonreír y admirar a sus creadores, lo que demuestra lo extraordinario que son los niveles en GRIS.

Gráficamente es alucinante, las diferentes tonalidades de los colores pasteles en sus múltiples planos focales le dan una sensación de estar jugando o viviendo una obra de arte. El término en inglés “Eye-Candy” refleja a la perfección lo que GRIS es, un dulce para los ojos, un sabor tan mágico que llama a que se pongan capturas de pantalla de fondo de escritorio en la computadora, en el celular y hasta imprimir para colgarla en una habitación. La decisión de ir sumando colores fue la correcta (más allá de la razón narrativa), al comenzar la aventura se ve todo dibujado como si fuese a mano, pero con solo el primer color basta para descontrolar el sentido de la vista y quedar atrapando en el mundo. GRIS demuestra que no se necesita el hiperrealismo en los videojuegos para poseer gráficos espectaculares.

La música es maravillosa, no habría otras melodías que encajen tan a la perfección con el mundo, los niveles, los personajes, para los momentos o para el mensaje general del juego. Equipara a bandas sonoras que transportan a quien lo juega a revivir el juego entero, como la musicalización de Journey, Skyrim o de Shadow of the Colossus. Además, pone principal atención a la voz perdida de la niña, lo que invita al jugador a recorrer todos los niveles en búsqueda de ella, para ser recompensado por unas tonadas angelicales.

No tiembla el pulso al decir que GRIS es una revelación, y de los mejores juegos del año, no flaqueando en ninguna de las aristas que posee. Tanto la historia carente de palabras, el gameplay suave y fluido, como el aspecto visual que deja sin aliento y la música que transporta hacen de GRIS un recorrido que vale la pena hacer (y hasta es mandatorio). Pocos videojuegos son capaces de decir tanto con tan poco, y sus colores y estética quedarán plasmados en la retina de quien tenga el agrado de vivirlo.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Devolver Digital/Nomada Studio.

GRIS - Review
Historia80%
Gameplay85%
Gráficos100%
Música y Sonidos95%
Lo bueno:
  • Súblime experiencia como pocas.
  • Impecable arte.
  • Sensacional banda sonora.
Lo malo:
  • Muy corto.
93%Nota Final
Puntaje De Lectores: (5 Votos)
95%