En pocos días llegará a Argentina y otros países latinoamericanos (a los que todavía no llegó oficialmente) la nueva consola de Microsoft, la tercera iteración de la Xbox One titulada X, y nos pareció que era una buena oportunidad para comparar plataformas y desmitificar un poco sobre la complejidad y los costos de tener una computadora que ofrezca las mismas -o superiores- prestaciones pero con la versatilidad y flexibilidad que caracterizan a nuestros sistemas predilectos.

Como lo hicimos con los lanzamientos de las dos nuevas consolas de octava generación, allá por el año 2013, la propuesta es armar un setup que incluya hardware equivalente en cuanto a potencia, pero tratando de igualar el precio oficial de $17,999 (que equivale a un poco más de u$s 1.000 en Argentina) anunciado por Microsoft. Si bien a simple vista nos pareció una tarea fácil, tuvimos que tomar algunas decisiones drásticas para poder llegar a un mismo nivel, aunque el resultado final terminó siendo de un menor -o cercano- valor, lo que da lugar a retoques de presupuesto para quien quiera dar un paso más allá. Queremos invitar a usuarios de otros países a colaborar con precios de componentes de sus respectivos países, de modo que podamos crear con una lista comparativa de toda la región.

Si bien un buen procesador es fundamental a la hora de jugar, en el estado de la industria en el que estamos nos fue fácil encontrar un candidato económico y rendidor, ya que tanto los nuevos Ryzen como la octava generación Core de Intel tienen prestaciones de sobra para alcanzar las de la consola, por lo que apuntamos directamente al infalible y económico Ryzen 5 1400 de cuatro núcleos y ocho threads, cuyo costo de placa madre es muy inferior a las Z370 de la octava generación de Intel.

Quizá la mayor ventaja que tiene la fabricación estandarizada de estos sistemas es que, al trabajarse en serie, el desarrollo y fabricación de los SoC que contienen tanto CPU como GPU es muchísimo más barato que el hardware que terminamos comprando para PC, pero no es un valor inalcanzable.

Nuestro trabajo se puso más empinado al momento de buscar una placa de video que cumpla con los requisitos de esta especulación. Dado que muchos especialistas indican que la GPU utilizada en la Xbox One X es la equivalente directa de la AMD Radeon RX 580, hemos considerado a esta GPU en su versión de 8GB para cumplir las demandas de VRAM de la resolución 4K en PC. Quienes tengan monitores 1440p, sabrán que ya en dicha resolución, 4GB de VRAM no son suficientes. Sin ir más lejos, esta cantidad apenas alcanza aún para resolución 1080p, con texturas en Alto en algunos, juegos actuales como Grand Theft Auto V, Batman Arkham Knight o cualquiera de los últimos tres Assassin’s Creed -que cuentan con un slider de VRAM.

Otro de los caminos sinuosos que tuvimos que recorrer fue la decisión por la cantidad de RAM que vamos a necesitar para cumplir con los requisitos de sistema, y si bien nos llevó a acaloradas discusiones en nuestra redacción, terminamos llegando al punto en común de los 8GB, dejando la opción de los 16GB a la preferencia de cada usuario.

Por un lado estamos todos de acuerdo que hoy en día tenemos que considerar llevar 16GB como mínimo en nuestros sistemas (sobre todo en resolución 2K en adelante), pero en pos de alcanzar el presupuesto buscado, y como en general no vamos a apuntar a experiencias en Ultra, sino más bien en High en 4K, llegamos al común acuerdo sin más cuestionamientos.

El resto que quedó por buscar fueron partes del soporte para toda esta potencia. Un gabinete económico pero de buena calidad, una fuente que se aguante la exigencia, y finalmente, un combo de mouse y teclado, teniendo en cuenta que la consola ya viene con un gamepad.

Tengan en cuenta que los precios listados son de referencia de un local al público, de modo que en otros negocios podrán encontrar costos de menor, o mayor precio, dependiendo de la ubicación, garantías oficiales y comprobantes de pago que entregue cada lugar. Lo mismo ocurre con los precios de consolas.

Buscamos comparar precios oficiales en ambos lados, de modo que las comparativas de precios con otros componentes de PC (o la consola misma) que ingresaron al país ilegalmente, o traídos personalmente (sin haberlos declarado), no tendrán sentido en este artículo.

Los componentes seleccionados fueron los siguientes:

Esta combinación de partes nos da un costo total de $17991, el cual es prácticamente el mismo al de la consola, y la PC es superior en rendimiento si tomamos como referencia la resolución 4K con preset High, o Ultra, dependiendo del juego.

Si bien no tenemos benchmarks de la placa de video en cuestión, es sabido que la RX 580 rinde muy similar a la GTX 1060 de 6GB en DirectX 11, mientras que en DirectX 12 está por encima de la misma. Más allá de que el DirectX12 sigue un poco verde, no está de más pensar a futuro con respecto a la última API de Microsoft, más aún sabiendo que por parte de Nvidia, el rendimiento es generalmente negativo (sobre todo en resolución 2K y 4K).

Un punto a tener en cuenta es que tanto en la Playstation 4 Pro como la Xbox One X, no todos los juegos funcionan en resolución 4K nativa. Mientras que la primera utiliza la tecnología checkerboard para compensar la falta real de pixeles, la Xbox One X se aferra a la ya conocida resolución dinámica, una opción disponible también en muchos de los últimos juegos de PC – sobre todo aquellos de Microsoft como Gears of War 4 o Forza Motorsport 7.

Otro de los beneficios que tenemos los usuarios de PC sobre aquellos de consolas es la posibilidad de hacer uso de un porcentaje mayor de Escala de Resolución (en juegos que soporten dicha opción, claro), forzando así la resolución interna de la pantalla para lograr una visual más nítida y eliminar los bordes dentados (o aliasing).

Está claro que, mientras que la Xbox One X o Playstation 4 Pro requieren de un televisor o monitor 4K para su funcionamiento, en PC siempre podemos acudir a la mencionada Escala de Resolución para mejorar aún más la calidad de imagen, como también al DSR/VSR de Nvidia y AMD, respectivamente, o las resoluciones personalizadas. Lógicamente, nunca va a ser lo mismo jugar en un monitor 1080p y forzarlo a 1440p o 4K, pero la diferencia aún así es notoria. Al menos podemos decir que tenemos capacidad de hacerlo.

También es necesario mencionar que ambas consolas tienen, en muchos de sus títulos, un modo de rendimiento para 1080p/60 FPS, y otro de calidad para 4K/30 FPS. Esto es algo que algo que nuestro setup seleccionado puede superar ampliamente en 1080p, e inclusive en 2K y 4K. Además, es inevitable acentuar que la calidad gráfica y la resolución de texturas, tanto en Playstation 4 Pro como en Xbox One X, no es Ultra, si no generalmente High (Alta), con un nivel de anti-aliasing generalmente inferior, sumado a otros efectos como Profundidad de Campo o (Depth of Field), Desenfoque de Movimiento (Motion Blur), que no pueden ser desactivados en consolas, y son mayormente utilizados para esconder imperfecciones, objetos a distancia (o distancia de dibujado) o simplemente una inferior resolución.

Una vez más hemos probado que alcanzar buenos resultados al elegir nuestra plataforma no es más caro ni mucho más complejo que ir a una tienda a comprar un sistema cerrado y lleno de limitaciones, que por sobre todas las cosas, obliga a cambiarlo en su totalidad cada vez que aparece un salto tecnológico. Nuestra build no solo permitirá jugar a cualquier cosa moderna durante los próximos 3 años, sin ningún problema, sino que además la hemos pensado en base a futuras actualizaciones. AMD pretende sacarle hasta la última gota de jugo al zócalo AM4, y las memorias DDR4 recién están comenzando su larga vida, por lo que es cuestión de sacar y poner módulos sin siquiera tener que aflojar un tornillo para ir actualizándola a medida que aparezcan cosas nuevas redituables. Y si a esta versatilidad le sumamos los excelentes precios que podemos encontrar en copias digitales de los últimos lanzamientos, que a pocos meses de su estreno comienzan a tener fuertes descuentos, es casi inevitable pensar que realmente la PC es la plataforma definitiva de cara al futuro.

  • Gisn

    Che, una pregunta, son 1803 dólares no?

    • Pey

      No, ahí se corrigió el precio en pesos. Estaba mal.

  • Emanuel Elías Bravo

    Hay una pequeña discrepancia en la spec del CPU, no es 6 núcleos es 4 núcleos 8 hilos (threads)….

  • Miguel Angel

    te doy un buen comentario, por arreglar el error del precio 🙂 buen post

  • Maxi Albarracin

    Una 580 con suerte te mueve los juegos en 1440p jajaja