Tomando como principal inspiración a Ghosts ‘n Goblins, el clásico plataformero «run and gun» de Capcom que hizo su estreno en arcades en 1985, el estudio independiente Causal Bit Games, gracias al éxito de su campaña Kickstarter, nos traen finalmente su primer título, Battle Princess Madelyn.

Cualquiera que haya tenido la oportunidad de jugar la serie Ghosts ‘n Goblins podrá notar las similitudes instantáneamente, tanto por sus animaciones y mecánicas básicas de gameplay, como también por su apartado audiovisual en todo su espectro. Sin embargo, el developer se las ha ingeniado con algunas características propias para que BPM no sea solo una mera copia de GnG, para brindar algo más que un tardío sucesor espiritual de este, sin importar cuantos fans de Arthur y su lanza aún queden en el universo.

La trama comienza con un abuelo contándole a su nieta una historia para que deje un poco el teléfono y deje fluir su imaginación (como toda adolescente hoy en día), posiblemente referenciando a The Princess Bride, una película de 1987 que comienza casi de la misma manera. Esta historia trata sobre una famosa guerrera que, casualmente, se llama de la misma forma que su nieta (Madelyn), quien tiene que evitar que el reino perezca ante un terrible mal, y salvarlo por el honor y la justicia, sin demasiadas otras explicaciones. Cuando el malvado hechicero se hace presente al comienzo de la aventura, el valeroso perro Fritzy es asesinado, pero por suerte para Madelyn, este revive en forma de fantasma, y la acompaña el resto de su aventura.

Tomando el control de Madelyn se progresa de manera no lineal por los diferentes escenarios, dándole una pizca de aventura y haciéndolo parecer más a un metroidvania que un simple plataformero. Nos encontramos con dos modos de juego: «Arcade», que nos brinda una experiencia más clásica (o similar a GnB) y nostálgica, eliminando las secuencias animadas, los díalogos con NPCs, y simplificando mucho más el aspecto narrativo, dejando lucir su jugabilidad, que de otra manera es un poco opacada por el modo «Historia», ya que casi todos los power-ups se obtienen de maneras distintas, tanto venciendo a jefes como encontrándolos escondidos detrás de alguna puerta cerrada con llaves – que son recompensas luego de completar misiones de los de NPCs.

La dificultad de Battle Princess Madelyn es la justa para aquel que quiere recordar cómo era aquella era en la que los desarrolladores querían brindar un desafío más que una “experiencia”. Los enemigos aparecen de cualquier lado, casi sin dar aviso previo. Algunos están arriba de superficies y disparan flechas sin parar, y la mayoría de las caídas en las fosas con calaveras o pinchos eliminan por completo todos los contadores de vida en un instante. Las habilidades manuales y de sincronización no son para tomar a la ligera, ya que un paso en falso o un mal “timing” al ataque del jefe puede hacernos retroceder al principio del nivel o “escenario”. Sin embargo, no todo es sufrimiento y frustración, ya que a diferencia del Ghouls ’n Ghosts, se ofrecen infinitas oportunidades de continuar.

Lamentablemente, carece de un sistema en el que se pueda contabilizar a simple vista las misiones aceptadas y/o completadas. Al principio no es un gran problema, pero el mapa se va desenvolviendo de tal manera que todo queda conectado, y uno se pierde al recordar qué misión aceptó y cumplió, para poder ir a recibir la (muchas veces necesaria) recompensa. Para evitar esto se recomienda iniciar el modo “Arcade” desde el principio, y si se quiere experimentar un juego un poco más complejo, introducirse al “Aventura”

El juego no lo explica de manera clara, pero en el modo Aventura se puede mejorar la armadura y armas al hablarle al herrero. Esto no es en lo único que Battle Princess Madelyn deja a la deriva al jugador, ya que muchas cosas son dadas por sentado, a pesar de que sea la primera vez que se lo juega, dándole una libertad abrumadora y desconcertante, aunque algo desafiante.

Teniendo un mundo tan grande, y teniendo en cuenta que Madelyn no es ni Sonic, ni Mario (por la velocidad), contamos con portales mágicos que nos transportan a las diferentes locaciones. Entre otras ventajas también tenemos las de Fritzy, el bello y valiente perro, que lleva poderes especiales que ayudan y apoyan a Madelyn durante su odisea. Un apartado molesto es el tema de la cámara, ya que no hay posibilidad de mirar para abajo, por lo que más de una vez nos vemos obligados a practicar aterradores saltos de fé al abismo, esperando encontrarnos con alguna plataforma.

Es inexplicable lo brillante que es desde el punto de vista visual. Christopher Obstrich captó la esencia de su inspiración y la mejoró con su arte en pixeles, dándole una iluminación dinámica que asombra. El efecto del agua, el diseño de enemigos y lo particulares que son los jefes hacen de Battle Princess Madelyn no pase desapercibido. Cabe aclarar también que los “sprites” de correr, saltar o lanzar de Madelyn son idénticos a los de Arthur, de Ghosts ‘n Goblins, por lo que la sucesión espiritual es palpable desde el gameplay también.

Musicalmente hablando, se puede alternar la banda sonora entre una moderna composición orquestal y una de sonidos clásicos arcade, ambas compuestas por el interesante compositor español Gryzor87. Cada nivel ofrece una melodía distinta tan armónica con lo que se ve, que uno se pierde en sus notas y olvida que ya se viene repitiendo la misma melodía por 2 horas seguidas de muerte y frustraciones.

«Divertido y desafiante» pueden ser los adjetivos que mejor definen la experiencia que ofrece Battle Princess Madelyn. Juegos como este son los ideales para introducir a las nuevas generaciones a los videojuegos de otras épocas, dada a su belleza visual y excelencia en los controles. Es posible que los desarrolladores hagan futuras actualizaciones para agregarle contenido, pulir ciertas aristas que están algo rugosas y darle una diferencia más sustancial entre los dos modos. Se puede saborear la posibilidad de romper el joystick o el teclado al no poder pasar cierta parte, pero la satisfacción de hacerlo es la mejor recompensa.

Este preview fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Hound Picked Games/Causal Bit Games Inc.

Battle Princess Madelyn - Review
Historia60%
Gameplay75%
Gráficos75%
Música y Sonidos80%
Lo bueno:
  • Buena dosis de nostalgia
  • Dificultad desafiante
  • Música y gráficos de 8-16 bits bien logrados
Lo malo:
  • Progresión poco intuitiva
  • Controles algo toscos
75%Nota Final
Puntaje De Lectores: (1 Voto)
70%