Pocos juegos modernos, en especial en el mercado AAA, se sienten tan idiosincrásicos como Hitman. Desde el “soft-reboot” de la saga en 2016, IO Interactive ha encontrado la forma de llevar a su franquicia estrella al futuro mediante una recuperación de su propio pasado. Lejos de los intentos de “modernizar” la saga que devinieron en el olvidable Hitman: Absolution, Hitman (2016) se sentía como la verdadera evolución de este particular estilo de experiencia, y además como un juego pensado y diseñado para los fanáticos más acérrimos del Agente 47.

Pero Hitman (2016) también tuvo sus problemas. El modelo comercial escogido para aquella primera temporada no se demostró como el más adecuado, y el lanzamiento episódico hizo que el juego se escurriera en los intersticios de los lanzamientos del año, sin recibir la atención merecida de acuerdo a su calidad y pedigrí. Además, el tiempo entre episodio y episodio no contribuyó a la hora de llevar adelante la construcción de una historia interesante para revestir a las distintas misiones del Agente 47.

Pero la naturaleza episódica del primer juego también trajo cambios positivos aparejados. La enormidad de los distintos escenarios, su elevadísimo grado de rejugabilidad y la introducción de contenido dinámico en la forma de los Blanco Elusivos dieron a Hitman (2016) un rango de vida útil que se extendió a lo largo del año. Al menos para aquellos aficionados que tuvieron la paciencia de esperar el lanzamiento de cada nuevo capítulo.

El Agente 47 regresa en este 2018 con el escuetamente titulado “Hitman 2”. A todas luces, estamos ante la segunda temporada de la narrativa y el estilo de juego iniciados en 2016. Pero en este caso, el paquete de contenido se nos entrega completo, sin esperas entre una misión y otra. Afortunadamente, esta nueva naturaleza integral del título no va para nada en detrimento de la calidad esperada.

Uno de los elementos que se ve inmediatamente beneficiado por el hecho de que el juego se lance de una sola vez es la faceta narrativa. Hitman narra una historia intrigante, con tintes de thriller político y de espionaje internacional. Pero en la primera temporada los hilos narrativos se sentían demasiado inconexos y poco interesantes. En esta segunda entrega, sin embargo, la historia evoluciona en uno de los elementos más atrapantes del juego.

Hitman 2 ahonda en la guerra entre las sombras librada entre la Agencia, la organización sombría conocida como Providence y el cliente fantasma que tejiera los hilos de los acontecimientos en la primera temporada. La nueva oferta de IOI continúa con esta saga, y mejora la calidad de la narrativa al profundizar en la personalidad y el pasado de 47, Diana Burnwood y el propio cliente fantasma. El tono general de la historia es de absoluta seriedad, y en cierta forma va en contraste con las cosas más alocadas que vamos a encontrar dentro de las misiones. Pero a grandes rasgos se trata de una historia central interesante, que evoluciona con respecto al primer capítulo y deja los acontecimientos abiertos para una potencial tercera “temporada” de esta nueva saga del agente 47.

La historia central lleva al Agente 47 a seis locaciones distintas. Desde una casa de playa en la costa de Nueva Zelanda, hasta la fortaleza de un capo de la droga en Colombia, 47 vuelve una vez más a recorrer el globo en busca de sus blancos. Con excepción de la primera misión, que funciona más como una reintroducción del juego, el resto de los escenarios presentan un mapeado enorme, una gigantesca cantidad de opciones de aproximación y una calidad casi nunca antes vista en la franquicia. En lo particular, las fantásticas misiones de Bombay y Vermont me han parecido el punto alto de esta entrega. La misión en Vermont, apropiadamente titulada “Another Life”, se plantea como una evolución de la clásica misión “A New Life” de Hitman: Blood Money. Y al comparar estos dos escenarios uno al lado del otro podemos ver lo mucho que Hitman ha evolucionado como juego en la última década.

Hitman 2 recupera el ciclo de juego de Hitman (2016) al punto de que la experiencia se siente más como una nueva iteración episódica que como una secuela en sí misma. Afortunadamente, esto no es algo malo para el título, sino todo lo contrario. El estilo de la acción, lento y metódico, planteado por estas nuevas entregas de Hitman es ideal para la saga y no veo razones para cambiar demasiado la fórmula, al menos de momento.

En cada misión, 47 inicia con una fase de preparación donde puede escoger las herramientas que utilizará en su tarea. Las opciones disponibles son bastas, podemos entrar a los tiros, acabando con todo lo que se nos cruce, o bien optar por una intervención más sutil. Con esto dicho, el juego está claramente balanceado en favor de este último tipo de opciones. En cada escenario vamos a encontrar diferentes rutas de aproximación a nuestros blancos y diferentes oportunidades de asesinato. Dichas oportunidades, que ahora reciben el nombre de “Historias de misión”, nos llevan por rutas pre-establecidas para acabar con nuestros objetivos, y suelen ser bastante divertidas de experimentar por primera vez. Hitman 2 nos ofrece opciones realmente creativas, desde sabotear una demostración ritual hasta preparar un tour inmobiliario con resultados mortales.

Pero, por otro lado, Hitman 2 ofrece un enorme grado de libertad y agencia a la hora de decidir cómo acabar con los distintos blancos a nuestra propia manera. Aprender rutinas, descubrir rutas de patrulla, escuchar conversaciones o recabar información son estrategias que nos servirán para, poco a poco, desentrañar los numerosos secretos de cada mapa y encontrar nuestras propias rutas hacía la muerte de los distintos objetivos. En una misión podemos encontrarnos cazando una rana para aprovechar su veneno letal, mientras que en otra deberemos disfrazarnos de ladrón para hacernos con el collar azteca que tanto desea uno de nuestros blancos. Para ser un juego con solo seis escenarios, Hitman 2 plantea una variedad enorme que puede brindar horas y horas de entretenimiento.

Pero tal vez, el mejor elemento a favor de la producción de IOI es que estamos ante un juego que no teme ser solo eso: un juego. Hitman 2 es, al igual que su predecesor, un gran puzle interconectado, con piezas que se mueven en carriles preestablecidos y elementos que nunca se van a salir de su lugar. Estamos ante un juego que no pretende fidelidad cinemática, sino que se contenta con ofrecer al jugador una enorme caja de opciones y juguetes, y permite que sea la imaginación de quien está detrás de los controles la que dicta el devenir de los hechos. En una era donde los juegos más galardonados están llenos de cinemáticas y caminos sobre rieles, Hitman 2 se siente como una experiencia autentica, única y refrescante.

Si bien las seis misiones centrales plantean la posibilidad de horas de disfrute, Hitman 2 no se contenta solo con ofrecernos eso. El juego funciona además como una plataforma de contenido que promete evolucionar durante el año. En primer lugar, vamos a encontrar incluido el entretenido modo Sniper Challenge. En este modo, tomando el rol de 47 o de un dúo de agentes en modo cooperativo, tendremos que cumplir la tarea de asesinar a tres blancos y sus guardaespaldas durante una boda, solo usando un rifle de francotirador. Al tiempo que intentamos evitar que los cuerpos de nuestras víctimas sean descubiertos. Se trata de un agregado bastante pequeño, pero que resulta muy entretenido, en especial al abordarlo en modo cooperativo.

Hitman 2 también introduce un elemento competitivo en la forma del modo fantasma, que nos permite medir nuestra capacidad y velocidad como asesinos de elite en competencia con otros jugadores. Además, también regresan los blancos elusivos. Objetivos especiales para los cuales tendremos solo una oportunidad a la hora de llevar a cabo sus asesinatos. El primero de ellos es el propio Sean Bean, interpretando el rol de Mark Faba “El inmortal”, lo cual es irónico e hilarante.

Por otro lado, los dueños de la primera temporada también podrán disfrutar de versiones remasterizadas de los primeros seis episodios y sus DLCs. Estas nuevas versiones hacen buen uso de algunas de las mecánicas novedosas que introduce Hitman 2, tales como la capacidad de pasar desapercibido entre multitudes o los nuevos indicadores de HUD para el rango visual de las cámaras de seguridad.

Hitman 2 es, además, una maravilla audiovisual. El poderoso motor Glacier saca a relucir una vez más toda su capacidad, con fantásticos escenarios, increíbles trabajos de texturas e iluminación, y la puesta en pantalla de enormes multitudes que no solo se ven geniales, sino que son vitales para el estilo de juego planteado por el título. Tal vez el único elemento algo flojo del apartado gráfico son las animaciones de los personajes, en especial en lo referido a la física de los cuerpos inconscientes (o más bien la falta de física). Las limitaciones de motor en cuanto a física también se hacen presentes a la hora de arrojar objetos, lo que ha dado lugar al hilarante bug del maletín perseguidor (búsquenlo en youtube, es realmente gracioso).

Por suerte, el apartado sonoro de esta nueva entrega ha mejorado enormemente con respecto a la entrega anterior. La banda musical sigue siendo fantástica, evocando los mejores OST de los más grandes thrillers de espionaje de la historia. Pero es el trabajo de voces el que ha recibido la mejoría más notable. Lejos quedaron los aburridos acentos norteamericanos presentes en cada rincón del mundo de la primera temporada. Y ahora nos vamos a encontrar con gente que habla en español en Colombia, o con un marcado acento en el mapa ambientado en la India. Por lo demás, el trabajo de los actores de voz que dan vida a los personajes centrales es realmente muy bueno, y ayuda a vender la severidad de la narrativa central.

En definitiva, Hitman 2 es otro gran logro por parte de IOI. Luego de los problemas enfrentados por la empresa como resultado de su separación de Square-Enix, es bueno ver que el Agente 47 continúa en las manos correctas. La temporada 2 de Hitman, o mejor dicho: Hitman 2, es un juego que promete mucha más diversión en los meses venideros. Y que sin lugar a dudas se colocará entre los títulos favoritos de los seguidores del legendario Agente 47.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Warner Bros IE/IO Interactive.

HITMAN 2 - Review
Historia90%
Gameplay95%
Gráficos90%
Música y Sonidos85%
Multiplayer75%
Lo bueno:
  • Seis fantásticas misiones con mucha rejugabilidad.
  • Buenos modos adicionales.
  • Fantástico aspecto audiovisual.
Lo malo:
  • Algunos problemas con el motor de físicas.
  • Si solo interesa el contenido central, puede sentirse algo corto.
90%Nota Final
Puntaje De Lectores: (4 Votos)
92%