El mundo de los e-sports es el lugar más exigente a la hora de elegir headsets y otro tipo de dispositivos de alto nivel para las competencias, y la marca Thermaltake, con su división dedicada Tt eSports, tiene un completo catálogo de periféricos dedicados a las enormes variables que se pueden encontrar en este mundo que sabe detenerse en los detalles.

El Tt eSports Cronos Riing RGB 7.1 es otro más de la familia Cronos que apunta al jugador que no solo busca la precisión y el nivel de calidad de estos reconocidos headsets, sino que además apunta a destacar con una retroiluminación de las carcasas realmente llamativa y totalmente personalizable, además de contar con los exclusivos drivers de neodimio “extra large”.

El Cronos Riing RGB viene en un packaging modesto y tradicional, de esos que incluyen transparencia en la mitad de su cuerpo para poder ver bien cómo son las carcasas y las vinchas de estos dispositivos. La gráfica es de muy buen gusto y moderna, acompañada del obligatorio “hot stamping” para destacar al modelo, y con toda la información necesaria para poder tomar una buena decisión. El gramaje del cartón y del acetato de la ventana es un poco más importante en comparación a los headsets de marcas menores, lo cual es muy bienvenido, para poder evitar roturas o magullones. En el interior nos encontramos con el propio headset junto a un manual y la guía de instalación rápida.

  • Color: Negro/Rojo
  • Conector: Cable USB
  • Unidad del conductor: 50mm Imán de Neodimio
  • Longitud del cable:  2.0 metros
  • Micrófono Plug & Play:
  • Controlador externo en línea: Sí
  • Número de pieza: HT-CRA-DIECBK-20
  • Canal Virtual: 7.1 Surround Sound 3D
  • Respuesta frecuente:  20Hz-20KHz
  • Impedancia:  32 Oh
  • Sensibilidad: 99 ± 3 dB
  • Entrada Máxima Permitida: 100 mW​
  • La directividad de micrófono: Omnidireccional
  • Accesorios: Tarjeta de garantía – 1 Guía de Instalación Rápida
  • Sensibilidad de micrófono: -42dB ± 3dB
  • Frecuencia de micrófono: 100Hz ~ 10KHz
  • Impedancia de micrófono: <2.2kΩ

Este headset es de conectividad USB, contando con una cantidad de funcionalidades en el propio dispositivo, mediante un pequeño control a mitad de camino entre la carcasa y el terminal de conexión, donde se pueden ejecutar diferentes funciones como controlar el volumen, activar o desactivar la virtualización 3D 7.1 y cambiar entre diferentes presets de ecualización que pueden ser preestablecidos sin problemas mediante el software dedicado.

El dispositivo en si mismo ofrece diferentes niveles de adaptabilidad y ajuste para que cada jugador pueda tener la experiencia que más le guste. La vincha es del estilo elástico, que se acomoda suavemente a cualquier cabeza sin la necesidad de estirar ni apretar nada especial. Cuenta con una triada de almohadillas que acompaña a la adaptabilidad, brindando extrema comodidad en cualquier situación, evitando además cubrir demasiado la cabeza para evitar acaloramientos.

Para agregar mayor detalle de ajuste, las carcasas están sostenidas por bisagras y brazos para ofrecer una doble articulación que ayuda también a acomodarse rápidamente, sin necesidad de tener que hacerlo manualmente. El formato es un clásico que muchas marcas eligen por su efectividad, y en este caso sigue cumpliendo con su cometido. Para una óptima aislación de sonido, las almohadillas de los drivers son cilíndricas, de espuma con memoria, y forradas en tela de altísima calidad. En el hueco central -por donde viaja el sonido- está recubierto de cuerina, lo que demuestra la intención por evitar los calores, pero a la vez, mantener una sonoridad de gran nivel.

El alma de este conjunto se encuentra en las carcasas, como debe ser, y presenta unos exclusivos drivers de neodimio de 50mm (cuando generalmente no se superan los 40mm de diámetro en headsets de menor nivel) con una franja de respuesta de frecuencias que va desde los 20 a los 20,000 Hertz, y una impedancia de 32 ohms. Demás está decir que esto permite reproducir sonidos a un muy buen volumen sin temor a distorsiones, con un gran nivel de claridad.

Uno de los trucos que utiliza Tt eSports para poder aprovechar esta sobredimensión también está por el lado del movimiento del sonido a través de la partes de la carcasa, ya que además presenta un filtro interno de fieltro, que regula la presencia de los graves para alcanzar una experiencia más placentera. De todos modos, como suele suceder al tratarse de headsets pensados para gamers, este conjunto no es ideal para los audiófilos. De hecho, la filtración provoca un efecto demasiado pronunciado y llegan a perderse frecuencias en una ecualización plana de fábrica, lo que obliga a exagerar la configuración del ecualizador digital y a recurrir a efectos como el de los graves dinámicos o el que se conoce como “claridad”, acompañándolos del volumen inteligente (“loudness” para los que conocen de audio), para tratar de no perder cosas a medio camino.

Definitivamente, en esta situación, la instalación del software se convierte en imprescindible, más aún si se pretende elegir diferentes efectos de retroiluminación LED.

Este headset nos deja elegir entre efecto estático, cíclico, y pulsos de diferente frecuencia, eligiendo entre 16.8 millones de colores. En definitiva, esta es una funcionalidad meramente estética que solo se podrá disfrutar cuando dejemos el headset en reposo, o para los espectadores de nuestras partidas tanto en eventos públicos como en streams en cámara. Quizá el punto bajo de algo tan iluminado está en que la punta del micrófono también acompaña con su propia luz roja cuando está encendido, lo que obliga a encontrarle un lugar en el frente donde no esté siempre dentro de nuestro campo visual, pero siga captando el sonido de nuestra voz sin problemas.

Hablando del micrófono, se trata de una implementación tradicional omnidireccional, bien apuntada a la comunicación clara y sin interferencias, con un sistema de cancelación de ruido pasivo, por software, que no siempre da los mejores resultados. Esta intención de apuntarlo a las charlas con coequipers provoca el mismo efecto de siempre: No es apto para realizaciones más profesionales como locución artística o podcasts de alto nivel, lo cual no es un verdadero problema, pero si vale la advertencia.

Quizá lo más destacable de este headset, además de su estética y la inclusión de LEDs RGB, es que gracias a su potencia y la alta calidad de los drivers, sumados a la enorme cantidad de funciones de personalización con la que cuenta el software, permite escuchar hasta el más mínimo detalle de cualquier medio, siempre con la posibilidad de solventar cualquier inconveniente mediante todas las herramientas que permiten ajustar niveles de frecuencias, virtualización, y efectos a gusto de cada uno.

Por su módico precio, respaldado por la calidad de una marca legendaria, y acompañando el paquete de funcionalidades con una gran estética, el Cronos Riing RGB 7.1 es un gran candidato para los que precisen de un todoterreno de gran calidad.

Este review fue realizado con un sample proporcionado por Thermaltake.

Tt eSPORTS CRONOS Riing RGB 7.1 - Review
Diseño85%
Construcción80%
Sonido80%
Micrófono75%
Lo bueno:
  • Drivers de gran calidad, muy versátiles
  • Software con amplio catálogo de herramientas
  • Muy buen diseño
Lo malo:
  • Requiere de un dedicado tiempo de ajustes para obtener los mejores resultados
84%Nota Final
Puntaje De Lectores: (3 Votos)
90%