Tras el modesto lanzamiento del primer título, y luego de un sorpresivo anuncio -seguido de un rápido estreno-, The Evil Within 2 busca expandir el universo creado por el indiscutible Shinji Mikami, pero además de continuar con la trama que involucra mundos alternos y la influencia de la empresa Mobius junto a su misteriosa máquina Stem, Tango Gameworks ha llevado a la franquicia a nuevos rumbos de los aspectos lúdicos: En esta nueva entrega nos encontramos con algo del primero, algo de lo incorporado en los DLCs del primero, y quizá algo también de otras importantes franquicias de esta industria.

Comenzamos la aventura nuevamente en la piel de Sebastian Castellanos. Esta vez, un poco más consciente de lo que pasa con Mobius pero forzado a cumplir una terrorífica tarea a causa de oscuras maniobras de esta vil empresa. En sus recuerdos, Sebastián perdió a su hija durante un incendio, pero la realidad es que la secuestraron y utilizaron para ser parte de esta maquinaria. El héroe no solo se sumerge en Stem para rescatarla, sino que debe cumplir con la difícil misión de rescatar a los sobrevivientes de un equipo especial mandado por la empresa para tratar de descubrir qué sucedió con el núcleo, y quién está interfiriendo para que el pueblo virtual de Union no pueda ser recuperado.

A regañadientes, pero motivado por volver a ver a su hija, Sebastian hace la conexión y llega al pueblo para descubrir que otro psicópata ha tomado el control, pasando rápidamente a retorcer esta realidad y descubrir que está inundada de seres desagradables, con formas que van desde comunes personas convertidas a zombies, hasta gigantes monstruos construidos al mejor estilo Joel-Peter Witkin por la imaginación de este villano artista.

Mientras que el primer juego transitaba el camino del horror psicológico y el horror slasher de corte japonés puro, esta entrega parece apuntar más hacia el lado occidental, ubicándose en lugares como las obras tempranas de horror de John Carpenter, como The Fog y The Thing, o por el grotesco slasher de Clive Barker: Un mundo paralelo representado por un pueblo pequeño; un grupo de sobrevivientes desesperados, a merced de las abominaciones que lo habitan; arte con muertos o mutilaciones; mucho alambre de púa y enormes charcos de sangre. Pero a pesar que el estilo de horror ha variado un poco, sigue persiguiendo las mismas tendencias estéticas.

Donde más se encuentran diferencias es en las mecánicas de gameplay, y por suerte apuestan a una experiencia mucho más compleja que el anterior, aunque tomando ciertos atajos.

The Evil Within 2 se toma unas buenas dos horas en arrancar tanto con la historia como con la acción. Si bien la historia lleva la impronta de Mikami a pesar de haberse retraído al lugar de productor, el elenco de personajes se ha expandido y contextualizan mucho más sobre la situación. Hay muchos más diálogos que en el juego anterior, muchas nuevas caras, y la trama presenta varias bifurcaciones a medida que avanzamos. Es algo así como la diferencia entre las películas 28 Days Later (2002) y 28 Weeks Later (2007).

Pero volviendo al aspecto puramente mecánico, y en una línea similar al anterior, The Evil Within 2 no se apega a ninguna estructura definitiva, sino que adopta elementos diferentes en pos de su narrativa y los entornos que nos toca navegar. No teme en ningún momento pasar de la acción al stealth, del survival a los puzzles, o de la tercera persona a la primera persona, ya que todo es funcional a lo pretendido por el diseñador, y si bien no es innovador o revolucionario, es fresco y permite atravesar su más de una decena de horas de campaña sin tener que sufrir situaciones repetidas o una larga línea recta que lleva hasta el final.

En la acción es muy similar a su antecesor, y quizá recuerde demasiado a las buenas epocas de Resident Evil -aunque en este se puede correr y disparar al mismo tiempo, por suerte-, pero por el lado del sigilo, más allá de tomar elementos de los correctos DLCs del primero, con Kidman como protagonista, a lo que realmente recuerda es al aclamado The Last of Us -exclusivo de Playstation- por lo que tener mecánicas similares en nuestra plataforma no queda nada mal.

Por otro lado, al incorporar la acción entre sus elementos de jugabilidad, no tardan demasiado en completar nuestro arsenal de pistola, escopeta, ballesta y rifle. Pero además de ofrecerlos como parte de la trama, en el mundo abierto y sus varias sidequests podremos adquirirlos de manera anticipada, para poder llegar a lugares que persiguiendo la campaña de forma lineal no podremos, o para vencer más rápidamente a los mini-bosses que atraviesan los mapas. Estos, al igual que los grandes jefes de algunos de los niveles, presentan otras alternativas de gameplay que refrescan la travesía. Algunos requieren de sigilo y ataque, otros de potencia de fuego absoluta, y algunos son decididamente imbatibles, por lo que solo quedaremos relegados a salirnos de su paso.

Lamentablemente, este enorme abanico de posibilidades y el ingenio para aplicarlo a una campaña, se ve un tanto opacado por la falta de carisma de los personajes y la historia. Sebastián Castellanos es uno de esos personajes que nunca vamos a tomar de referencia para nada, al igual que Isaac Clarke, del que recordamos más sus trajes que su rostro, por eso quedaba la chance que este universo, la historia, o alguno de los villanos ocupe el lugar de representación de esta serie, y lamentablemente sigue sin alcanzar.

Luego de recorrer las dos campañas queda claro que la búsqueda está en hacer que Mobius sea tan reconocida como Umbrella, relegando a los protagonistas al lugar de soporte para que eso suceda, pero la empresa no recibe el suficiente contexto como para que alguien sepa que se trata de una verdadera amenaza, o el nivel de escala que representa. No tenemos ubicación, alcance, motivos, representantes particulares. Mobius solo construye una máquina que permite meterse en la conciencia de ciertas personas y se han filtrado algunos psicópatas que ponen en peligro el éxito del proyecto. Y eso es todo.

Definitivamente, Tango Gameworks está apuntando a hacer de The Evil Within una franquicia de muchas entregas, pero mientras no empiece a reforzar todos los elementos que ya han sembrado en dos partes y tres contenidos descargables, rápidamente comenzará a desvanecerse en el olvido, por más que las mecánicas de gameplay sigan creciendo con cada nuevo lanzamiento.

El enorme despliegue de entornos y tipos de mapas que sostiene a la aventura no podría existir si todo el terror propuesto no fuera representado por uno de los más eficientes motores gráficos actuales. El Stem Engine, variante dedicada del id Tech 6 con el que construyeron Doom (2016), ofrece todo el espectro de efectos necesarios para construir este particular mundo de pesadillas, y ya desde el comienzo sorprende con una vertiginosa transformación de entornos e iluminación que pocas veces se ha visto representada en tiempo real por un motor gráfico.

Se presenta una gran profundidad de detalles en todos los lugares posibles, y todo es acompañado de una excepcional iluminación, que en más de una ocasión es funcional al gameplay, obligando a utilizar la linterna. En esta oportunidad el punto flojo viene del lado del departamento artístico, quienes no han sabido aprovechar semejante tecnología para reproducir personajes más realistas, y hasta algunos entornos sufren de una grave falta de resolución de texturas. Lo mejor se lo llevan los lugares urbanos, y sin lugar a dudas, los modelos y animaciones de los enemigos, que apoyados en shaders modernos y un brillante desenfoque de movimiento por objetos, resulta en un espectacular nivel cinematográfico.

Quizá también por culpa de los artistas, The Evil Within 2 sufre de inexplicables problemas de optimización, donde habitaciones vacías y visibilidad de corto alcance muestran caídas en los cuadros por segundo, contrastando con el buen rendimiento que en otros lugares más complejos y abiertos presentan. En general, con una placa GTX1060, o su equivalente del equipo rojo, se pueden alcanzar los 60 cuadros por segundo en 1080p y Ultra, pero en 4K se siente la fuerza, aún con GTX1080Ti, evidenciando aún más la ausencia del soporte para SLi.

En general, este es un título que a final de cuentas termina resultando en una excepcional experiencia de gameplay pero deja algunas cuentas pendientes. La historia es tradicional, los personajes olvidables, y hasta el apartado sonoro juega bastante a lo seguro, pero el abanico de posibilidades es algo que no tenemos todos los días en nuestra plataforma, y las decisiones estéticas son algo realmente digno de apreciar. Su decena y media de horas de juego justifican bastante bien la inversión, y aunque quizá no sea recordado al nivel de Resident Evil 2 o Silent Hill, realmente da un paso importante para la franquicia y el regreso del género. Que las críticas no atemoricen a nadie, ya que no arruinan la experiencia, sino que podrían haber sido un detalle más para terminar de coronar a uno de los juegos más importantes del año.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Bethesda. Pueden ver nuestra galería completa de imágenes en 4K en este enlace.

The Evil Within 2 - Review
Historia75%
Gameplay90%
Gráficos85%
Música y Sonidos75%
Lo bueno:
  • Muchas variantes de gameplay
  • La particular dinámica ofrece constantes giros
  • Estéticamente brillante
Lo malo:
  • Personajes e historia olvidables
  • Algunos problemas de optimización
  • En algunas cosas va a lo seguro
81%Nota Final
Puntaje De Lectores: (14 Votos)
63%
  • eniacker

    Esto sí que es un análisis amigos; de todas las webs que visito el criterio de ustedes nunca ha sido debatible hasta el momento, no importa si es una ip “reconocida” ustedes le dan el trato que se debe y la respectiva nota que se merece, con tanta prensa contaminada por maletines ustedes son la mejor opción para apoyar decisiones de compra porque ofrecen una opinión real sobre la actualidad; y es que siempre ha sido vergonzoso el trato que nos han dado a la comunidad latina de jugadores, no más ver el copy/paste que es IGN latinoamerica una auténtica burla para quien seguimos este hobby. Ustedes han demostrado que aquí se pueden hacer cosas muy bien hechas y que rebosan calidad para un público que en verdad lo aprecia y lo merece; por favor sigan así y nunca cambien. Salu2