Desde la introducción de PCI-Express 3.0 en noviembre del 2010 (luego de numerosos retrasos) el rendimiento de ciertos dispositivos entró en una especie de estancamiento. El ancho de banda de este I/O con casi 7 años de antigüedad, no obstante, fue suficiente para los dispositivos más demandantes de la época.

Con sus pros y sus contras, los últimos dos años fueron bastante fructíferos para los dispositivos PCIe. No solo que los discos M.2 NVMe se comenzaron a usar más, sino que la popularidad de maquinas de múltiples GPUs para desarrollo e investigación llevó a la organización a finalizar las especificaciones de este nuevo estándar.

Pero ahora llego la ahora del PCI Express 4.0, que incrementa la frecuencia de interconexión a 32 Ghz y duplica el ancho de banda a 64 Gb/s. Las especificaciones 0.9 ya fueron adaptadas por algunos fabricantes que decidieron preparar su hardware para este inminente lanzamiento.

Además, es bastante interesante comentar que el estándar PCIe 4.0 no durará mucho, sino que en el 2019 PCI-SIG promete lanzar PCIe 5.0, que de nuevo, dobla el ancho de banda del PCIe 4.0.

Esto permitirá mucho más ancho de banda y lineas PCIe para configuraciones de varias placas de video y/o dispositivos PCIe, y hasta se vea la eliminación del conector SLI.

Esto implica que la nueva arquitectura de Nvidia, VOLTA, utilizará PCI Express 4.0, al igual que la próxima línea de Radeon de AMD.