No es novedad para nadie que el mercado de las placas de video ha sufrido una fuerte inflación a partir de 2017 debido al gran consumo de estos procesadores por parte de los mineros de criptomonedas, aunque aún quedaban por ver los números reales de ventas que causaron la gran suba de los precios de cada producto.

Hoy, la empresa de estudios de mercado Jon Peddie Research publicó información detallada sobre el tipo de productos vendidos y el segmento al que iban destinados, revelando que durante todo el pasado año fiscal, los mineros compraron un aproximado de 3 millones de placas de video, principalmente de la marca AMD (debido a su gran relación entre costo y beneficio en el minado, muy superior a la gran parte de los modelos de Nvidia) alcanzando un total de 776 millones de dólares de recaudación.

El propio presidente de la empresa, Jon Peddie, comentó acerca de los resultados, y confirmó las proyecciones que publicó Nvidia sobre los precios de las placas de video para este año.

“El gaming ha sido, y continuará siendo, el primer motivo de ventas de GPUs, ahora aumentado por la demanda de los mineros de criptomonedas. Los jugadores podrían aplacar esos costos al minar cuando no están jugando, pero esos precios no bajarán en el futuro cercano.”

Entre los detalles del informe también se puede ver un incremento del 8.08% en las ventas del equipo rojo con respecto al mismo ciclo del año anterior, y que las ventas tanto de Intel como de Nvidia han decaído 1.98% y 6% respectivamente. El total de placas de video ha caido también en un 2.67%, con respecto al año anterior, significando tan solo un 36.88% de las instalaciones totales.

Es momento que tanto AMD como Nvidia empiecen a encontrar alternativas específicas, de menor costo para los mineros, y así fragmentar el mercado para que la influencia en las ventas de GPU para el minado, no alcance a los precios de las placas para juego.