A simple vista, Mutant Year Zero puede parecer un clon más de XCOM para el jugador desprevenido. Pero tras probar la demo provista por Funcom y el desarrollador The Bearded Ladies, llegamos a la conclusión de que estamos ante un juego con un enorme grado de originalidad. La guerra de resistencia de XCOM es remplazada por la exploración de un mundo post-apocalíptico sumido en la ruina, la progresión de los soldados por sistemas simil-rpg que aúnan habilidades con distintas configuraciones de armas y equipamientos. Las misiones individuales por turnos son sustituidas por un mundo explorable en tiempo real que agrega una dosis de infiltración y nuevas opciones tácticas. Y ¿Eso es un pato gigante con una ballesta? Si. Si lo es.

Basado en un juego de rol homónimo, Mutant Year Zero: Road to Eden nos transporta a la Tierra, varios siglos en el futuro. Las capas polares derretidas, la mayoría de la humanidad arrasada por pestes y enfermedades, las ciudades transformadas en refugios para horribles mutantes y los pocos sobrevivientes apelotonados en el último bastión de seguridad que queda en el planeta: El Arca. La situación que nos plantea el mundo del juego es sin dudas una bastante aciaga, pero a la vez realmente interesante y entretenida.

Interpretamos el rol de un pelotón de “Stalkers”, soldados y exploradores que se internan en “La Zona” (no, en serio) en busca de recursos y dispositivos que puedan mantener al Arca funcionando. Nuestros soldados iniciales son dos: Dux, un pato gigante que posee una gran habilidad para acabar con enemigos desprevenidos de forma silenciosa. Y Bormin, un jabalí con gusto por las armas grandes y los ruidos fuertes. Estos dos personajes regresan al Arca luego de su última búsqueda de suministros y reciben pronto una nueva misión que da inicio a la aventura.

El ciclo de juego de Mutant Year Zero es sumamente interesante. Exploramos los distintos escenarios en tiempo real, mientras buscamos pistas, armas, artefactos y suministros. Estos elementos cumplen dos funciones. En primer lugar nos permiten mejorar el equipamiento de nuestros hombres (o patos). Y en segundo lugar nos pintan de colores un mundo post-apocalíptico que es a la vez siniestro y original. Por ejemplo, la conversación entre Dux y Bormin al encontrar una radio estilo “boombox” del siglo XX es realmente hilarante. No Dux, ¡el “boom” no la transforma en un explosivo!

Si tenemos que entrar en combate contra los salvajes Ghouls (a su vez, seres mutados que habitan la espesura) el juego pasa a un esquema de turnos. Aquí aparecen las similitudes más grandes con XCOM. Conceptos tales como la cobertura total, cobertura parcial, overwatch o sistema de dos acciones serán inmediatamente familiares para los aficionados a los juegos de Firaxis Games. Así como también el a veces molesto sistema de RNG que puede hacernos fallar un disparo con 90% de posibilidades de acierto.

Pero por suerte, Mutant Year Zero nos ofrece algunas alternativas al combate directo. Existe la posibilidad de recorrer la zona que rodea a los grupos de enemigos en tiempo real y tratar de acabar con enemigos débiles y aislados usando armas silenciadas. De esta forma, es posible reducir el número de los pelotones enemigos antes de entablar combate directo. Aunque también hay que cuidarse de los distintos tipos de enemigos. El demo al que tuvimos acceso no incluye demasiados, pero ya puede intuirse algo de bienvenida variedad. Desde mutantes capaces de curar y reanimar a sus aliados, hasta “chamanes” que pueden llamar refuerzos al campo de batalla.

Otro punto fuete de Mutant Year Zero es su presentación audiovisual. El estilo gráfico es realmente fantástico y se ve potenciado por excelentes efectos de iluminación. También son realmente llamativos los diseños de personajes. No en cualquier juego controlamos a patos y jabalíes antropomórficos cargados de armas hasta las pezuñas. El trabajo de voces es igualmente apropiado, y los actores de voz recuperan la personalidad de cada uno de los individuos que habitan en el Arca.

La oferta de Bearded Ladies se presenta como una alternativa muy interesante al modelo de juego de combates tácticos por turnos. De manera similar a lo logrado por Phantom Doctrine hace unos meses, Mutant Year Zero promete agregar sus propias cuotas de personalidad a una fórmula que se ha demostrado como ganadora en los últimos años. Mutant Year Zero: Road to Eden está a la vuelta de la esquina, y llegará a PC el próximo 4 de diciembre. Una demo ya se encuentra disponible en Steam.

Este preview fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Funcom/The Bearded Ladies.