Corsair siempre ha representado el ideal de las más altas gamas dentro del sector gamer. Quizá no apuntando al tope, pero si alcanzando el más alto nivel dentro de costos razonables, algo que a otros no les interesa balancear, por lo que han ocupado un lugar muy importante dentro de la comunidad de los más exigentes.

Para encontrarle las ventajas al Void RGB 7.1 Wireless no podemos dejar de hablar de su ancestro directo, el H2100 y su revisión bajo la línea Vengeance (que para el caso son lo mismo), cuyo diseño y características lo han declarado como uno de los más elegidos a la hora de evitar cables, a la vez que se busca el mejor sonido posible.

Los Void van por la misma línea filosófica con un diseño a la vez alineado con la nueva estética de la marca (la de las cajas negras con bandas amarillas). El packaging es simple pero a la vez repleto de los detalles técnicos del headset y con unos compartimientos internos que además de mantener cada cosa en su lugar específico, sostienen firmemente al dispositivo, no solo evitando los movimientos dentro de la caja, sino con el cuidado de que ningún roce llegue a marcar el plástico o la tela que lo componen, con los correspondientes protectores en cada lugar vulnerable.

CONTENIDO Y ESPECIFICACIONES TÉCNICAS:

Contenido del paquete:

  • Auriculares para juegos VOID Wireless Dolby 7.1
  • Adaptador USB inalámbrico
  • Cable de alimentación USB de 1,5 m
  • Guía de inicio rápido

Auriculares:

  • Precisión posicional del Dolby Headphone 7.1
  • Respuesta de frecuencia: De 20Hz a 20kHz
  • Impedancia: 32 ohmios a 1kHz
  • Sensibilidad: 105 dB (+/-3 dB)
  • Transductores: 50 mm
  • Conector: USB tipo A
  • Rango inalámbrico: hasta 12m
  • Duración de la batería: Hasta 16 horas

Micrófono:

  • Cancelación de ruido unidireccional con micrófono rotatorio ajustable e iluminación InfoMic
  • Impedancia: 2,2 k ohmios
  • Respuesta de frecuencia: De 100Hz a 10kHz
  • Sensibilidad: -38dB (+/-3dB)

El diseño del headset es un poco más vanguardista de lo que estamos acostumbrados. La forma de las almohadillas puede ser un tanto chocante a primera vista, pero Corsair asegura haber revolucionado el pensamiento de diseño con respecto a cualquier cosa que vayamos a usar sobre las orejas, titulando a esta especie de romboides como “True Form’, lo cual implica que nuestros pabellones auditivos no son de forma circular, y es por eso que merecen una forma especial, y sinceramente, en la práctica se sienten muy bien.

La vincha también persigue la misma linea conceptual que las almohadillas, tratando de unificar diseño y buen gusto con funcionalidad, lo cual también logra. La idea de sostener a las almohadillas desde la parte de atrás, mientras se apoya sobre la mitad anterior de nuestra cabeza está pensada para balancear el peso exacerbado de este tipo de headsets, resultando en una revisión extra por sobre la experiencia del H2100, que era completamente lineal y un tanto ausente de ingenio.

Donde saca ventaja a pasos agigantados es en las funcionalidades al alcance de un toque que se pueden encontrar con el nuevo dial CUE (Corsair Utility Engine), que funciona en simultáneo con el complejo software que permite ajustar la iluminación RGB decorativa, la ecualización en diferentes perfiles, control total sobre la actividad del micrófono, y hasta las indicaciones de los RGB InfoMic, que demarcan diferentes estados del software en la punta del micrófono, para que sean fácilmente reconocibles por el usuario.

El dial CUE permite controlar el volumen y al presionarlo va cambiando progresivamente entre los diferentes perfiles de ecualización, además de permitir activar o desactivar el sistema de virtualización Dolby. Por otro lado, acompañando al botón de encendido se encuentra el botón de control de micrófono, que siguiendo las claves visuales de los mencionados LED InfoMic, nos permitirá activar o desactivar el micrófono, y además activar un sistema de monitoreo que permitirá al usuario escucharse a si mismo en caso que le haga falta.

TEST DE MICRÓFONO

Como venimos advirtiendo desde el inicio del análisis, el Void es técnicamente muy similar al H2100, una versión refinada, y también presenta la extraordinaria batería recargable que ofrece 16 largas horas de trabajo contínuo. Algo a lo que prácticamente nadie podría sobrevivir con ese peso sobre las cervicales, pero que es muy util a medio plazo.

Lo mismo sucede con la calidad del sonido. Los drivers de neodimio de 50mm ofrecen el mismo nivel de calidad de su antecesor, aunque la influencia del nuevo formato de almohadillas junto con un retoque en los decibeles de sensibilidad solucionan cierta ausencia de graves que era tan característico de la marca, y sobre todo de los auriculares inalámbricos (por una cuestión de compensación de potencia en pos de una mayor durabilidad de la batería). Sin embargo, estos detalles son solo destacables si el headset se utiliza en configuraciones planas, sin tener en cuenta que el software CUE es la otra mitad de la experiencia.

Gracias al sistema de virtualización y los controles de ecualización, el Void se convierte en un todoterreno rápidamente gracias al software, ofreciendo un control absoluto de las frecuencias más predominantes para ajustarlo a cada diferente situación. Mejor aún que en el caso del H2100, el Void agiliza las cosas con el mencionado InfoMic y el control rápido de perfiles, por lo que no estaremos obligados a volver a la pantalla de software para elegir diferentes perfiles si el que estamos utilizando no se acomoda al juego o la película de turno.

El micrófono también ha recibido un pequeño ajuste en la sensibilidad de respuesta, pero es prácticamente una cuestión más técnica que perceptible, y sigue cumpliendo con creces para los que buscan comunicación clara con otros coequipers. Como sucede en la mayoría de los casos, no está preparado para los que buscan grabarse para podcasts o videoreviews -para lo cual hay que sumergirse en el costoso mundo de los condenser-, pero sin lugar a dudas el sonido es de gran calidad.

Cabe destacar que si bien el formato de brazo ya no es de lo más popular debido a que la mayoría elige rectráctiles o de corta protuberancia en una de las carcasas, este diseño proporciona una inmejorable cancelación de ruido y direccionamiento, por lo tanto es ideal para usar en habitaciones con otras personas o en partidas de e-sports donde se comparten amplias mesas con el equipo.

SOFTWARE – CORSAIR UTILITY ENGINE

El Corsair Void RGB Wireless 7.1 es otra de las grandes razones para que la marca siga en el tope de popularidad en cuanto a headsets. El diseño es brillante, las características técnicas no han sido demasiado modificadas con respecto a generaciones anteriores a causa de su gran nivel original, y es una de las pocas propuestas inalámbricas que ofrecen un balance entre precio y calidad realmente accesible.

Como siempre, la unica contra es su diferencia de peso en relación con los headsets de cable, pero como se mencionó, ha sido tan bien resuelto que ya no es un inconveniente. Definitivamente es la primer opción para cualquier jugador que dedique muchas horas a este gran hobby y además busque liberarse un poco de tanto cablerío.

Este review fue realizado con un sample de prensa proporcionado por Corsair.

Auriculares Corsair VOID RGB 7.1 Wireless - Review
Diseño85%
Contrucción90%
Packaging80%
Sonido90%
Precio90%
Lo bueno:
  • Ingenioso diseño vanguardista
  • Excelente calidad de construcción
  • Lleno de características acompañando a un gran sonido
Lo malo:
  • Pesado en relación a los alámbricos
  • El micrófono de brazo es útil pero poco atractivo
90%Nota Final
Puntaje De Lectores: (12 Votos)
68%