Por primera vez en nuestra historia como analistas -aca en PC Master Race Latinoamérica- nos tuvimos que enfrentar a una encrucijada prácticamente moral y ética, a una lucha existencial que definitivamente dividió a nuestro grupo y nos obligó a defender las cosas más importantes de nuestro mundo para no caer en la barbarie, lejos de nuestros propios valores y encaminados hacia la auto extinción. Por primera vez tuvimos que sostener un gamepad con ambas manos para el escrutinio, pero por suerte, quien les escribe es alguien que acostumbra a utilizarlos.

PC Master Race se dividió entre los absolutos fundamentalistas del mouse y teclado, y yo mismo, que gusto de agarrar estos controles para ciertos géneros, como los hack ‘n slash vertiginosos, shooters en tercera persona y Tomb Raiders. Entonces me convertí en el único capaz de poder analizar a este Redragon Harrow que hoy nos reúne, sin caer en prejuicios de fundamentalistas.

Lo interesante de este gamepad, antes que nada, es que está preparado para casi todo, por lo que no habrá ningún tipo de problemas de compatibilidad con computadoras, consolas o hasta sistemas Android, optando por lo inalámbrico o lo cableado en algunos casos, y obligado al cableado en otros.

El Harrow es un gamepad inalámbrico de conectividad WiFi propietaria (similar a los de Xbox 360 y los primeros de Xbox One) con su propio dongle receptor de diminutas dimensiones. La API utilizada es Xinput para nuestra plataforma, por lo que prácticamente se asegura la compatibilidad con cualquier título que haya existido desde el lanzamiento de la Xbox 360, por el año 2005, reemplazando a la API DirectInput desde el primer Service Pack de Windows XP, y razón por la cual tampoco necesita de un software adicional para ser utilizado.

  • Tipo de conexión: Inalambrica 2.4 Ghz
  • Plataformas soportadas: PC (Dinput and Xinput), PlayStation® 3
  • Interfaz: Dongle USB 2.0
  • Botones: 8 + 2 Sticks
  • Bumpers L1/R1: 2 tipo botón
  • Triggers LT/RT: 2, sensitivos
  • D-Pad: 8 vías
  • Vibración: 2 motores de vibración para Force Feedback
  • Fuente de alimentación: Batería interna de Li-Ion
  • Tamaño: 6 x 10 x 15 cm
  • Peso: 330 gr

Este atractivo gamepad viene contenido en un packaging detallado y de buen diseño gráfico, con un cartón de correcto gramaje para cumplir con su cometido, y sostenido por un plástico interno termoformado para que no ande deambulando en el interior de la caja sin ninguna contención. Acompañan al gamepad un miniDVD con los drivers correspondientes (Xinput y DirectInput por si hace falta emular alguno de los dos), el dongle, un pequeño manual, y un cable USB/mini USB para cargarlo o utilizarlo enchufado.

De fábrica, el gamepad ya viene con carga de batería completa, por lo que sale de la caja listo para ser utilizado tras instalar rápidamente el software necesario. Ni bien se activa mediante el botón de “home”, las funcionalidades son idénticas a las del Xbox One, incluyendo la posibilidad de llamar a toda la interfaz integrada de Xbox en Windows 10.

La primer sensación que se encuentra al tener el gamepad entre manos es -en primer lugar- la sorprendente ligereza del dispositivo, aun contando con una batería recargable en su interior. La sensación es mucho más cercana a la del Dual Shock 4 de Playstation 4, que también destaca por su poco peso, algo menor al de los gamepads de Xbox One que llevan pilas. La distribución de sticks, pad y botones de este Harrow también imita a los controles de Sony, por lo que será fácilmente adaptable para todos los que ya estén acostumbrados a sostener mandos de este tipo.

Las formas del cuerpo, en general, remiten a las de Xbox, aunque es sutilmente más delgado, sin entorpecer el aclamado grip de los gamepads de Microsoft. Las formas son un tanto más abruptas pero no molestan en la mano, y toda su textura engomada aumenta aún más la capacidad de agarre del aparato. Esta misma textura también puede suponer una contra en cuanto a lo estético, pero no porque se vea mal (en realidad es todo lo contrario), sino porque puede llegar a ser muy susceptible al desgaste y manchas insalvables de grasitud y otras sustancias.

Al diferencia de lo que encontramos en el Dual Shock 4, este Harrow cuenta con botones superiores estilo Microsoft, con los bumpers en forma angosta rectangular, y los gatillos más amplios por detrás. Tanto estos botones como los de frente sufren de una liviandad que atenta contra la buena experiencia de juego. Dan la sensación de encontrarnos con un dispositivo demasiado barato, aunque realmente no sea el caso.

Las membranas de goma de los botones frontales no ofrecen una suficiente resistencia para tener un feedback adecuado, obligándonos en más de una ocasión a revisar si hemos apretado bien o tan solo ocurrió una falsa pulsación de las que ponen en juego las partidas más vertiginosas. Pero lo peor es que esto es tan solo una sensación, ya que al inspeccionar por dentro al Harrow podemos notar que la membrana es de una altura importante, con refuerzos en el cilindro de rebote, proponiendo muchísima más durabilidad.

En el interior también podemos encontrarnos con la batería de litio que ofrece una autonomía de alrededor de 18 horas, y los dos motores de balancines que ofrecen un sistema de vibración idéntico a los gamepads oficiales de ambas consolas de mesa actuales. Se recarga mediante el cable USB incluido, tanto utilizando una computadora como puertos de televisores o cargadores para celulares, lo cual es un inconveniente menos a la otra de tomar la decisión de adquirirlo.

Como no podíamos quedarnos con la duda, hemos probado utilizar el dongle USB en un TV box con sistema operativo Android, ya que dadas todas las características de fábrica, era de suponerse que funcionaría sin inconvenientes, y así sucedió. El sistema lo reconoció inmediatamente y no solo permite manejar la interfaz Android sin problemas, sino que también deja jugar a cualquier juego instalado de forma nativa, expandiendo aún más su versatilidad.

Realmente, por el módico precio de tan solo unos 1100 pesos en Argentina, podemos tener entre manos la funcionalidad completa de gamepads oficiales, expandida por la capacidad de adaptarlo a otros sistemas a los que no está apuntado oficialmente, y con un muy buen nivel de construcción y estética que sorprenderá a más de uno. A pesar de no parecerlo, el Harrow es un dispositivo que ofrece más adaptabilidad que los dispositivos a los que pretende reemplazar, y eso no es otra cosa que hacer méritos para convertirse en el elegido definitivo.

Este review fue realizado con un sample proporcionado por Redragon Argentina.

Gamepad Redragon Harrow G808 - Review
Diseño90%
Construcción90%
Prestaciones100%
Packaging80%
Precio100%
Lo bueno:
  • Adaptabilidad inmediata
  • Larga duración de batería
  • Excelente Ergonomía
Lo malo:
  • Sensación de baja calidad en los botones
  • Susceptible a suciedad
90%Nota Final
Puntaje De Lectores: (7 Votos)
85%