Final Fantasy es una franquicia venerable, ya con más de treinta años en su haber. A lo largo de todos esos años, hubo varios momentos que fueron críticos de la nave insignia de Square-Enix (antes Squaresoft). Sin ir más lejos, el primer juego de la saga sirvió para rescatar a Square de la banca rota allá por la década de 1980. Mientras fueron pasando los años y la saga fue creciendo, hubo otros cambios que fueron muy importantes como fue el pasaje de 2D a 3D (FFVI a FFVII) o la primera vez que pudimos escuchar el voice acting de los personajes (FFX). Modificaciones que se fueron dando, en esencia, gracias al desarrollo de las capacidades técnicas de las nuevas consolas. Desde los humildes inicios en las consolas de 8 y 16 bits de Nintendo, pasando por la era dorada de la PlayStation original y hasta la actualidad con sus potentes versiones para consolas de última generación y PC, Final Fantasy fue una saga que mantuvo sus adeptos gracias a que logro mantener una clara identidad a lo largo de las décadas.

Es por eso que Final Fantasy XII es un juego tan especial dentro de la continuidad de la saga. Ya que fue un título atípico dentro del universo Final Fantasy, y que buscó introducir una serie de cambios jugables y narrativos inéditos hasta entonces. Ahora, y luego de muchos años, finalmente tenemos a este peculiar Final Fantasy en PC.

La historia de Final Fantasy XII no sitúa en el mundo de Ivalice, el mismo mundo que se vio en títulos como Final Fantasy Tactics o Vagrant Story. Los imperios de Arcadia al este y Rozaria al oeste se encuentran en pie de guerra y para obtener una ventaja en este conflicto Arcadia decide invadir Dalmasca, una nación libre que se encuentra geográficamente ubicada entre ambos imperios. En los albores del conflicto, el Rey de Dalmasca es asesinado por elementos insurgentes dentro del gobierno durante un tratado de paz entre Dalmasca y Arcadia. Bajo el pretexto de apaciguar el caos civil, Arcadia avasalla a Dalmasca instalando un gobernante extranjero, miembro de la familia real. En el medio de todo este caos, se nos introduce al personaje de Vaan, un ladronzuelo que aspira a ser un pirata de los cielos, y a su mejor amiga Penelo. Como es costumbre en las grandes historias de Final Fantasy, pronto estos simpáticos “don nadies” se verán inmersos en la gran trama política de la región.

Uno de los elementos más originales de este Final Fantasy en relación a sus primos es la forma en la que esta abordada la historia. Vaan y Penelo funcionan como los “ojos” del jugador ante el mundo, pero están lejos de ser los verdaderos protagonistas de la historia. Ese rol, cae más bien en la princesa Ashelia B’Nargin Dalmasca, o “Ashe” para los amigos. Esta vuelta de tuerca genera una dinámica por la cual las historias personales del cast muchas veces abandonan el escenario en pos de los grandes sucesos de la guerra.

Vaan y Penelo terminan sintiéndose como personajes de reparto, mientras que Ashe ocupa un rol principal. No ayuda demasiado el hecho de que tanto Vaan como Penelo son personajes bastante pobres y unidimensionales. Algo que por suerte no ocurre con el resto del grupo principal, compuesto por el atrevido pirata Balthier, su colega Fran y el capitán Basch de Dalmasca. Estos tres personajes si están dotados de algo de profundidad y son mucho más intrigantes que el duo “central” que propone el juego.

Final Fantasy XII también introdujo cambios importantes a la por entonces clásica jugabilidad de la saga. Atrás quedaron los combates instanciados por turnos (o bien con un sistema de tiempos de acción activos), dejando lugar a un sistema de mundo abierto en el cual los enemigos pueden verse y enfrentarse en tiempo real sin necesidad de acceder a instancias separadas. Otro de los cambios importantes vino dado por la nueva dimensión de los escenarios. Mapeados enormes, con múltiples caminos y secretos vinieron a remplazar a los viejos escenarios cargados de pasillos típicos de Final Fantasy. En cierta forma, Final Fantasy XII se siente como un MMO de mundo abierto Single Player debido a la gran cantidad de actividades para realizar y secretos por descubrir. Además, también ayuda mucho la enorme variedad artística de los distintos escenarios, desde zonas nevadas y bosques hasta desiertos y grandes centros urbanos.

Los cambios mencionados, en especial en lo referido al combate, hicieron necesario un re-ajuste de los sistemas de juego. Dentro de estas modificaciones, la más importante es el sistema de gambitos. En esencia, se trata de un sistema de rutinas de IA configurables para nuestro grupo de aventureros, pero que está integrado de manera bastante efectiva a la progresión que propone el juego. Por ejemplo podemos hacer que un personaje cure a los demás cuando pierden un 50% de vida y mientras esa situación no se presente puede seguir atacando. A medida que vayamos avanzando en el juego y desbloqueando nuevas habilidades y características podremos ir personalizando estas contingencias para que todas las peleas se desarrollen de manera mayormente automática sin la necesidad de controlar de manera manual a cada personaje.

El sistema de clases también es bastante interesante. A medida que vayamos avanzando en el juego y obtengamos nuevos niveles, podremos ir definiendo la clase de cada uno de los personajes del grupo. Hay 12 clases y cada una de estas tiene un rol bastante definido, como el caballero que solo utiliza armaduras pesadas y espadas o el mago del tiempo que usa magia de soporte para alterar el curso de la batalla. Cada personaje pude tener dos clases y una vez elegidas no pueden ser cambiadas nunca más. Una vez que hayamos elegido que clase queremos usar, se nos habilitara el “tablero de licencias”, este tablero es el que nos habilita la utilización del equipo y las habilidades.

A diferencia de otros RPG donde el equipo está ligado al nivel del personaje u otros Final Fantasy donde el equipo lo vamos adquiriendo de una manera lineal, en Final Fantasy XII está ligado al tablero de licencias, esto quiere decir que podemos tener en el inventario la mejora arma del juego, pero si no la tenemos desbloqueada en el tablero no la vamos a poder usar. Este tablero no solo nos proporciona la habilidad de usar armas, armaduras y accesorios sino que también podremos desbloquear nodos que mejoren las estadísticas básicas de los personajes (vida, daño, etc.). Para poder desbloquear los nodos del tablero necesitamos puntos de licencia y estos puntos nos serán otorgados cada vez que eliminemos un enemigo.

Uno de los cambios más controversiales del juego fueron las modificaciones al funcionamiento de los cofres, ya que el contenido de estos es aleatorio en vez de ser fijo como era en otros Final Fantasy. Con este cambio veremos una mayor cantidad de cofres pero el contenido de estos usualmente es basura y lo peor de todo es que los mejores ítems del juego se encuentran dentro de cofres, para que se entienda, el mejor arco del juego aparece dentro de un cofre que solamente tiene 1% de posibilidades de aparecer y las posibilidades de que el arco este dentro de ese cofre son de 5% o sea que hay que estar una eternidad para poder obtenerlo. Es otro de esos elementos de Final Fantasy XII que lo hacen sentir peligrosamente cerca de un MMO para un solo jugador.

Fuera de la historia principal que nos llevara un total aproximado de 40 a 50 horas en completar podremos hacer varios tipos de misiones secundarias. De entre ellas, la más importante y divertida de todas es la cacería de monstruos. Es una actividad que nos llevará a enfrentar a los enemigos más raros y fuertes de todo el juego. Las otras misiones secundarias no se alejan demasiado de lo tradicional que podemos encontrar en cualquier J-RPG de la época, tales como la de ayudar a personas o encontrar X ítem, la diferencia es que muchas de estas misiones nos habilitaran zonas nuevas para explorar. Además, la cantidad de misiones ya actividades secundarias es bastante nutrida, elevando la vida útil del juego por encima de las cien horas para lograr completarlo en un 100%.

Con respecto a las diferencias que proporciona esta versión con respecto a su contraparte de PS2, hay que tener en cuenta que en PS2 hubieron dos versiones: las Norteamericana y la Internacional que solo salió en Japón. Esta última vendría a ser como una suerte de “Enhanced Edition”, y es en la que está basada la versión remasterizada del título. Esta nueva versión introduce una serie de mejoras de balance al sistema de licencias y el trial mode, un modo de juego alternativo en el que tendremos que luchar 100 escenas.  Se trata de un modo similar al modo Bloody Palace de Devil May Cry.

Otro agregado a la nueva versión, y que mejora la calidad de vida, es la posibilidad de hacer que el juego vaya a x2 o x4 de velocidad permitiéndonos explorar el mundo mucho más rápido. El último cambio importante es la introducción de un modo New Game + (Plus) y – (Minus) en el primero nos permite empezar el juego con todos los personajes en nivel 90 mientras que el segundo todos los personajes empiezan en nivel 1 y no suben de nivel. Los otros cambios que hicieron fueron menores, más que nada fue para rebalancear equipos, magias, enemigos y otros sistemas internos del juego.

Gráficamente hablando estamos ante una versión muy mejorada en relación con los días de PS2, ya que fueron cambiadas las texturas por unas de alta resolución, mejoraron la iluminación y se ha agregado filtro anisotrópico. Estos cambios permiten que el juego se vea realmente nítido y con un apartado visual bastante impresionante. Sin embargo, el port no es perfecto. Al intentar usar resoluciones más altas a 1080p se empieza a notar un consumo realmente importante que no se justifica por la calidad técnica del título, este consumo es tan alto que en 4k con una Nvidia 1080 no se pueden alcanzar los 60 cuadros por segundo (en comparación, en Final Faltasy XIII: Lighting Returns, que tiene mejores gráficos y texturas, se pueden alcanzar los 60 cuadros en 4k tranquilamente).

Otro problema es que si usamos el 2x o 4x de velocidad y comienza un cutscene esta va a estar también 2x o 4x algo que es realmente molesto. Esperemos que SquareEnix atienda a estos problemas de la versión de PC y no deje abandonado al juego como ocurriera recientemente con otros títulos de la empresa.

Por el lado del audio, resta decir que el soundtrack es uno de los más flojos de toda la saga, no hay ni un tema que sea memorable como fue el caso de «To Zanarkand» del Final Fantasy X o «A Place to Call Home» del Final Fantasy IX. La causa de esto puede ser que el productor fue Hitoshi Sakimoto en vez de Nobuo Uematsu, y este último solamente compuso un tema para el juego. Pero si hablamos de las voces de los personajes, puedo afirmar que tanto en inglés como en japonés son de las mejores, cada voz indistinta del idioma le queda perfectamente a cada personaje en este aspecto es uno de los mejores puntos del juego.

Todos los Final Fantasy tratan de contar una historia única y memorable, Final Fantasy XII The Zodiac Age no es la excepción y si bien tiene muchos cambios que lo diferencian de sus predecesores la gran mayoría de estos están bien encaminados. Final Fantasy XII fue un lavado de cara necesario a una saga que estaba realmente estancada en las mismas mecánicas desde hacía ya mucho tiempo. Se trata de un título particular, que cambia casi por completo la jugabilidad típica de la franquicia en pos de sistemas que lo acercan un poco a los MMO que estaban de moda en aquellos años. Y además se trata de un título con una historia bastante particular, más madura, seria y sombría que la de otros Final Fantasy si se quiere. Después de todos estos años, es realmente bienvenido tener a este peculiar miembro de la familia Final Fantasy en PC.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Square Enix.

Final Fantasy XII: The Zodiac Age – Review
Historia80%
Gameplay100%
Gráficos80%
Música y Sonidos80%
Lo bueno:
  • Un mundo lleno de cosas para hacer y explorar
  • Historia interesante, en especial si tomamos a Ashe como la verdadera protagonista de la aventura.
  • Extensa duración que nos mantiene entretenidos
Lo malo:
  • Vaan y Penelo, los personajes “centrales”, no son demasiado memorables.
  • El grinding para obtener los mejores ítems del juego
  • La banda sonora
87%Nota Final
Puntaje De Lectores: (16 Votos)
76%