Corsair vuelve a agitar la vanguardia con el lanzamiento de su primer mouse wireless de aires premium, que además incorpora un sistema de carga inalámbrica que llegó para quedarse y es funcional al resto de los dispositivos que soportan este estándar. El ratón en cuestión es el excepcional Dark Core RGB SE, que en esta ocasión es acompañado por el revolucionario mouse pad MM1000, que incorpora tecnología de carga inalámbrica Qi, lo que permite recuperar la batería tanto del mouse, como la de cualquier otro dispositivo con Qi Charging, para evitar la necesidad de cables o enchufes extra.

Al contrario de la manta Logitech G Powerplay, que por el momento solo sirve para cargar a los ratones G703 y G903, que actualmente un combo asciende hasta los 250 dólares, tanto el Dark Core como el MM1000 pueden existir sin la obligación de acompañar al otro, gracias a esta modalidad de carga universal.

El Dark Core RGB SE pone al alcance de la mano un explosivo conjunto de toda la portabilidad del wireless sin lag y las prestaciones de los ratones alámbricos de alta gama. Ofrece 9 botones personalizables, retroiluminación RGB de cuatro zonas, y los ajustes de rendimiento obligatorios como perfiles para definir hasta 16,000DPI de resolución y un polling rate de hasta 1GHz.

Todo lo que se puede imaginar de los ratones de alta gama se lo puede esperar de este Dark Core, por lo que ya pone en serias dudas la necesidad de volver a contar con cables. A pesar de llevar una batería que se mantiene activa hasta unas 24 horas de uso, el dispositivo solo pesa 128 gramos, por lo que tampoco hay diferencias en las sensaciones de movimiento y fricción, ubicándolo en el centro de las preferencias de muchos usuarios.

Para los indecisos, el extravagante packaging al que nos tiene acostumbrados la marca -formato ventana, fondo amarillo, cartón de alto gramaje con impresiones claras, soportadas por hot stamping-, incorpora un cable de conexión USB para utilizarlo de manera tradicional, y un receptor WiFi dedicado de 2.4GHz que puede ser conectado a cualquier computadora también por USB.

Pero este todoterreno no se conforma con tener que agarrarse directamente de otro dispositivo de forma dedicada, sino que también presenta un switch para poder hacer la conexión mediante Bluetooth, y aunque pierde el enorme tiempo de respuesta que ofrece el WiFi, lo mantiene funcional en todo tipo de aparatos que no cuenten con el dongle correspondiente. En favor de esta portabilidad, tres de los perfiles configurables se guardan en la memoria interna del dispositivo, por lo que siempre estará seteado a nuestro gusto.

Mouse Corsair Dark Core RGB SE

  • Sensor óptico PMW3367 de 16.000 DPI
  • Muestreo: 1000 Hz
  • Botones: 9 programables con dos switches omron
  • Perfiles integrados compatibles con Corsair CUE
  • Sistema de iluminación: RGB con cuatro zonas independientes
  • Modo inalámbrico 2,4 GHz y Bluetooth
  • Carga inalámbrica Qi
  • 24 horas de autonomía
  • 4 zonas deslizantes de PTFE
  • Grips intercambiables
  • Cable: Micro USB de 1,8 m
  • Dimensiones: 126,8mm x 89,2mm x 43,2mm
  • Peso: 128 gramos

Mouse Pad Corsair MM1000

  • Superficie micro-texturizada rígida para mejor deslizamiento
  • Optimizada para velocidad y control
  • Base de goma con salientes para evitar deslizamiento
  • Cable con dos conectores USB (carga y HUB)
  • Puerto USB 3.0 adicional disponible
  • Cargador inalámbrico Qi incorporado
  • Adaptador Qi para carga inalámbrica de dispositivos micro USB, USB-C y Lightning
  • Dimensiones: 350 mm x 260 mm x 5 mm

Como no podía ser de otra manera, el elemento que analiza la superficie donde lo moveremos es nada menos que el excepcional sensor óptico PixArt PMW3367, acompañado de switches Omron en toda su totalidad, tanto en los botones principales como en los secundarios. Esto habla a las claras de la intención de Corsair por conquistar la cima de la cadena de mando del mundo de los ratones y por lo cual se entiende su excepcional diseño gamer, que no se destaca por su extravagancia, sino más bien por su buen gusto y formas que apuntan a la alta competencia.

La construcción es de gran nivel, como no podría ser de otra manera, pero han optado por utilizar solo partes plásticas, de superficies suaves y rugosas donde corresponda, descartando la utilización obligatoria de los actuales armazones de aluminio a los que estamos acostumbrados. Para algunos puede resultar un tanto chocante y puede dejar la sensación de falta de robustez, pero este ratón, sin lugar a dudas, es fuerte y en la mano no deja ninguna sensación de perderse en una rotura en el corto plazo.

Quizá lo más controversial de este enorme concepto está en que el Dark Core RGB SE no eleva la vara en cuanto a lo más primordial de su esencia. Es un mouse de alta gama que casualmente tiene un sistema de recarga de batería inalámbrica, pero no aporta una pizca de diferencial a su concepto. Acá no hay pantalla OLED o vibración como en el Steelseries Rival 700, ni un diseño alternativo como el del Glaive RGB, o siquiera un nivel de personalización profundo como los legendarios RAT de Mad Catz. Este es un excelente mouse pero sin dar un paso demás, y no aporta siquiera las obligatorias pesas de ajuste que uno espera al pagar un precio oficial de 90 dólares.

Para algunos, el sistema wireless de funcionalidad y recarga es suficiente razón para considerarlo un gran candidato a ser parte de sus ecosistemas, mientras que el resto de sus especificaciones conservadoras hacen que sea bastante más dificil pensar en reemplazar los ratones que ya tenemos.

Como venimos advirtiendo desde el inicio del análisis, el mousepad MM1000 de Corsair es lo que complementa el concepto de recarga Qi que incorpora el Dark Core RGB SE, ya que es una manta que ofrece un sector específico para este sistema, donde podemos reposar el ratón cuando no se está utilizando para que recupere energía. Al ser parte de este estándar, la manta también permite recargar otros dispositivos que también cuenten con el sistema, como los smartphones y tablets de Apple o Android que lo incorporen, pero además presenta un dongle específico para poder cargar otros dispositivos como si se los conectara a la pared.

Ofreciendo conectividad microUSB, USB-C y Lightning Qi, este medallón se puede enchufar en cualquier cosa que se recargue a través de los mencionados slots para ubicarlo en el sector de recarga del MM1000 y cumplir con su cometido.

Al haber optado por esta modalidad, no existe la posibilidad de recargar el ratón en pleno uso, como sí permiten hacerlo el mencionado Powerplay de Logitech o el combo Razer Mamba Hyperflux, pero considerando que ambos solo pueden funcionar en conjunto con sus exclusivos ratones, y como lo mencionamos anteriormente, a un altísimo costo, es más que práctico que Corsair haya optado por darles utilidad por separado, tanto a la manta como al ratón. Es claro que el MM1000 no ha sido pensado solo para ser funcional al Dark Core, sino que esto es el comienzo de toda una línea de ratones que le sacarán el jugo a esta nueva característica, y seguramente a nuevas revisiones de la manta.

En esta primera versión Qi, se hacen extrañar algunas otras como retroiluminación RGB, superficie dual como la del Steelseries Qck Prism, y quizá alguna otra funcionalidad que no se esperan en lo tradicional de este mundo. Una vez más, Corsair cumplió, pero no dio un paso extra, lo cual se hace desear.

Lamentablemente, al estar tan limitado, si uno no va a hacer uso del recurso Qi de manera cotidiana, recomendar el MM1000 para cambiar el mouse pad de todos los días, es bastante difícil, sobre todo porque llega hasta a pasar desapercibido gracias a su sobriedad estética.

Sin lugar a dudas, este combo es un cambio interesante para quienes busquen deshacerse de los cables sin perder prestaciones y personalización de alto nivel, pero no ofrece una pizca demás para quienes ya tengan todo eso. La calidad es excelente, la visual es espectacular, pero desembolsar efectivo para no obtener nada más que la característica wireless, sobre todo considerando que segundas marcas se han acercado muchísimo en cuanto a estética, la conclusión queda demasiado en manos de la subjetividad, y quizá lo mejor sea esperar un poco más.

Sin embargo, dejando de lado lo conceptual, y enfocándonos en el propio Dark Core RGB SE, es casi imposible dejar de tentarse con la idea de tener un excelente ratón wireless que simboliza el tope de la tecnología de dispositivos de entrada y performance inalámbrica.

Este review fue realizado con samples de prensa proporcionados por Corsair.

Mouse Corsair Dark Core RGB SE & Mouse Pad MM1000 - Review
Diseño85%
Construcción90%
Prestaciones 90%
Packaging90%
Software80%
Precio90%
Lo bueno:
  • Lo mejor de la tecnología wireless
  • Excelente diseño
  • Todos los detalles del tope de gama
Lo malo:
  • Concepto demasiado conservador
  • Falta de pesas de ajuste
88%Nota Final
Puntaje De Lectores: (13 Votos)
72%