Como todos lo sabemos muy bien, el mundo de los videojuegos ha evolucionado, y sigue evolucionando cada vez más rápido. Hoy los jugadores ya no somos solo humanos estáticos, aferrados a una silla, que metemos órdenes a un software para que nos de recompensas, sino que más allá de mejorar nuestros sistemas como una especie de hobby, o salir a la calle jugando en los celulares, ahora se participa de manera más activa gracias a la conectividad que tenemos entre nosotros, con algunos ejemplares de la especie dedicados a transmitirse vía internet para que el resto de los mortales sean testigos de cómo juegan.

Estamos en la era del streaming, y como no podía ser de otra manera, hace falta equipamiento para que todo salga de la mejor manera posible y se acerque, cada vez más, a niveles de producción profesionales. Ya hay cámaras, hay capturadoras, hay software, pero faltaba algo más práctico que el puntero de un mouse para poder controlar todo en tiempo real, y de manera eficaz, ya que cada uno de estos personajes es su propio productor, su propio conductor, y su propio operador, y hacer todo eso al mismo tiempo provoca altísimas probabilidades de fracaso en el corto plazo.

La marca Elgato ha sabido hacerse de un prestigio indiscutido en este circuito gracias a las extremadamente efectivas capturadoras de video que podemos agregarle a nuestras computadoras para poder transmitir videojuegos en consolas o separar a la PC de juego de la PC de transmisión, y así poder lograr una mejor calidad de imagen y rendimiento. Y pronto entendieron que este es un campo absolutamente fértil tanto para obtener réditos comerciales como para innovar, y se dieron cuenta que faltaba control en las manos de los streamers.

Así es como aparece Elgato Stream Deck, una pequeña botonera minimalista, de pretensiones similares a la de los operadores profesionales, pero con el objetivo específico de comunicarse con los softwares más importantes de desarrollo de transmisiones online como Xsplit y OBS. Gracias a sus 15 botones programables, para los cuales se puede hasta cambiar su estética con íconos preestablecidos o imágenes propias, permite cambiar de escenas, ejecutar eventos, cambios de cámara, y cualquier otra cosa que se le ocurra a quién se dedica a este tipo de prácticas. Definitivamente, su objetivo es el de facilitar el acceso a las funcionalidades del software, y para eso no hay nada mejor que tenerlo al toque de un botón que muestra específicamente lo que hace.

El dispositivo viene contenido en una caja de tapas deslizables construida en un cartón de alto gramaje que lleva las impresiones del diseño gráfico para mostrar todas las funcionalidades básicas del deck. En el interior nos encontramos con un contenedor de esponja para evitar los golpes, y lo acompañan una guía de uso rápido y un soporte regulable para ponerlo al ángulo que más cómodo nos quede.

  • Elgato Stream Deck de 15 botones
  • Soporte regulable
  • Guía de usuario
  • Certificado de garantía
Marca Corsair
Series AL37G1
Peso del producto 249 g
Dimensiones del producto 11,8 x 2,1 x 8,4 cm
Número de modelo del producto 10GAA9901
Color Negro
Voltaje 5 voltios
Plataforma de Hardware Windows, Mac, Xbox, PS4
Sistema operativo Windows, Macintosh, Xbox

El Stream Deck se conecta a través de un cable USB y, como era de esperarse, requiere del software propietario Stream Deck para hacer toda la comunicación con el resto de las herramientas integradas. Para hacer botones personalizados, también se ofrece el software propietario Key Maker, que no es ni más ni menos que una web dinámica para acomodar capas y generar archivos PNG que podrán ser utilizados para los botones, así que si hay alguna otra aplicación instalada que pueda hacer ese tipo de cosas, no es requerido.

Una vez conectado el Stream Deck e instalado el software correspondiente, la experiencia es bastante intuitiva y lineal. Solo basta con revisar la lista de funcionalidades específicas para cada software y arrastrarlas al botón que uno quiera, asegurándose de configurar sus detalles en el apartado inferior de la ventana. La herramienta detecta automáticamente cada una de las escenas o efectos posibles si se tiene abierto y armado el setup de OBS, Xsplit, o demás variantes, por lo que no se requiere de mayor esfuerzo para tener todo lo que uno necesita a mano.

Además de poder utilizar todas esas funcionalidades, Elgato ha dotado a este especimen de funcionalidades más genéricas para poder adaptarlo al uso de otras herramientas, lo cual -en cierto modo- lo convierte en un interesante accesorio para jugadores de RPGs o MOBAs que busquen algo mucho más personalizado, y a la vez, más eficiente. Cada botón puede ser enfocado a ejecutar alguna combinación de teclas específica, por lo que no hace falta más que configurar esa orden y darle un ícono correspondiente para convertirse en una herramienta ideal de los más hardcore.

Lo mismo sucede si utilizamos otro tipo de herramientas más apuntadas al trabajo -o eso queremos hacerles creer a los que nos rodean- como a la hora de sacar screenshots o grabar videos de gameplay, para los que fácilmente se pueden crear botones para cada funcionalidad, hasta permitiendo crear acciones tipo “switch”, con botones de prendido y apagado que nos dejarán ver fácilmente si la captura está en progreso o ya se desactivó.

La experiencia es tan directa y agradable que es difícil pensar en convertirse en un streamer sin uno de estos excepcionales decks. Su funcionalidad y la posibilidad de extender la cantidad de botones al utilizar varios de estos aparatos es definitivamente un quiebre en el paradigma de las transmisiones de videojuegos por internet. Quizá, al hacer los cálculos finos, el costo es un tanto elevado para reemplazar acciones que definitivamente ya se pueden hacer con un mouse y un teclado, pero la efectividad con la que responde no tiene precio, siendo sin lugar a dudas, un elemento indispensable para quienes busquen convertirse en el próximo Ninja o DrDisRespect de los próximos años.

Este review fue realizado con un sample proporcionado por Corsair.

Elgato Stream Deck - Review
Diseño80%
Construcción80%
Funcionalidad100%
Packaging100%
Precio70%
Lo bueno:
  • Excelente funcionalidad general
  • Diseño minimalista pero efectivo
  • Cambia el paradigma del streamer
Lo malo:
  • Costo un tanto elevado
92%Nota Final
Puntaje De Lectores: (3 Votos)
92%