El fuerte espíritu competitivo de la marca Redragon ha logrado que en todos los rubros en los que se ha involucrado, presente un extenso catálogo de gran variedad de modelos, y por sobre todas las cosas, de escalafones de prestaciones y funcionalidad. Es por esto que -como hemos visto en más de una ocasión- suele tener productos que se enfrentan codo a codo con los de marcas de mayor reconocimiento, pero también con periféricos que estarían al límite de la entrada de gama, como es el caso del teclado Centaur K506 que hoy nos toca analizar.

Quizá las apariencias engañan, sobre todo por el brillante y agresivo diseño que llevan las cajas Redragon, con su robustez y la gran cantidad de datos técnicos que acompañan a las detalladas imágenes del hot stamping, porque este teclado -a pesar de sus líneas punzantes y la retroiluminación RGB- es nada más y nada menos que un teclado de teclas de membranas, como los clásicos teclados con los que empezamos a tocar una computadora antes de aprender que la verdad estaba en el mecánico.

  • Tipo Teclado: Membrana
  • Tipo Switch: Mem-Chanical
  • Teclas Multimedia: Si, a tráves de tecla FN
  • Teclas Macro: No
  • Bloqueo Tecla Windows: Si
  • Tamaño teclado: Full Size
  • Reposa Muñecas: No
  • Retroiluminado: Si, RGB 7 colores
  • Cable: Goma, reforzado. Soporta 12kg y 10000 flexiones. USB enchapado en oro y filtro anti interferencias
  • Matriz: 100% Anti-Ghosting con 26 Key Rollover
  • Construcción: Plástico ABS reforzado
  • Anti salpicaduras: Si
  • Idiomas Disponibles: Español
  • Peso: 1.1 kg
  • Dimensiones: 44.5×16.5×3.7cm
  • Extras: Teclas moldeadas por inyección doble disparo
  • Software: No

Pero no hay que asustarse. Redragon no suelta su filosofía y respeto por el usuario ni haciendo un pacto con el diablo, sino que esto es justamente una muestra más de la versatilidad de la marca y la extensión de publico a la que apuntan, ya que a pesar de accionarse con la solución más económica a la hora de tipear, el desarrollo y la construcción ostentan calidad y durabilidad desde que sale de la caja.

Porque el Centaur es un teclado construido mediante el uso de una placa de acero anodizado pintado en negro, sobre una base de ABS reforzado, para contener de manera segura los circuitos impresos de acetato y todo el sistema de membranas en el que está basado. De hecho, el sistema utilizado para la experiencia de tipeo es lo que se conoce como “mem-chanical”, una solución que ofrece sensaciones similares a la de los teclados mecánicos con switches suaves y silenciosos (podría compararse con los CherryMX Brown, salvando las distancias) pero utilizando teclas encastradas en guías y membranas de acción.

El resultado de este experimento no es tan cercano a la experiencia mecánica pero si se distancia bastante de los teclados de membrana de poca calidad. Quizá la mejor manera de imaginarlo es pensar en teclados de membrana de notebooks gamer, que también intentan ofrecer la experiencia mecánica pero en un muy bajo perfil, con todos los inconvenientes que conlleva tratar de meter el recorrido completo de una tecla dentro de un perfil de muy pocos milímetros.

Claro está, todo esto fue pensado para bajar los costos de producción a lo más mínimo sin perder algo de la personalidad que caracteriza tanto a la marca, y se puede decir que lo han encontrado. Sobre todo por el diseño estético que propone el Centaur.

Este teclado tiene formas de teclado gamer por donde se lo mire, con planos agresivos y cortes en ángulo que confundirian a cualquier despistado del segmento. Las teclas han sido fabricadas en PVC por inyección de doble impacto, lo que permite una translucencia apuntada a la retroiluminación LED, algo que también logra en su modesto cometido, aunque en su más insulsa expresión.

 

La luz proveniente detrás del circuito impreso y las membranas, llega al fondo de la tecla de una manera muy pobre, alcanzando a mostrar sus colores pero de una manera mucho menos interesante que la que resulta de los switches mecánicos con cuerpo de acrílico. El efecto es suave y disperso, y la tipografía estirada elegida para rotular cada tecla no ayuda a evitar la sensación de derrame de iluminación que dejan todas esas influencias sobre el LED. [Cabe destacar que la tipografía encontrada en la muestra que recibimos no corresponde con las imágenes promocionales vistas en el sitio oficial de la marca, así que es algo a tener en cuenta antes de adquirir el producto, ya que las de las fotos de Redragon podrían haber resultado en un efecto mucho más parejo que el que pudimos observar.

La otra contra está por el lado de la implementación de esta retroiluminación, ya que no existe software desarrollado para poder configurar estos LEDs a nuestro gusto y deberemos conformarnos con el set de efectos que trae de fábrica, claramente limitados por la utilización de LEDs de tan solo 7 colores.

Técnicamente, dejando de lado cuestiones estéticas y la experiencia física de pulsar las teclas “mem-chanicals”, el Centaur si se hace responsable de ofrecer un rendimiento ideal para poder jugar a cualquier cosa sin problemas de bloqueo o “ghosting”, gracias a su cualidad de 27-key rollover, que como bien lo dice el término, permite hacer 27 pulsaciones diferentes al mismo tiempo, sin ningún tipo de problema.

Y aunque pasemos este análisis por el filtro de exigencia con el que encaramos a otros dispositivos, cabe remarcar que este teclado se consigue a tan solo 1000 pesos en Argentina, ofreciendo no solo sensaciones similares a las de tener un teclado mecánico silencioso, sino también acompañando con una visual gamer indiscutible, y si se quiere, un toque de retroiluminación básica,  poniéndolo muy por encima de marcas mucho menos responsables que ofrecen productos de pésimo nivel, a valores no muy alejados de este.

La diferencia se siente ni bien sostenemos la caja en nuestras manos. El Centaur es un periférico con un peso que arrima la experiencia a una categoría superior, y su diseño respalda esta línea conceptual para no desilusionar a los recién llegados al hobby, aunque siempre es bueno advertir que una tecla accionada por membrana no va a tener la misma durabilidad o limpieza -aun con características antiderrame de líquidos- que un switch mecánico, pero sin lugar a dudas, la relación entre precio y calidad está muy acertada.

Este review fue realizado con un sample de prensa proporcionado por Redragon Argentina.

Teclado Redragon Centaur K506 - Review
Diseño80%
Construcción80%
Prestaciones70%
Precio100%
Lo bueno:
  • Experiencia visual gamer
  • Buen trabajo de construcción
  • Insuperable oferta de entrada al hobby
Lo malo:
  • Retroiluminación no muy bien ejecutada
  • La tipografía no es muy agradable
80%Nota Final
Puntaje De Lectores: (4 Votos)
78%