Si nos dejáramos llevar por el alto nivel de los packagings de los periféricos de grandes marcas, el 99% nos parecería excepcional, porque siempre saben brindar una experiencia que comienza desde la visual y el “unboxing”, por más que por dentro nos llevemos la sorpresa de algo que no está tan bueno. Pero también hay packagings como el del SteelSeries Rival 700, que no permite generalizaciones y directamente se presenta como lo mejor del mercado, el tope de la línea, el tope de su marca.

La experiencia es tan excepcional que describirla tan solo con palabras no alcanza para hacerle el justo honor, aunque lo vamos a intentar. En primer lugar, el cartón de altísimo gramaje, con impresiones de hotstamping y un diseño gráfico por demás elegante, se parte en una diagonal que sigue la característica banda naranja de los productos de la marca. Por dentro nos encontramos con un contenedor del mísmo color, también en cartón de alto gramaje, que contrasta de manera brutal para destacar la excelencia en diseño de este ratón que promete ser el sumum de cualquier exigente jugador de la Master Race.

A un costado de esta espectacular presentación se encuentra una pequeña caja que alberga no solo el pequeño manual de uso rápido, que tan solo muestra un par de instrucciones y la URL de donde descargar el práctico software SteelSeries Engine 3, sino que además contiene dos diferentes modelos de cable USB para conectar al dispositivo: Uno engomado y de tan solo 1 metro; otro del clásico mallado, efectivo para no enredarse con otros cables, de un total de 2 metros.

Esto habla a las claras del nivel de personalización buscado por la marca para este tope de gama que viene de fábrica con un efectivo sensor óptico PixArt PMW3360, pero que llamativamente está rodeado de cuatro tornillos Philips y una forma de agarre que propone una vuelta de tuerca realmente interesante. Por un cuarto extra del valor original del ratón, SteelSeries ofrece un reemplazo laser para el sensor óptico, pudiendo cambiarlo por el espectacular PixArt ADNS-9800, que aunque tan solo presenta 8,200 CPI, en contraposición de los obligatorios 16,000 del PMW3360, la distancia entre cada cuenta de puntos es la mitad de la del sensor original, lo que lo hace de la misma resolución efectiva, pero con la característica sensibilidad de los sensores laser.

Otra de las ventajas de este módulo laser también está en la posibilidad de configurar de manera más amplia la detección de elevación del ratón, pasando de 2 a 3mm con el sensor óptico, a poder optar entre 1mm y 5mm con el ADNS-9800.

Pasando a un aspecto mucho menos técnico, el Rival 7000 presenta 7 botones programables y la posibilidad de asignar funciones a los movimientos de la rueda de scroll, lo cual da un total de 9 configuraciones diferentes. De fábrica, el botón central que se encuentra debajo de los dos botones principales permite optar por diferentes opciones de CPI configurables mediante perfiles dentro del software. Al contrario de otras marcas que siempre suelen optar por los infalibles switches Omron, SteelSeries ha optado por presentar sus propios diseños para buscar su propio lugar en el mercado, y la experiencia no podría ser más placentera. La sensación es suave pero con un feedback realmente claro, más notorio en los dos botones principales, donde el “click” es determinado y efectivo, y con una suavidad mayor en los botones secundarios.

Mouse: SteelSeries Rival 700
Sensor: Óptico Pixar PWM3360
Cuerpo de un recubrimiento haptico
Resolución DPI: 100 a 16.000 DPI
Velocidad de muestreo: 300 IPS
Aceleración: 50 G
Muestreo: 1000 Hz
Tipo de memoria del ordenador: DDR3 SDRAM
Respuesta Hyper a L + R clics
Durabilidad de los switches: 30 millones de clicks

Nº de teclas extra: 4
Botones programables: Sí
Mano: Diestro
Prism RGB: iluminación de 16,8 millones de colores.
Pantalla OLED
Compatible: PC y Mac
Conexión: USB 2.0
Longitud de cable: Cables de 1.5 y 2 metros
Peso: 135 g
Dimensiones: 124.85 x 68.46 x 41.97 mm

El diseño de este ratón es de lo más brillante que se ha visto en los últimos años, porque no solo presenta un balance perfecto entre personalidad y sobriedad, sino que además es cómodo y funcional para la mayor parte de los usuarios (a excepción de los zurdos, como siempre). El tono de negro utilizado para los botones engomados y las texturas adyacentes permite poder descubrir todos sus detalles sin demasiada inspección, pero aún manteniendo esa estética de absoluta calidad que sabe ofrecer la marca.

Por detrás, el logo de SteelSeries está retroiluminado con LEDs RGS que pueden ser totalmente configurables mediante el software, y en la zona brillante lateral nos encontramos con una pequeña pantalla OLED que, sorpresivamente, permite mostrar cualquier imagen o animación en una resolución de 128×36, y en dos colores, elevando la apuesta de la personalización a un nivel que ningún otro dispositivo permite llevar.

Otra de las sorpresas del Rival está en el feedback por vibración que se puede asignar a diferentes juegos, y a diferentes acciones, donde se le puede especificar al ratón cuándo y en qué intensidad vibrar, dependiendo de lo que hagamos. A esto también se le puede asignar una determinada cantidad de duración de efecto, para poder recibir información sobre cosas muy específicas como el cooldown de un ataque en un juego de rol o de estrategia en tiempo real.

Como es de esperarse, toda esta experiencia no sería nada placentera si al desenchufar el aparato perdiéramos todo el tiempo y la dedicación puesta en darle nuestra propia personalidad, por lo que también cuenta con el correspondiente procesador y módulo de memoria donde además de apoyar al rendimiento de los efectivos sensores, también se utilizan para almacenar cada pequeña información ajustada en el Engine 3.

Quizá la mayor ausencia de este completo paquete es la posibilidad de personalizar el peso del dispositivo para adaptarse a las necesidades de cada jugador, aunque el obsesivo ajuste de peso uniforme que los diseñadores han alcanzado para que todas las partes del mouse hagan la misma presión sobre la superficie, debería despejar todo tipo de necesidades para la gran mayoría de los jugadores.

Para poder experimentar el dispositivo en todo su esplendor, los representantes de SteelSeries tuvieron la amabilidad de acompañarlo con el despampanante mousepad RGB SteelSeries QcK Prism, que en su tamaño de 36x29cm ofrece 12 zonas de iluminación LED totalmente ajustables y que también reaccionan a la tecnología Prism Sync, que conecta el efecto de esos LEDs con los del mouse que soporte el mismo sistema (como el Rival 700), para ofrecer una armónica influencia y un efecto espectacular.

Pero quizá lo más importante del QcK Prism es que además de todo lo estético, cuenta con dos superficies diferentes por las que podemos optar en todo momento, retirando y dando vuelta la manta principal contenida dentro de la estructura plástica. Por un lado contamos con una superficie de tela muy suave, similar a lo que hemos visto en la manta de la línea Sharkoon, y por otro lado, una superficie de polímero duro, que propone una experiencia de de una fricción diferente, que como corresponde, depende más del gusto del usuario que de beneficios objetivos.

El mousepad cuenta con un cable de 1,80mts para alcanzar cualquier posición del gabinete dentro del escritorio, y también es totalmente configurable mediante el software unificado SteelSeries Engine 3, lo que simplifica de manera excepcional incorporar otro elemento más al conjunto.

Definitivamente, el Rival 700 es uno de los mejores ratones que hemos probado en todos nuestros años en el rubro. Su espíritu personalizable y sus características tope de gama no solo lo ponen por sobre cualquier otra oferta en cuanto a diseño y calidad, sino que su valor de 100 dólares también lo presentan como un fuerte competidor para cualquier otra marca de periféricos de alto nivel.

La presentación del QcK Prism como un claro acompañante para esta experiencia también los convierten en un candidato asegurado para nuestros escritorios, aunque este ronda los 60 dólares, lo cual es más dificil de justificar para un simple coequiper que puede ser reemplazado por ofertas de muchísimo menor valor.

Este review fue realizado con samples de prensa proporcionados por Steelseries.

Mouse Steelseries Rival 700 + Mousepad SteelSeries QcK Prism RGB - Review
Diseño95%
Construcción100%
Prestaciones100%
Packaging100%
Software95%
Preço100%
Lo bueno:
  • Excelente calidad de construcción y diseño
  • Todos los detalles más importantes de la personalización
  • Experiencia de nivel inigualable
Lo malo:
  • Haber comprado un mouse diferente antes de conocerlo
100%Nota Final
Puntaje De Lectores: (13 Votos)
97%