Cuando llegó a nuestras manos la caja del nuevo Corsair Void Pro RGB 7.1 Wireless temimos lo peor. Por fuera, los mismos colores, el mismo diseño, y una foto que parece ser exactamente un Void de segunda generación, pero con algunas simples deformaciones en favor de una modernización que -si se tratara del mismo modelo pero renovado- realmente no le hacían falta.

La sorpresa apareció por etapas. En primer lugar, el peso de la caja no se parecía a ningún headset wireless que hayamos tenido en manos, sino más bien, acercándose a la experiencia de los que traen cable. En otra instancia, la caja de la marca también ha recibido ligeros ajustes de refuerzos y modificaciones apuntadas a una nueva experiencia a la hora de encontrarnos con el dispositivo, en una línea similar al tratamiento que hace Steelseries con sus packagings.

Contenido

  • Auriculares inalámbricos Corsair VOID PRO RGB
  • Espuma del micrófono (extraíble)
  • Guía de inicio rápido
  • Guía de Garantía
  • Cable de Carga Micro USB a USB 2.0
  • Dongle USB 2.0

Y finalmente nos encontramos con el Void Pro, y todos esos indicios llegaron a su punto de encuentro, demostrándonos que no era algo tan fácil como un pequeño relanzamiento, sino que este nuevo modelo se eleva un par de escalones más por sobre el concepto acuñado originalmente por el Vengeance 2100. Este modelo, propone la misma experiencia que se viene desarrollando desde 2013 pero consiguiendo reducir tamaños y el peso de la batería, ofreciendo una comodidad inaudita en headsets sin cableado.

Ahí está lo más impactante de esa primera impresión: El peso es menor, y las carcasas han reducido su tamaño en aproximadamente un 20%, superando ampliamente las expectativas de cualquiera que haya creído que las diferencias eran muy leves, con respecto al anterior, sobre todo si se tiene en cuenta que además presenta retroiluminación RGB, característica que suele sacrificarse a la hora de reducir consumo de batería en los inalámbricos.

Auriculares

  • Audifonos: Circumaural
  • Frecuencia de auricular: 20 – 20000 Hz
  • Obstrucción: 32000 Ω
  • Tipo de imán: Neodimio
  • Unidad de disco: 5 cm

Puertos e Interfaces

  • Tecnología de conectividad: Inalámbrico
  • 3.5 mm connector: No
  • Conector de 2,5 mm: No
  • 2x 3.5 mm connectors: No
  • Conexión USB: No
  • Bluetooth: No
  • Frecuencia de banda: 2.4
  • Alcance inalámbrico: 12 m
  • Interfaz de receptor inalámbrico: USB

Desempeño

  • Utilizar con: PC/Juegos
  • Canales de salida de audio: 7.1 channels

Micrófono

  • Frecuencia de micrófono: 100 – 10000 Hz
  • Sensibilidad de micrófono: -38 dB
  • Micrófono, impedancia de salida: 2000 Ω
  • Efecto de cancelación de ruido: Si
  • Tipo de dirección de micrófono: Unidireccional
  • Micrófono plegable: Si
  • Micrófono mudo: Si

Batería

  • Autonomía: 16 h
  • Batería recargable: Si
  • Indicación de carga de la batería: Si
  • Indicación de batería cargada: Si
  • Indicación de batería baja: Si

Diseño

  • Tipo de auricular: Binaurale
  • Estilo de uso: Diadema
  • Color del producto: Color Negro
  • Retroiluminación: Si
  • Color de luz de fondo: Rojo/Verde/Azul

En este caso nos tocó probar la versión blanca, y aunque su ligereza y estética “juguetoide” (nueva palabra para la RAE, significa “que parece un juguete”) dan la impresión de tratarse de una edición de menor calidad, este es un headset brillante, como la dinastía a la que representa. El plástico blanco mate contrasta fuertemente con sus articulaciones en plateado y la tapa de las carcasas en negro brillante, que es además donde se despliega el sutil espectáculo de retroiluminación a través del logo de la marca de cada carcasa, y en la punta del micrófono.

En esta versión también se agregó un importante accesorio que resuelve un pequeño detalle de los modelos anteriores: Al cable USB de carga -que además permite continuar con el uso del headset- y al dongle de conexión inalámbrica se le suma una esponja de amortiguación de aire para el micrófono. Lo que se conoce como “antipop” en el mundo del audio. El resultado no es revolucionario y rompe un poco con la experiencia visual, por lo que resulta muy acertadamente que lo hayan planteado como un elemento opcional.

Al igual que el Void RGB Wireless 7.1 que pudimos ver hace exactamente un año, el Pro ofrece la característica rueda CUE, que además de permitir controlar el volumen del sonido, permite elegir entre los diferentes perfiles de ecualización al pulsarla, pero en este caso, en vez de utilizar dos LEDs de estado en la punta del micrófono (llamado Infomic), Corsair ha decidido pasar toda la información de ajustes por el lado de mensajes sonoros, que mencionan el encendido o apagado de micrófono, y el número de perfil que se está seleccionando. Esto permite que la experiencia sea lo más práctica posible, y suma a una visual un tanto más minimalista.

En el aspecto puramente estético, tanto en este blanco mate, como en el modelo Carbon y el amarillo de la Special Edition, este headset es peligrosamente propenso a manchas constantes, huellas digitales de la manipulación y polvo pegado del ambiente. El look del plástico mate es realmente elegante pero demasiado delicado, así que mejor abstenerse los que suelen ser comensales de escritorio.

.

Las almohadillas, como no podría ser de otra manera, son de gran confort, livianas y recubiertas en una tela de alto tránsito, lo que asegura años de uso sin sufrir demasiado desgaste. Este nivel de calidad sigue ofreciendo el característico aislamiento sonoro de la marca, permitiendo experimentar el sonido multimedia sin ningún tipo de intervención externa, más allá del compañero de equipo gritón que no puede controlar los malos momentos de una partida competitiva.

En el lado técnico, los auriculares son de neodimio en 50mm, como suele usarse en estas propuestas de alta gama, y han sido ajustados específicamente para experiencias de juego y cinematográficas, por lo que no hay que esperar el mejor de los desempeños en el momento de buscar los agudos más estridentes de una composición musical, aunque también sirve para el audiófilo de todos los días que sabe respetar lo que tiene.

Con el micrófono se repite la misma tendencia que con el resto de los headsets inalámbrico que hemos probado: Si bien la recepción es muy clara y filtra el sonido ambiente de manera excepcional -gracias a la direccionalidad de la pastilla- el resultado es plano, apuntado a exacerbar los medios y los altos, y totalmente carente de graves, por lo que -una vez más- hay que advertir que no sirve para grabaciones profesionales.

Pero quizá lo más importante de todo, al tener en cuenta que todo lo que contiene este paquete son versiones mejoradas del excelente modelo anterior, es que el Void Pro RGB 7.1 Wireless contiene una batería de menor tamaño, de menor peso, pero con el mismo rendimiento que la ofrecida en el Void RGB anterior.

Todo es perfectamente personalizable mediante el software iCUE, partiendo desde la iluminación, que además permite sincronización con todos los dispositivos que cuenten con la característica Link de Corsair, y pasando por la ecualización, el control del micrófono, y la virtualización 7.1, como corresponde.

Sin lugar a dudas, al tratarse de un headset que mejora todos los aspectos de esta familia que ya lleva tres generaciones, y siempre presentándose en el mismo rango de precio de 100 dólares, el Void Pro RGB 7.1 Wireless es un dispositivo imperdible para todo el que ande buscando un conjunto inalámbrico para su equipo gamer.

Su nuevo diseño, el menor peso de su categoría, y la posibilidad de combinar la retroiluminación con cualquier otro dispositivo moderno de la marca, lo hacen uno de las mejores propuestas de auriculares que hemos encontrado durante los últimos años. El único punto en contra está en la capacidad de mantener las manos limpias de cada uno, por lo que prácticamente se podría decir que es infalible.

Este review fue realizado con un sample proporcionado por Corsair.

Auriculares Corsair VOID PRO RGB Wireless - Review
Diseño95%
Construcción95%
Packaging80%
Sonido90%
Software90%
Precio90%
Lo bueno:
  • Mejora todos los aspectos del anterior
  • Menor peso y tamaño, igualdad de prestaciones
  • Eleva la vara para toda la competencia
Lo malo:
  • El RGB solo para el logo. Podríamos ir por más
95%Nota Final
Puntaje De Lectores: (2 Votos)
97%