Los alienígenas se han escapado de su confinamiento y se han apoderado de la Talos I. Pero en Prey no se trata solo de combatir una invasión. Y el juego tampoco se limita a un viaje épico para descubrir quien eres, qué estas haciendo a bordo de esta estación espacial y cómo salvaras a la humanidad de la amenaza de los Tifón.

En Prey también importa la propia estación espacial. La Talos I, un brillante testimonio de las ambiciones desenfrenadas de la humanidad, es mucho más que un mero escenario para Prey. También está repleta de secretos que desvelar y capas ocultas que descubrir. Pero, por encima de todo, la Talos I supone en sí misma una amenaza única para el jugador.

Desde el grandioso vestíbulo, construido con materiales normalmente ajenos a una estación espacial, hasta su maquinaria industrial interna, la Talos I ofrece algo diferente al doblar cada esquina. “Los camarotes son una de mis zonas favoritas”, dice la productora jefe Susan Kath. “Me encantaría pasar allí la noche, dejando a un lado el hecho de que la estación está infestada de alienígenas.

Querría visitar el Tulipán Dorado y pasar un rato allí, tomándome una copa y contemplando el espacio”. Las comodidades de los camarotes contrastan radicalmente con la naturaleza utilitaria de los TUGS, que Manu Petit, diseñador visual jefe, describe como la parte más funcional de la estación espacial. “Se parece a una autopista que atravesase una ciudad”, nos cuenta. “Este túnel se ramifica hasta alcanzar cada centro de la estación espacial y lo usarás para entregar cargamentos, oxígeno o cosas parecidas. La navegación en gravedad cero también lo convierte en algo único”.

Desde muy pronto, toda la estación se abre a los jugadores para que la exploren casi como quieran. “Lo llamamos juego de ‘estación espacial abierta'”, dice el diseñador jefe, Ricardo Bare. “Es un mundo contenido en sí mismo, con una gran riqueza de detalle, pero al final el jugador contará con los medios necesarios para acceder a toda la estación espacial”. En el papel de Morgan Yu, los jugadores se pueden desplazar libremente por toda la Talos I, e incluso regresar a las zonas que hayan explorado con anterioridad, para encontrarse con grandes cambios que dependerán de cómo se desarrolle la historia o de las acciones que hayan realizado. Los jugadores incluso pueden salir de la estación espacial y volar a su alrededor en gravedad cero, sirviéndose del espacio exterior para desplazarse a una zona diferente o para descubrir secretos adicionales ocultos fuera de la Talos I.

“La Talos I es un sandbox asombroso”, dice el diseñador de juego jefe Seth Shain. “Tenemos una gran diversidad de localizaciones”. Quizás lo más importante de todo sea que estos lugares acaban de verse afectados por la plaga de alienígenas. “Cuando el jugador consigue ver la Talos I por primera vez, acaba de ocurrir algo horrible”, nos cuenta el director creativo Raphael Colantonio. “Se encuentra en un estado caótico. Todo ha salido mal a bordo de la estación espacial”. Esa es también la razón por la que te encontrarás con grupos de supervivientes por toda la Talos I, a muchos de los cuales podrás ayudar… o ignorar, si lo preferís.

Como explica Bare, Prey no es un juego en el que el jugador aparezca para examinar el desastre meses después de que ocurriese el terrible evento. “Queríamos lograr algo más inmediato”, dice. “Si la fuga fuera una ola que se mueve frente a ti, el jugador iría justo por detrás de ella. La estación espacial no ha estado descomponiéndose ahí afuera, abandonada durante 50 años”.

“Justo antes de que llegaras, este sitio estaba muy animado y tenía su propio ecosistema y sus propias reglas”, añade Colantonio. “Ahora tendrás que sobrevivir. Tendrás que tomar decisiones importantes respecto a qué querés hacer con la estación espacial. Tendrás que desenvolver todas las capas de la historia y descubrir la forma de escapar”.

Programado para su lanzamiento internacional el día viernes 5 de mayo para Xbox One, PlayStation 4 y PC, Prey es el muy anticipado juego de ciencia ficción en primera persona de Arkane Studios (creadores de la serie Dishonored), acreedora de múltiples premios incluido Juego del Año del 2012 y su secuela aclamada por la crítica, Dishonored 2.