Los Guardianes de la Galaxia han tomado al mundo por sorpresa. Cuando, hace algunos años, Marvel Studios anunció que su próximo agregado al exitoso MCU estaría basado en esta oscura tira gráfica con orígenes en la década del 60, la reacción de la mayoría fue “¿Quiénes?”. Pero hoy, dos películas después, los Guardianes de la Galaxia son auténticas superestrellas. Este nuevo status le ha valido al grupo compuesto por Star-Lord, Gamora, Drax, Rocket y Groot un lugar en el salón de la fama del mundo cómics, nuevas publicaciones, series de TV, cameos en otros productos y demás.

Dentro del mundo de los videojuegos, el nuevo plantel de los Guardianes ha hecho sus apariciones dentro del mundo Lego y en el MMO Marvel Heroes. Pero será Telltale Games la empresa encargada de darle a los Guardianes de la Galaxia su primer videojuego particular. Como no podía ser de otra manera con Telltale, se trata de una aventura gráfica con formato episódico, cuyo primer episodio: “Tangled up in blue” ya está en nuestras manos.

Como ya mencionamos, la aventura de Telltale involucra al plantel actual de los Guardianes de la Galaxia. Es decir, el plantel compuesto por Peter Quill, AKA Star-Lord, un “niño de los ‘80” devenido en aventurero espacial; Gamora, una feroz guerrera y ex asesina bajo las órdenes del Titán Loco Thanos; Drax, un guerrero alienígena que busca venganza por la muerte de su familia; Y Rocket y Groot, el peculiar duo de mapache genéticamente modificado y árbol pensante que se hizo tan famoso en los últimos años.

De manera similar a lo que pudimos observar en Telltale: Batman, los Guardianes de la Galaxia utilizados por Telltale son su propia entidad. Tanto a un nivel de diseño como narrativo, el producto de Telltale es independiente tanto en relación a las películas como a los comics. Si bien es cierto que encontraremos en el juego fuertes inspiraciones de la versión cinematográfica del equipo y de otros personajes secundarios. Por ejemplo, Star-Lord lleva a todos lados su viejo Walkman con la música de La Tierra y Drax tiene problemas al maneja las sutilezas del lenguaje.

Pero como mencionamos, la historia en sí misma es completamente independiente a lo visto en las películas o en las páginas de los cómics. En esta ocasión, los Guardianes de la Galaxia son contratados por los Nova Corps para solucionar una crisis que involucra a Thanos, el Titán loco. Esto da lugar a una prolongada secuencia inicial que enfrenta a los Guardianes con este emblemático villano de Marvel y en la que tiene lugar una de las secuencias de acción más complejas, exhilarantes y bien trabajadas que Telltale ha puesto en pantalla.

Esta secuencia en particular nos pone al mando de todo el equipo mediante el uso del ya clásico sistema de QTEs. Lo presentado por Telltale en esta sección de acción y en otras no varía demasiado de lo ya visto en otros juegos de la casa, como por ejemplo The Walking Dead o Game of Thrones. Pero la calidad de la acción y la fluidez de las secuencias ayudan a elevar a Guardians of the Galaxy un peldaño por arriba de sus primos en cuanto a jugabilidad.

Lo que es más, Telltale ha intentado dotar al juego de algo más de “carne” en su faceta jugable. Guardians of the Galaxy presenta algunas secciones de exploración algo más complejas que lo visto en otros productos recientes de la compañía (en especial si lo compramos con la pobre tercera temporada de The Walking Dead). Star-Lord cuenta con dos objetos especiales: sus botas anti-gravedad y su scanner temporal, que le permiten moverse por los escenarios en forma vertical y observar situaciones ocurridas en el pasado, respectivamente. Estos dos elementos hacen que los puzles presenten un nivel de desafío algo mayor en comparación a lo que Telltale nos ha entregado últimamente. Claro está, aquí no encontraremos nada ni remotamente tan elaborado como lo que pudimos ver recientemente en Thimbleweed Park, y las secciones de exploración de escenarios siguen siendo excesivamente sencillas, pero al menos es un paso en la dirección correcta para Telltale.

Durante las secuencias de exploración, además, vamos a tener acceso a un comunicador para charlar con el resto de los Guardianes. Star-Lord puede entablar conversaciones cortas con Drax, Gamora y Rocket, y de esta forma vamos a poder manipular las relaciones personales dentro del equipo, en una fórmula que es ya clásica de Telltale. En algunos momentos el juego nos obligará a tomar partido por un miembro de los guardianes u otro, en decisiones que muy probablemente no lleven a ninguna resolución realmente importante o diferente (como ya es clásico con Telltale) pero que al menos plantean dilemas bastante bien construidos. ¿Entregamos un Ítem valioso al Coleccionista, personaje siniestro si los hay? ¿O más bien hacemos lo correcto y llamamos a los Nova Corps? Este tipo de decisiones dan lugar a cambios marginales dentro de la estructura del juego, pero al menos llevan a situaciones narrativas interesantes.

Otro elemento importante en el título es el ya característico humor de la franquicia. Desde los siempre frescos One-Liners de Starlord hasta la bravuconería de Rocket, el humor siempre está a la orden del día. Esto ayuda mucho a suavizar la narrativa y le imprime al juego situaciones de levedad que Telltale no suele permitirse con otras franquicias (con la excepción de Borderlands). La propia historia del juego se revuelve en torno a la “Forja de la Eternidad”, el típico McGuffin de turno, sobre el que Star-Lord realiza un comentario humoroso ni bien aparece en pantalla y al que luego le da un uso más que peculiar. El humor, en muchos aspectos, ayuda a vender lo ridículas que resultan muchas de las situaciones a lo largo del primer episodio.

Todos los elementos de la narrativa se ven potenciados por un muy buen trabajo de voces. Dentro del cast principal destaca Nolan North, quien logra canalizar a su Bradley Cooper interior para darle voz a un Rocket Racoon que es prácticamente indistinguible de su versión cinematográfica. Scott Porter, por otro lado, da vida a Peter Quill / Starlord, y si bien no llega a recrear del todo la personalidad imprimida al personaje por Chris Pratt, al menos se queda bastante cerca. El resto de los personajes, desde Gamora y Drax hasta Thanos y Yondu están a la altura de las circunstancias y sus actores de voz realizan un trabajo más que aceptable.

En el apartado audiovisual también destacan otros elementos. En primer lugar el uso de la música de los ’60 y los 70’, algo ya propio de la franquicia, canta presente. La música ayuda por un lado a dotar al juego de una identidad cercana a lo visto en las películas de los guardianes, pero también se integra en la narrativa, en especial gracias a algunas secuencias de flashbacks que involucran a Meredith Quill, la mamá de Star-Lord.

En segundo lugar, la calidad gráfica del título es realmente excelente. El estilo gráfico ya típico de Telltale se ve acompañado de escenas de acción realmente fluidas y de escenarios coloridos y llamativos donde se desarrolla la aventura. Siguiendo los buenos ejemplos de Batman Series y The Walking Dead: A New Frontier, Guardians of the Galaxy es otro paso en la dirección correcta para Telltale en cuanto a la presentación gráfica de sus juegos.

“Tangled up in Blue” es también un episodio bastante largo en relación a lo que venimos viendo de Telltale últimamente. Mientras que los capítulos de The Wakling Dead: A New Frontier rara vez superan la hora de juego, “Tangled up in Blue” nos otorga más de una hora y media de entretenimiento. Media hora puede no parecer mucho, pero al menos ayuda a que la narrativa no se sienta tan constreñida y le permite al juego brindar tiempo a situaciones más relajadas, como pasar una noche con los Guardianes en un bar de mala muerte.

En definitiva, estamos ante un producto típico de Telltale, pero que por suerte evita alguno de los principales males que venían aquejando a las producciones de esta casa de desarrollo en los últimos tiempos. Marvel’s Guardians of the Galaxy presenta el mismo viejo y ya gastado sistema de decisiones marca Telltale que, bien sabemos, al final del día no lleva a ningún lugar realmente interesante. Pero al menos el juego envuelve esta propuesta en un trabajo audiovisual fantástico y en una faceta jugable bastante refinada. La acción y el humor de los Guardianes de la Galaxia, al igual que en el cine, aseguran para Telltale un gran éxito en este nuevo emprendimiento.

Este review fue realizado con una copia de prensa proporcionada por Telltale Games.

Marvel’s Guardians of the Galaxy | Episodio 1: 'Tangled Up in Blue' – Review
Historia80%
Gameplay70%
Gráficos85%
Música y sonidos85%
Lo bueno:
  • Gran uso de la licencia Guardianes de la Galaxia
  • Excelentes escenas de acción
  • Capítulo más largo y con algo más de contenido en relación a lo que viene produciendo Telltale en los últimos tiempos
Lo malo:
  • El sistema de decisiones no presenta novedades interesantes
  • El elemento central de la narrativa no es demasiado inspirado
85%Nota Final
Puntaje De Lectores: (0 Votos)
0%