De la mano de Koei-Tecmo y Omega Force, fundadores de los juegos “Musou” o la saga Warriors, llega Warriors Orochi 4, un juego que mezcla elementos del género “Hack and Slash”, crossovers históricos y la adrenalina de destruir un ejército entero con solo un héroe místico a elección. Con más de 150 personajes jugables, infinidad de combos y la adición de la mitología griega, este título sin duda crea un nuevo panorama a la franquicia, además de establecer un nuevo estándar para sus próximas entregas. Sin embargo, muchos pueden argumentar que la saga Warriors es la “fast-food” de los videojuegos, por su historia burda o tonta, su sencillez y su rapidez para lograr el objetivo principal del género: apalear miles de enemigos.

El juego se sitúa en la línea temporal después de los eventos de su precuela, en donde numerosos héroes de diversas series de juegos, como Dynasty Warriors o Samurai Warriors, son reunidos por el Rey Serpiente Orochi. Cada uno de los protagonistas volvió a sus respectivos mundos, borrando sus memorias por completo en el proceso (un cliché que parece nunca tener fin). Justo cuando todo parece haber cobrado su rumbo nuevamente, son succionados al reino de Orochi otra vez, esta vez por obra de Zeus, el dios del olimpo. Los héroes deben reunir 8 artefactos poderosos en forma de brazalete para volver a sus hogares.

Tener 170 personajes para elegir no es poco, pudiendo usar tantos héroes y heroínas del Dynasty, Samurai y los previos Orochi. En la tercera entrega de éste, el numero era de 165, por lo que se añadieron 5 caras nuevas al “roster”: Zeus, el gobernante del Olimpo y dios del trueno; Athena, la diosa de la sabiduría y quien puede usar su escudo para convertir a los enemigos en piedra; Perseus, el semi-dios que acabó con Medusa; Ares, el dios de la guerra que empuña dos lanzas capaces de invocar dragones; y Odin, el único dios nórdico que usa su lanza para cortar en pedazos a todos los que se le opongan.

Los brazaletes de uroboros conceden el poder de los dioses a aquellos que los usan, pero no todos pueden usarlos (de hecho, solo 8), y aquellos que pueden adquieren formas celestiales nuevas así como un incremento de velocidad y fuerza, tanto mágica como física, además de tener magia ilimitada. Adicionalmente, cada personaje tiene asignado un tesoro secreto que está asociado a la barra de energía que se recarga con el tiempo, permitiéndole invocar largas olas, disparar rayos de luz, o crear tormentas eléctricas, entre otras cosas.

La cantidad de combos y ataques especiales no deja nada que desear, se pueden usar ataques ligeros y fuertes, magias simples o complejas, especiales “Musou”, y un combo especial donde se unen los tres personajes que llevamos a la batalla junto a los cuatro soportes que elegimos.

El sistema de clases y los grupos de 3 personajes por misión no son novedad para quienes hayan jugado la serie Orochi. Entrenando o combatiendo, los personajes van formando relaciones que afectan su desempeño en la batalla, además de brindar nuevas interacciones, escenas o diálogos especiales entre ellos.

La rejugabilidad es interesante, ya que cada misión dentro de cada capítulo tiene varias dificultades, tres desafíos por cumplir y la innecesaria necesidad de completar todas con un puntaje “S” (por lo que se debe aniquilar la mayor cantidad de enemigos en el menor tiempo posible).

A nivel gráfico, Warrior Orochi 4 utiliza el mismo motor que el Samurai Warriors: Spirit of Sanada sin ninguna mejora, el cual salió hace 2 años atrás, pero carece de los problemas de frame-rate que se vieron en el lanzamiento del Dynasty Warriors 9. Los modelos de los personajes se ven bien y los escenarios son agradables al ojo, con una paleta de colores a tono con la ambientación de la época. Sin embargo, cabe aclarar que el 90% de los niveles son reciclados de otros juegos anteriores y re-usa una buena cantidad de material de títulos previos.

Esta entrega de la serie Orochi es la que tiene mayor cantidad de músicas disponibles para elegir mientras se surca por los niveles. Además de las versiones remix de melodías de juegos como el Dynasty o Samurai Warriors, las canciones originales creadas para el Warriors Orochi 4 son brillantes. Con respecto a los sonidos y efectos, también son reciclados; nada de que quejarse, pero tampoco nada para celebrar.

Multiplayer regresa, la campaña cuenta con la posibilidad de hacer las misiones en forma cooperativa en pantalla dividida u online para divertirse con amigos mientras se mandan a volar miles de enemigos por los aires. La dificultad aumenta un poco, por lo que es mucho más fácil enfrentarse al Warrior Orochi 4 con un compañero de batalla. Si lo que se busca es enfrentarse en vez de cooperar, también está esa posibilidad en el online, donde dos contrincantes deben tomar posesión de 3 pilares distribuidos de manera equitativa en el mapa.

En el mundo del gaming, mientras que algunos desarrolladores intentan crear piezas increíbles y originales, otros se sientan cómodamente a reinventar la misma fórmula una y otra vez, teniendo un sector demográfico fanático que sabe que aguarda con sus billeteras listas. El deleite visual, el “fan service”, los ruidosos gritos de enemigos vencidos y la endorfina que genera los numerosos “k.o.” aumentar es indiscutible, las explosiones y sentirse poderoso frente a miles es sueño de muchos, una fantasía que se puede cumplir en Warriors Orochi 4.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por KOEI TECMO.

Warriors Orochi 4 - Review
Historia65%
Gameplay75%
Gráficos80%
Música y Sonidos85%
Multiplayer75%
Lo bueno:
  • Inmensa cantidad de personajes
  • Muy buen soundtrack
  • Gameplay divertido y adictivo
Lo malo:
  • Mucho reciclaje de juegos previos
76%Nota Final
Puntaje De Lectores: (1 Voto)
78%