Desde el anuncio del primer juego de esta serie, y la extensa campaña de acceso temprano de Assetto Corsa, sumando la triunfal carrera de los Forza Motorsport en el lado de las consolas, y con el creciente mundo de los simuladores de suscripción mensual o de compra por catálogo como RaceRoom Racing Experience, la simulación de carreras ha construido una convocatoria bastante importante en relación a otros géneros, lo que obligó a cada una de estas franquicias a construir una personalidad propia.

Y es que el nivel gráfico y las tecnologías de desarrollo de sistemas de físicas o la captura de circuitos por láser han equiparado bastante los puntos en donde sacarse chispas, y es más en la sensación que en las cantidades y las estadísticas donde cada franquicia busca tener su propio lugar.

Project Cars ha sabido construir una impronta con el primer juego, aunque la plaga de bugs y unos largos meses sin poder tener una placentera experiencia de force feedback hayan opacado bastante el verdadero espíritu de la simulación, y en esta segunda entrega se ha dado un paso hacia adelante por sobre el mismo curso. Varios pasos hacia adelante.

Toda la sensación indie, de poca experiencia en ciertos aspectos de la simulación moderna y el desarrollo comunitario, se disipa en manos de un estudio que ha sabido apuntar a los puntos flacos para reforzarlos sin lastimar a los importantes logros incorporados a su ADN. Slightly Mad encaró la filosofía de desarrollo apuntando a un concepto que indica que el conducir es fácil -porque literalmente lo hace todo el mundo-, y por lo tanto, una simulación debería ser fácil de asimilar, para que la experiencia sea natural y accesible. Y en cierto modo lo han conseguido.

En Project Cars 2 podemos elegir cualquiera de los 180 autos, de las diferentes 29 categorías que conforman a 5 diferentes disciplinas, y al poco tiempo sabremos qué es lo que tenemos que hacer, cómo reaccionar y qué clase de dificultad podemos esperar de cada bólido, aunque lamentablemente, heredado de su propio linaje, el force feedback vuelve a ser una piedra en el camino, pero nada tan grave. En esta ocasión, la sensibilidad y respuesta de los volantes no son absolutamente insalvables ni demasiado distantes del resto de los juegos, sino que con un poco de tiempo y dedicación, se puede llegar a lograr la experiencia óptima que se espera en este tipo de juegos.

Project Cars 2 logró ocupar su propio lugar a mitad de camino entre los duros simuladores, pobres de experiencias periféricas como Automobilista, y las propuestas triple A como a Gran Turismo, llenas de diseño gráfico y excelente ejecución audiovisual. Como buen ejemplo de esto también incorpora una campaña con pequeños ápices de narrativa que permite comenzar una carrera de corredor en varios árboles paralelos, creciendo en complejidad, velocidad, y finalmente dificultad.

Mediante estas diferentes experiencias, Project Cars 2 propone encaminar nuestras preferencias y adoctrinar a cada jugador en los diferentes aspectos de la configuración de cada bólido, y para asistir a los menos preparados, ofrece un excelente sistema de preguntas y respuestas que permitirán ajustar el comportamiento del vehículo sin la necesidad de entrar en cosas específicas como la relación de marchas, la reacción de los amortiguadores o la comba de las ruedas, aunque también se puede hacer de manera tradicional con lujo de detalle.

Todo esto conforma el camino hacia lo más importante del género que es la simulación de las físicas en el asfalto (o nieve, lluvia, barro) en cada tipo de vehículo que se ofrece en el catálogo, que sin lugar a dudas, ha sido pensado para presentar una amplia variedad para todos los gustos. Project Cars 2 ha dado un paso gigantesco con respecto a su antecesor, finalmente ofreciendo una experiencia en la que la fricción, la fuerza de gravedad y el control minucioso de los pormenores de cada auto importa para poder alcanzar el podio, y como bien lo han advertido los desarrolladores, se ha hecho de manera que sea accesible, para que nuestros propios reflejos de conductores en la vida real se encuentren con algo similar para el mundo virtual.

Por el lado de gameplay, y aprovechando la gran cantidad de categorías de vehículos, el mayor cambio está en las competencias multi clases, que ofrecen la posibilidad de construir experiencias como la de Le Mans, en donde una decena de categorías diferentes ocupa el mismo asfalto, corriendo sus propias carreras al mismo tiempo, ofreciendo un espectáculo sin igual. En Project Cars 2 se puede replicar la misma situación, aunque en una cantidad reducida de clases y vehículos en pista, pero con igual nivel de satisfacción.

Toda esa gran experiencia y variedad de ofertas también se traslada al modo online, permitiendo hasta disfrutar de todas las disciplinas incorporadas en el título en varias modalidades diferentes de carreras simples y competencias de varias etapas, por lo que todo lo bueno de jugar en solitario tanto en pruebas individuales como en la campaña, se puede seguir expandiendo con otros corredores del mundo real.

Como sucedió con la primera entrega, uno de los pilares de la oferta de Project Cars 2 está en su apartado audiovisual, y si bien no ha logrado impresionar al mismo nivel del anterior juego de la serie -porque ya no han habido saltos técnicos tan impresionantes- tanto los gráficos como los sonidos son dignos de admirar.

Por el lado visual quizá siga sin alcanzar el tope del género, encontrándonos con mejores logros en Forza Motorsport 6 APEX y Assetto Corsa, pero si hace un uso inteligente de efectos y movimientos de cámara para que la experiencia sea atractiva y vertiginosa. En los cambios climáticos también nos encontramos con situaciones que no todos los días se encuentran en el mundo de la simulación, teniendo como referencia tan solo a Dirt 4 y Rally, los cuales estan sostenidos por un motor gráfico ya pasado de moda. En general, esta nueva propuesta de Slightly Mad está a la altura de las circunstancias, con un excelente nivel de optimización que permite tanto un juego óptimo utilizando equipos VR, como alcanzando los 4K a 60 cuadros por segundo sin problema.

Donde también da otro paso gigante es por el lado del sonido, que no solo se ha mejorado en la representación de los motores y el posicionamiento en medio de una disputa sobre el asfalto, sino que ahora también ha habido un profundo trabajo en desarrollar y posicionar cada detalle de sonido interno en cada uno de los autos. Desde objetos que se encuentran en la cabina, hasta ruidos específicos de suspensión y bloqueo de ruedas de acuerdo al lado del vehículo donde provienen, lo que no solo ofrece una gran experiencia atmosférica, sino que además aporta su cuota para construir un gameplay complejo y realista.

Sin lugar a dudas, Slightly Mad ha conseguido construir un producto completo para un público que cada vez exige mayores detalles y control en la configuración de cada auto. El catálogo de 180 vehículos, junto a las varias decenas de circuitos y los cambios climáticos disponibles, terminan por construir una experiencia duradera y variable, que siempre ofrece algo nuevo para probar y dominar. A esta altura, lo único que puede llegar a depreciar la construcción de este creciente estudio es la constante y agresiva evolución del resto de los títulos del género, algo que a final de cuentas, una mayor y mejor oferta es lo mejor que le puede pasar a cualquier jugador.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Bandai Namco. Pueden ver más imágenes en 4K en nuestra galería de Epic Shots, como también más videos de gameplay en 1440p y 4k en nuestros canales de PCMR LATAM y Racing At Home.

Project CARS 2 - Review
Gameplay90%
Gráficos85%
Sonidos90%
Multiplayer90%
Lo bueno:
  • Excelente expansión del concepto original
  • Muchos nuevos detalles en la simulación
  • Grandes mejoras en el sistema de sonido
Lo malo:
  • El force feedback sigue requiriendo de atención inicial
  • Pocas mejoras gráficas
88%Nota Final
Puntaje De Lectores: (9 Votos)
84%