El pasado mes de octubre estaba marcado en el calendario de muchos como el “día D” de la mayor actualización de Windows 10 en este año 2018; pero las ilusiones se tornaron en enfado cuando varios usuarios reportaron bugs en la compilación que se estaba liberando; uno de los más sonados fue el de la eliminación de archivos personales por parte del sistema. El desastre estaba garantizado. Hasta ahora.

Microsoft recula y vuelve a la carga

Debido a semejantes malas noticias, la liberación de dicha actualización de octubre tuvo que ser detenida el día de su lanzamiento, 2 de octubre; de esta manera, se evitaban males mayores. Los medios especializados se hicieron eco del desastre, y es que no es para menos. Pocas veces una actualización de Windows ha supuesto tantos quebraderos de cabeza para los responsables de Redmond. Por suerte, hoy 13 de noviembre, parece que la actualización está lista para ser liberada de nuevo.

Los errores han sido corregidos en la compilación 17763.107, enviada el 30 de octubre a los anillos Slow y Release Preview de los Insider. Así, hoy se irá implementando poco a poco la versión 1809 definitiva en los sistemas Windows 10 y Windows Server 2019.

La compañía está alentando a sus usuarios a esperar a que la actualización llegue vía Windows Update, poco a poco. Sin embargo, uno de los responsables, John Cable, (Director de Administración de Programas, Mantenimiento y Entrega) ha afirmado que también podrá ser instalada para aquellos que quieran forzar dicha actualización, pudiendo tenerla sin esperas.

A pesar de eso, desde Microsoft recomiendan esperar a que la actualización se vaya liberando progresivamente, para evitar incompatibilidades y asegurar una instalación libre de fallos.