Cougar ha estado haciendo todo lo posible para expandirse en el mundo de los dispositivos de alta gama con el agregado de mice y teclados de grandes presentaciones y excelente calidad. El mouse Cougar 700M no podía ser la excepción y sorprende en muchos de sus aspectos, siendo un buen candidato para la mayoría de los jugadores que quieren empezar a equiparse con los mejores dispositivos para la competencia.

Como muchos otros modelos de mouse para la alta competencia, el Cougar 700M está construido con el mismo estilo de exoesqueleto que popularizó la serie R.a.t. de Mad Catz, proponiendo una personalización que no solo se queda en la funcionalidad de los botones o diferencias de peso, sino también en el ajuste de su forma. Igualmente, el 700M no hace lo suficiente para apegarse a ese concepto, ya que su única variable de ergonomía está en el ajuste simultáneo del largo y la altura de su parte trasera, pero nada más.

Esto no quita que se trate de un mouse super efectivo y de alta calidad. El núcleo de toda su estructura está construido en aluminio pintado de un naranja metalizado muy atractivo, mientras que el resto de los materiales plásticos son de gran calidad y resistencia. Su estética de exoesqueleto lo llena de formas abruptas con aires deportivos (como los más caros super autos de Lamborghini o Ferrari) sin romper con el buen estilo que presenta todo el paquete en general.

Hasta el packaging destaca su gran diseño, calidad y nivel de detalle. La caja es muy resistente y llena de los detalles técnicos que ofrece este dispositivo, mientras que el acetato que lo contiene permite observarlo claramente de todos los ángulos. Una goma con recortes contiene las pesas de ajuste y el manual para que todo sea llevado en su lugar y sin piezas sueltas, y ofreciendo una gran presentación al ir develando cada capa del empaquetado.

El cuerpo de aluminio y todos los elementos plásticos que lo conforman logran un peso total de 114 gramos, sumándole 18 gramos más cuando se le incorporan las 4 pesas de 4,5grs. adicionales, situándose en el lugar más adecuado del peso justo, para un buen feedback, pero sin interponerse en el buen deslizamiento y control. También incorpora las reglamentarias almohadillas de teflon de larga duración -aunque no incorpora de repuesto-, el cable mallado en tela y el terminal USB enchapado en oro, los cuales son esperables y no deben faltar.

Como corresponde en cualquier producto que se precie de ubicarse en la zona de los jugadores más exigentes, el 700M presenta retroiluminación LED debajo de la rueda de scroll que también alcanza la superficie del mousepad, a través del aluminio, y se puede elegir entre millones de colores con el software dedicado. El efecto es atractivo pero muy sutil, y no interfiere en la visibilidad del juego cuando nos encontramos con la habitación a oscuras. Para apreciarlo bien hay que mirarlo directamente, lo cual es una gran ventaja en este caso.

Dicho software también permite personalizar las funciones de los 8 botones (construidos con los obligatorios switches de alto nivel OMRON) y ajustar cuatro perfiles de DPI hasta un máximo de 8200 gracias al sensor láser ADNS-9800, lo cual es muy bueno hasta resoluciones de 2K, pero quizá un tanto limitado para quienes alcancen los 4K. Las otras grandes ventajas son que el software permite ajustar también el polling rate hasta 1000Hz, el modo sniper por separado (activado por un botón ubicado a 45° para evitar el movimiento involuntario del mouse), y hasta la altura de despegue en la que queremos que el sensor deje de actuar.

Todos los ajustes pueden ser almacenados directamente en los 512 kbytes de memoria incluida que acompañan al procesador ARM de 32-bit incorporado, lo que resulta en gran rendimiento y una confiabilidad aun mayor para no tener que volver a encontrar el punto adecuado una vez que lo desenchufamos o si se llega a cerrar el software.

El láser no ha tenido problemas de sensibilidad en ninguna de las pruebas en diferentes juegos y superficies, ni en las mayores exigencias de alta velocidad, por lo que ya es prácticamente imposible distinguirlo de un mouse de muchísimo más valor, con tecnología mucho más avanzada.

El resto es pura experiencia y gustos personales. Lamentablemente, no alcanza a cumplir con los requisitos de los que busquen un mouse de mucha personalización física como el Mad Catz R.a.t. 7 o el Zalman GM4, en los cuales se pueden ajustar diferentes largos y anchos. En este solo se puede correr y cambiar la parte trasera, lo cual puede ser útil para algunos, pero no alcanza para hacer el cambio si se conoce a los otros modelos. Estéticamente es brillante y sus formas quedan en armonía con cualquier otro dispositivo que ronde nuestro escritorio.

El segmento de los ratones en la franja de los 80 dólares es de los más populares y hay muy buenas ofertas de las diferentes marcas más populares, y este Cougar se ubica con mucho nivel y dedicación entre los de mejores líneas estéticas y grandes funcionalidades, y sin lugar a dudas, cumple con el nivel de exigencia técnica del público al que apunta.

Este review fue realizado con un sample de prensa proporcionado por Cougar.

Mouse Cougar 700M - Review
Diseño90%
Contrucción90%
Packaging100%
Software100%
Precio75%
Lo bueno:
  • Excelente diseño y calidad de componentes
  • Gran nivel de personalización con guardado en memoria
  • Excelente packaging
Lo malo:
  • Pocos ajustes de forma
  • No le vendría mal una pizca de personalidad
95%Nota Final
Puntaje De Lectores: (5 Votos)
96%