Cada vez que nos encomendamos en la feliz tarea de tener que analizar un producto Redragon, siempre aclaramos que se trata de una de esas marcas emergentes que se toman el mercado con seriedad, y sus productos respaldan su filosofía de desarrollo con cada vez mejor nivel de calidad, estética y rendimiento, y el caso de este ratón Dagger M715, es un monumento en honor a ese gran trabajo.

El dispositivo viene contenido en una caja de dimensiones justas y necesarias, construida en un cartón de buena resistencia, una ventana para poder ver el ratón con toda claridad, y llena de información sobre este Dagger. Mantiene la línea más moderna de los productos de la marca, de una forma similar a la que pudimos ver cuando analizamos el gamepad Harrow G808, con impresiones satinadas y hot stamping en las zonas más destacadas como los logos de la marca y el nombre del modelo. En el interior, este periférico también viene contenido en una especie de cuna plástica de color rojo brillante, que evita tanto el movimiento en el traslado como los malos pliegues del cable, y es acompañado por un MiniDVD con el software correspondiente, un manual, y pads de deslizamiento de repuesto.

Al tenerlo en las manos se puede percibir el brillante diseño que ha implementado la marca para uno de sus ratones de mayor nivel, ofreciendo una visual impactante, con efecto de retroiluminación RGB, y formas de gran comodidad, que se adaptarán a cualquier tipo de mano. El tamaño es el justo y su ergonomía acompaña para que no se requiera de un tiempo de adaptación para llegar a todos los botones con facilidad, permitiendo largas horas de uso sin lograr dolores o cansancio aparentes.

Si bien la marca lo anuncia como un ratón ambidiestro, la realidad es que -a pesar de cumplir con una exacta simetría- al tener botones laterales tan solo del lado izquierdo, resulta un tanto engañoso recomendarlo para usuarios zurdos, que quedarán con dichos botones por fuera de su mano, obligándolos a utilizar la otra mano para poder accionarlos.

Estos son tres de los ocho botones programables que ofrece el Dagger, siendo estos laterales dos de scroll por default, y uno que bien de podría programar como el botón “sniper” implementado por Corsair en sus ratones. En la parte superior encontramos dos por detrás de la rueda de scroll que originalmente uno está asignado a pasar por las 5 configuraciones de DPI que permite ajustar el software en cada uno de los 5 perfiles diferentes que podemos guardar, y el otro para ciclar los siete diferentes efectos de retroiluminación RGB.

  • Cantidad Botones: 8 (5 programables)
  • Juegos Recomendados: FPS, MOBA, MMORPG
  • TIpo de agarre: Palm,Claw,Fingertip
  • Orientación: Ambidiestro
  • Cable: Mallado, 1.8 m + USB Enchapado en oro
  • Conexión: cableado
  • Modelo Sensor: Pixart 3325 Óptico
  • Switch / Durabilidad: Omron/20 millones de clicks
  • Retroiluminación: Si, RGB Chroma
  • DPI Minimo: 100
  • DPI Maximo: 10000
  • Frecuencia de Actualización: 125 Hz / 1000 Hz
  • Peso: 156g
  • Dimensiones: 12.9×7.3×4.1cm
  • Sistema de Pesas: No
  • Extras: Chasis de aluminio , memoria integrada
  • Software: Si

Al completar todos los casilleros para las pesas, el ratón llega a alcanzar los 128 gramos, ideal para los que están acostumbrados a ratones pesados de otras épocas, pero con la posibilidad de volver a los 96 gramos de fábrica, para cualquiera que busque ligereza absoluta.

A simple vista, lo primero que llama la atención es la poca cantidad de botones que porta en el costado lateral: tan solo 3, acompañados de uno central en la parte superior -para el ajuste de DPI-, y los tradicionales de cualquier mouse. En el mundo práctico nadie que juegue alta competencia utilizará más que estos botones, a menos que se trate de expertos en MOBAs o MMORPGs, pero claro está, este no es un dispositivo apuntado a esos géneros.

Algo llamativo de este modelo es que cuenta con un noveno botón por debajo del ratón para poder pasar por los cinco diferentes perfiles configurados, evitando así cambiarlos por accidente durante una partida, generando una catástrofe competitiva. La idea parece rara pero tiene toda la lógica, y funciona a la perfección.

Quizá lo más reprochable de este agresivo pero elegante diseño está en la ubicación de los mencionados botones laterales, específicamente los de scroll, ya que su posición central y la larga extensión de cada botón, hacen que en más de una ocasión se presionen accidentalmente al soltar y retomar el control del ratón. Esto puede tratarse de un inconveniente totalmente circunstancial, debido a los diferentes tamaños de manos y la forma en la que sostenemos este tipo de periféricos, pero es una situación que merece una mención para no llevarnos sorpresas.

El Dagger está construido en base a una estructura de aluminio, que le permite alcanzar unos ideales 156 gramos de peso, que aunque no cuenta con pesas de ajuste para poder balancearlo a gusto, se encuentra dentro de la franja de predilección de la mayoría de los jugadores. La carcasa superior y las laterales están completamente conformadas por PVC de alta resistencia, y se hace extrañar alguna especie de engomado para mejorar el grip, aunque definitivamente no sea una característica de primera necesidad debido al grip natural que proponen sus formas. Las zonas iluminadas son de PVC translúcido y se encuentran en la parte inferior y frontal de la base.

Por el lado técnico, como no podría ser de otra manera, este ratón ostenta un sensor PixArt 3325 que permite alcanzar los 5,000 DPI en 1000hz de polling rate (10,000 DPI via software), y es acompañado por infalibles switches Omron en todos sus botones. Los LEDs de la retroiluminación son direccionables, pero el software no permite ajustar sus zonas de forma independiente, lo cual es una extraña decisión, ya que hay perfiles preprogramados que hacen uso de la variación de zonas para generar diferentes efectos. Esto hace sospechar que se trata de una falencia en la programación del software y no una limitación del hardware de este ratón, lo cual puede ser solventado si en algún momento la marca se entera de este inconveniente.

Finalmente, cumpliendo con las características generales que se exige en todos los ratones de alto nivel, el Dagger también cuenta con memoria interna para poder llevar los perfiles personalizados a cualquier otra PC sin la necesidad de instalarle el software de la marca.

Acompañando a este gran ratón, Redragon también nos ofreció una muestra de su manta Archelon L P002, la de mayor tamaño de estas mantas de tela con base de goma que ofrece la marca. Se trata de una superficie de trabajo para nuestros ratones en talle “large”, de 40x30cm de extensión, construida en tela de fibras de seda sobre una base de goma con mucho agarre para evitar incómodos deslizamientos. El borde está reforzado mediante una fuerte costura en nylon rojo, augurando un largo periodo de durabilidad.

  • Tamaño: 330 x 260 mm
  • Grosor: 5 mm
  • Tipo Deslizamiento: Speed, optimizado para todos los sensores
  • Construcción: Tela entrelazada fibras de seda que garantiza máximo deslizamiento, fondo de caucho, antideslizante y adaptable a cualquier superficie.
  • Generalidades: Resistente al agua y fácil de limpiar. Los bordes son cosidos, con doble puntada, para evitar deshilvanado.

La textura de la tela de seda realmente sorprende por su suavidad y efecto antifricción, lo cual la convierte en una compañera ideal para el Dagger y sus pads de teflón. Su compacto entretejido no solo es efectivo para el trabajo del ratón sino también para evitar la invasión de polvillo y sus consecuentes manchas, sino también para repeler cualquier derrame accidental de líquidos. La experimentación de este par durante horas de juego no ha sido menos que placentera, la base de goma cumple con su cometido de antideslizante, no solo con su peso sino también con un fino moleteado, sin encontrarnos con fricciones inesperadas o incómodos pliegues.

Es prácticamente inexplicable que un mouse como el Dagger, con todas sus bondades técnicas, su versatilidad a la hora de configurarlo, y las sensaciones de alta gama que da al utilizarlo, ronde tan solo los 1500 pesos en Argentina. Es digno de armar una campaña de pruebas a ciegas para comparar ratones de mucho mayor costo para averiguar cuál es cuál, seguramente terminando con resultados realmente inesperados. Este ratón ofrece todo lo que uno necesita para ser un buen jugador, para poder trabajar sin inconvenientes, y para que dure años, gracias a la implementación de uno de los sensores opticos más resistentes del mercado y los imbatibles switches Omron.

La misma situación se da con la manta Archelon, que por tan solo 700 pesos nos brinda una experiencia que en otras marcas no nos costará menos de 1000, siendo efectiva y elegante en todos sus aspectos, y por sobre todas las cosas, queda muy bien junto a este espectacular mouse. Una vez más, Redragon da muestras de que sabe lo que hace, y frente a eso, no hay marketing ni marcas que puedan negarlo.

Este review fue realizado con un sample de prensa proporcionado por Redragon Argentina.

Mouse Redragon Dagger M715 & Mousepad Archelon M P001 - Review
Diseño90%
Construcción80%
Prestaciones80%
Precio100%
Lo bueno:
  • Excelente diseño ergonómico
  • Completo set de prestaciones
  • Inigualable relación entre precio y calidad
Lo malo:
  • El software tiene sus limitaciones
  • No es realmente ambidiestro
90%Nota Final
Puntaje De Lectores: (3 Votos)
64%